Oncólogo peruano propone sistema para que enfermos terminales de cáncer reciban un mejor trato

"La organización del cuidado de los pacientes con cáncer en el Perú es inadecuada", alertó el doctor Héctor Gómez.

1 Mar 2017 | 14:45 h

El oncólogo y hematólogo peruano residente en Estados Unidos, Héctor Gómez, en una reciente visita al país vivió un episodio médico sobre el trato inadecuado que reciben los enfermos terminales de cáncer.
 
 
“Era un paciente del Hospital Almenara, limeño, de 65 años, que presentaba un cuadro anémico que posteriormente fue diagnosticado de cáncer gástrico con metástasis en el grado cuatro. Al examinar al paciente encontramos a un hombre pálido y deprimido, que no podía ingerir alimentos por días. Presentaba una deshidratación severa y dolor abdominal. Había recibido medicinas inadecuadas, estaba mentalmente algo confuso, y de acuerdo con los familiares, llevaba en ese estado aproximadamente una semana. A pesar de las recomendaciones que le dimos, el paciente murió a los pocos días en condiciones infrahumanas”, relató Gómez.
 
El especialista afirmó que pudo evitarse la penosa situación en la que terminó sus días el enfermo de cáncer.
 
“Lo sucedido demuestra que la organización del cuidado de los pacientes con cáncer es inadecuada. Para evitar que falleciera en condiciones infrahumanas, ese paciente pudo haber recibido un dispositivo Port-A-Cath para administrarle fluidos, nutrición, analgésicos y apoyo médico”, indicó Gómez.
 
El oncólogo peruano, basado en las tres décadas de experiencia en nosocomios norteamericanos, señaló que los enfermos terminales de cáncer requieren de un tratamiento especializado y diferenciado en establecimientos especialmente acondicionados para reciban atención adecuada en la etapa final de la enfermedad.
 
“En los Estados Unidos existen centros especiales de cuidados para enfermos terminales de cáncer conocidos como hospicios. Son instituciones de salud que cuentan con especialistas y equipos multidisciplinarios de especialistas que se encargan de darle los cuidados necesarios en los últimos días de la enfermedad, lo más humanamente posible”, explicó.
 
“El equipo consta de médicos durante las 24 horas. Son psicólogos, nutricionistas, con apoyo religioso y con visitas de familia las 24 horas. Lo que propongo es crear en el Perú este tipo de hospicios como una solución al problema de pacientes con cáncer terminal”, precisó.
 
Entre otras responsabilidades, el doctor Héctor J. Gómez se ha desempeñado como director del Comité de Cáncer del Hospital Metodista y del Centro de Prevención de Cáncer del Hospital Reverendo Jesse Jackson, ambos hospitales ubicados en Chicago.
 
“Creo que ya es tiempo que al paciente peruano se le trate con dignidad y con más respeto por su salud como en otros países lo hacen, con respeto a la vida humana que es un preciado tesoro que Dios nos dio”, apuntó.
 
“La estructura  del cuidado del paciente con cáncer en Estados Unidos tiene una organización multidisciplinaria en cada hospital, y está a cargo de un Comité de Cáncer, que está integrado por un presidente del comité, un especialista en terapia de radiación, un radiólogo, un ginecólogo oncólogo, un médico general, un médico cirujano, un patólogo, una directora de enfermería, una trabajadora social, una enfermera encargada de la Unidad de Cáncer, el administrador del hospital y un médico coordinador comunal”, explicó el oncólogo peruano residente en Chicago.
 
“Este tipo de estructura no hay en el Perú, pero podemos hacerlo. Hoy todo está concentrado en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas. Los pacientes de cáncer merecen una mejor atención”, concluyó el oncólogo Héctor J. Gómez.

Te puede interesar