La aventura de Malia Obama en Machu Picchu y el lago Titicaca

La hija mayor de Barack Obama. Hizo voluntariado de 6 semanas en Perú y Bolivia y vivió con una familia quechua.

19 Ene 2017 | 1:46 h

Malia Obama, la hija mayor del saliente presidente de Estados Unidos, Barack Obama, estuvo de paso por el Perú tras finalizar la preparatoria y participar en un voluntariado de 6 semanas que la llevó previamente a Bolivia, a una zona rural de Cochabamba.

PUEDES VER: Siete trabajadores están atrapados en mina que fue cubierta por huaico

Su deseo de conocer el Perú la condujo hacia inicios de noviembre a ella y a su grupo de amigos a recorrer la Cordillera Real del país altiplánico y llegar a la ciudadela de Machu Picchu, para luego visitar el lago Titicaca.

La joven de 18 años llegó a Sudamérica en el marco del programa Andes and Amazon que organiza la institución Where There be Dragons, una agencia de viajes para jóvenes estadounidenses que desean realizar trabajo social.

Malia estableció su labor principalmente en el municipio de Tiquipaya, un pequeño poblado ubicado a siete millas de Cochabamba.

En el lugar conoció la enorme estatua del Cristo de la Concordia que está en el cerro San Pedro y bellezas naturales como el jardín botánico.

Su viaje coincidió con las elecciones en Estados Unidos, las cuales fueron seguidas por ella desde una pizzería, el pasado 8 de diciembre.

“En Perú, nuestro viaje nos lleva alrededor del esplendoroso lago Titicaca y al corazón del Imperio Inca. Rutas de trekking nos llevan a pie hasta la ciudad perdida de los incas en Machu Picchu, mientras que excursiones por montañas remotas nos llevan a comunidades quechuas que viven de la misma forma que hace siglo y medio”, ofrece Where There be Dragons a sus viajeros.

La hija mayor de Barack Obama hizo esa ruta y se deleitó con los paisajes, recibió el trato amable de las comunidades indígenas y conoció de cerca las tendencias y los problemas contemporáneos del suroeste peruano.

Eestudio de Conservación

“Algunos (jóvenes) eligen charlas sobre la guerra del agua, sobre el estado de la coca y el tratado de drogas entre Bolivia y Estados Unidos, otros charlan sobre la globalización”, detallaron voceros de Where There be Dragons a la cadena Univisión.

Los muchachos tienen también tiempo de ensuciarse un poco las manos haciendo sus proyectos de estudio. Malia vivió en la casa de una familia quechua que le abrió las puertas y compartió sus tradiciones y celebraciones.

También pudo visitar una granja orgánica en donde tuvo contacto con los sistemas de producción de alimentos locales y prácticas tradicionales de agricultura.

Te puede interesar