La edad donde el sexo encuentra un mayor placer

En todas las parejas y solteros hay una edad donde el sexo se convierte en el cómplice de la felicidad. En esta etapa, el hombre y la mujer descubren que el erotismo y la vida sexual van de la mano con el valor del amor.

10 Abr 2017 | 10:57 h

Los hombres y mujeres que ya tuvieron hijos y nietos, aquellos que ya maduraron, que buscan salir de la rutina, viajar, sin descuidar su salud y que están cerca de los sesenta años, no están dispuestos a desperdiciar las dos últimas décadas y buscan disfrutar del sexo.

Pese a que no hay un determinado nombre para esta etapa, las parejas y solteros, que no dejan de buscar tener a alguien a su lado, aprovechan al máximo esta edad, donde ya tienen solvencia económica y buscan en el sexo nuevas formas de conocerse.

PUEDES VER: Sujeto muere de un paro cardiaco en la puerta de conocido prostíbulo

Pero, ¿por qué lo hacen? ¿qué esperan? ¿cómo surge este nuevo deseo?

Durante la juventud, las parejas buscan unirse para formar un hogar y crecer juntos. Ellos no poseen un pasado y solo ven el futuro, el cual desean conquistar y construir en familia.

Luego de alcanzar las metas trazadas, la pareja se conoce casi en su totalidad y nace el deseo de armonizar lo que ya existe en sus vidas: familia, trabajo, dinero y manías; y el sexo se vuelve en algo esencial. Ahora, son prudentes y ya no le temen a las decepciones.

Sin embargo, no les es fácil ubicarse y aceptar que ya no tiene el mismo tiempo y energía de antes para el amor, incluyendo tener relaciones sexuales. Por ello, el sexo jugará un papel muy importante que les permitirá abrir espacios y llenar un vacío.

A los 60 años, hay muchas personas atractivas pero el físico ya no es el mismo pero, pese a las cicatrices que deja la vida, será el escenario de nuevos pudores y hormonas en retirada, donde el amor es más para hacer que para ver, el erotismo y el sexo hacen su magia.

Las parejas deben buscar la intimidad sexual posible y cuidarla. El amor erótico se incrementa por el significado que ambos se tienen. Aquí es cuando hombres y mujeres aprecian la vida sexual compartida porque si uno renuncia al otro, pierden mucho más que placer, se pierden el uno al otro.

Se puede decir que la relación se convierte en un propósito y deja de ser un proyecto trazado por la pareja joven. Lo mejor de todo será la experiencia que tienen ambos en el sexo y que poseen el valor de compartir la vida cuando el tiempo avanza rápido.

Te puede interesar