Perú Off Road: Desafíos motorizados

Enciendan los motores, Deviajes se va en pick up a recorrer las arenas y dunas de la costa de Barranca y Áncash. Una aventura entre la adrenalina y las relajantes olas del Pacífico.

26 Abr 2016 | 23:30 h

Luis Pérez  
Revista Rumbos
 
El arenal resplandece con los primeros rayos del sol costeño, mientras el viento corre con premura, como si fuera una insinuación. Sí, quizá sea el momento de hacer rugir el motor, asirse del volante y arrancar hacia la conquista de esa duna, de esa colina de arena traicionera que solo una poderosa pick up puede remontar.
 
Desafío a todo motor al norte de Lima. Primera parada: playa Las Delicias en Barranca, un lugar propicio para poner a prueba las habilidades conductivas y la fortaleza de las todoterrenos. Decisión, perseverancia, habilidad. ¿Quedarse atollado? ¿Demasiadas pendientes? ¡No importa!, “no hay obstáculo que un buen conductor y una buena camioneta no puedan superar”, arenga el fogueado piloto Óscar Rocha.
 
Tracción en las cuatro ruedas. Acelerar con sapiencia. Encontrar la velocidad adecuada (50 kilómetros por hora, recomienda el experto). Así se coronan las dunas del increíble rosario de playas que aparecen ante los ojos del piloto. Visión panorámica. Un mar de arena que se debe recorrer, cuando el atardecer pinta el cielo con colores vibrantes. Fin de la jornada. Fogata y campamento.
 
Amanece. Se encienden los motores. Más al norte, hacia la playa Bermejo, la primera de la región Áncash. Dunas blancas. La arena golpeando el vehículo en la ruta exploratoria a Gramadal (Huarmey). Una breve parada para disfrutar del paisaje. Relajarse. Caminar. Sonreír. Se renuevan las ganas de manejar. Otra vez el reto caminero. Ahora la neblina se despliega en el horizonte.
 
La dificultad se incrementa. Más adrenalina. Aumenta la emoción en la búsqueda de Tamborero, una pintoresca caleta de pescadores. El cansancio se olvida ante la imponente vista del Pacífico, entonces, dan ganas de continuar, de seguir aventurándose por la costa de Huarmey, con sus playas emblemáticas como Tuquillo, Maracaná y Las Pocitas.
 
Pero si la arena y las dunas lo siguen llamando. Retorne a su camioneta, encienda el motor y salga a la búsqueda de Tortugas, la bahía soñada del litoral ancashino. Aquí, aléjese del volante, acérquese a uno de los rústicos muelles y zarpe hacia La Grama, una playa solitaria. Ahora, la arena no será un obstáculo por vencer. Será su aliado en el descanso.
 

La ficha

Distancia: Barranca, 197 kilómetros al norte de Lima (vía Panamericana).
 
Precaución: Evite el uso excesivo del freno y baje la presión de las llantas (entre 18 y 20 psi).
 
Sugerencias: Revise su vehículo y verifique el estado de sus llantas. Lleve un botiquín y GPS. Es recomendable viajar en grupo. 
 
Alimentación: En la ruta encontrará restaurantes y tiendas, pero siempre es recomendable llevar alimentos y agua en el vehículo.
 
Agenda: Del 20 al 22 de mayo se realizará en Marcona (Nasca, Ica) la segunda fecha del Inka Off Road – Copa Micky Thompson. La primera jornada se organizó en la costa de Áncash.

 

Te puede interesar