Estudio revela que mujeres no tendrían sexo con un hombre con mala ortografía

Según el estudio la forma como escribe cada persona revela aspectos de su personalidad. Y para las mujeres este es un aspecto en el que se fijan más que los hombres. 

11 Nov 2016 | 12:42 h

Según una encuesta realizada por el  sitio de citas estadounidense Zoosk, el 48 % de 9.000 encuestados indican que las fallas en la escritura hacen que se reduzca el deseo sexual por otro.

 

PUEDE VER: Anorexia sexual: el trastorno que elimina el interés por el sexo

Además, esta misma encuesta confirmó que el 65 % no tendría sexo con un hombre sin ortografía, pues las mujeres se fijan más en ese aspecto asegura el sondeo. 
 
Para el especialista en edición de textos y talleres de redacción, Eduardo Figueroa, si uno de los dos miembros de una pareja tiene buena ortografía y el otro no, se genera conflicto. Él recomienda que “en el primer caso, quien tiene buena ortografía le diga a su pareja que tiene fallas y buscar soluciones. No burlarse ni acusar porque eso rompe la relación”.
 
El desinterés, lo que se hereda: Según Jairo Enrique Valderrama, profesor de la Facultad de Comunicación, no poner tildes o escribir con errores, “indica que nos importa poco cómo transmitir las ideas. Eso de que la forma y el fondo van por aparte es una farsa. Desconocer la ortografía es como andar por la vida sin saber que 2+2 es igual a 4”.
 
Dime cómo escribes y te diré quién eres: El profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de la Sabana, Enrique Valderrama señala que “cuando veo una escritura bastante deficiente ortográficamente, de entrada es inevitable formar un perfil de quien escribe, y más si el texto en cuestión está lleno de improperios”. Para él, las expresiones mal usadas reflejan a personas resentidas, con autoestima baja, sumisas, violentas o que han sido maltratadas.
 
Reflejo del intelecto: Para el docente de Comunicación, Jairo Valderrama, “las personas con un nivel intelectual suficiente entienden que un texto escrito con errores ortográficos ya resulta sospechoso, de inmediato se deja de leer. Es como seguir una conversación con una persona grosera, que usa palabras soeces. Es más provechoso hablar con una pared. La ofensa y las faltas de ortografía parecen ser hermanas siamesas”. 
 

Te puede interesar