Consejos para evitar la conjuntivitis en verano

La población más vulnerable a la conjuntivitis oscila entre los 21 a 60 años, así como los niños menores de 4 años de edad, según lo advirtió el Ministerio de Salud.

29 Ene 2018 | 12:12 h

La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva, membrana que cubre la parte anterior de los ojos y el interior de los párpados, debido a diversos motivos como una reacción alérgica al polvo, el moho, la caspa, el polen o una irritación a causa de un resfriado. Sin embargo, factores que se aprecian en el verano como la sobre exposición al sol o el cloro de las piscinas, hacen que esta infección sea más propensa en esta temporada y así afecte tu salud.

Dino Natteri, oftalmólogo de la Clínica Anglo Americana, brinda 4 consejos para prevenir la conjuntivitis y cuidar así la salud visual de los ojos durante el verano.

PUEDES VER Desprendimiento de retina: deportes de contactos podrían provocar lesión ocular

Usar lentes de natación

Esta medida permitirá aislar los ojos herméticamente, previniendo la aparición de conjuntivitis. Es importante tener en cuenta que el cloro de las piscinas al cual las personas se exponen en verano, no solo provoca irritación ocular, también incentiva infecciones que van a provocar el desarrollo de queratitris – inflamación de la córnea.

Cuidar los párpados

Las pestañas tienen como una de sus principales misiones proteger los ojos de sustancias contaminantes como microorganismos o cosméticos que puedan caer en el interior del ojo, provocando serias afecciones. Para evitar este panorama, es necesario limpiar los párpados con un hisopo y una solución jabonosa específica para esta zona. Realizar este procedimiento dos veces a la semana o después de un día de playa o piscina, ayudará a que la salud visual sea la más óptima.

Evitar bañarse con lentes de contacto

Muchas personas ingresan a las piscinas o playas con los lentes de contacto puestos porque así tienen una mejor visualización en el agua. Lo ideal es no emplear lentes de contacto en estas circunstancias, porque pueden alterar la superficie ocular, provocando que las defensas contra bacterias y agentes externos no tengan el efecto que debería y propiciando infecciones como la conjuntivitis.

Asear las manos

Es importante el aseo de las manos frecuentemente y evitar el contacto directo con los ojos, puesto que es un potente foco infeccioso para quienes que no se han lavado apropiadamente. Si se encuentra en la calle y ha tocado los asientos del autobús, ha tenido contacto con dinero y, siente picazón en los ojos, puede usar el dorso de la mano o emplear un trozo de papel descartable o toalla para no exponer sus ojos a las bacterias. El uso de alcohol en gel transportable es recomendable también.

Con estos consejos, las personas pueden disfrutar del verano, las piscinas y las playas sin tener que preocuparse por desarrollar infecciones como la conjuntivitis, además de mejorar los buenos hábitos de salud ocular.

Te puede interesar