Viaje al Edén

El estado mexicano de Tabasco es conocido por su producción de hidrocarburos, pero sus hermosas áreas verdes, su historia y su cultura lo convierten en un recomendable destino para todo aquel que quiera sentirse en el paraíso. 

15 Ago 2015 | 23:30 h

Al sur de ese gran país del norte, golpeado por la violencia del narco, existe un pedacito de paraíso que durante muchos años permaneció oculto, casi en el anonimato de la industria del turismo. Pero ahora ese mismo sitio es llamado el Edén de México. No hay sentido que no sea colmado al visitar Tabasco, estado de infinito verdor, donde hace más de 3 mil 500 años habitó la sociedad Olmeca -considerada la cultura madre de la civilización mesoamericana-, y que constituye, además, el ingreso al mundo Maya. 
 
Villahermosa es la capital del estado de Tabasco. Esta pequeña ciudad tiene apenas 700 mil habitantes y en los meses de verano, como ahora, la temperatura puede alcanzar los 39 grados. A las 9 de la noche, los niños de la ciudad se refrescan en la pileta de la plaza principal. El sol se esconde tardíamente, a las 8 de la noche, pero el bochorno es terco y persistente.
 
Durante años, Tabasco ha sido conocido por su industria petrolera. De hecho, se ha convertido en el líder de las reservas de hidrocarburos en México; pero desde el 2014, las autoridades de este estado han concentrado esfuerzos para lanzar y consolidar la "marca Tabasco". La llegada de vuelos internacionales directos desde Estados Unidos y Panamá (vía Copa, desde hace un par de semanas), están orientados también a lograr ese objetivo.
 

El originario cacao

México se jacta de ser el país en el que se originó el cacao y Tabasco concentra el 80 por ciento de su producción nacional. En la hacienda cacaotera Jesús María, don Florencio se encarga de instruir al visitante no solo sobre aspectos teóricos como ese, sino que guía al turista durante un recorrido que incluye todo el proceso de transformación de este producto cuyo sabor y olor también te pueden transportar al paraíso.
Don Florencio le contará al visitante que existen dos tipos de cacao: el foráneo y el criollo. También explicará que las plantas de cacao crecen siempre a la sombra de otros árboles más altos, y mostrará cómo se injerta, en su hacienda, cacao criollo en plantas de cacao foráneo para reducir el tiempo de producción. 
 
Al final del recorrido, el visitante podrá producir su propia pasta de cacao: un poco de pimienta, canela, azúcar, todo batido en el pequeño molino, y el resultado no tiene nada que envidiar a los chocolates importados "de envases dorados".

Un paraíso natural

Con casi 400 mil hectáreas de áreas naturales, Tabasco es uno de los estados mexicanos con mayor variedad de flora y fauna, por lo que se convierte en un magnífico escenario para actividades ecoturísticas. Los ojos de los visitantes se deleitarán reiteradamente con serpenteantes ríos, clarísimas cascadas, grutas, albercas naturales y otras maravillas.
 
Uno de los mayores atractivos es la reserva de los Pantanos de Centla. Esta hermosa zona de manglares se encuentra a hora y media de Villahermosa (por tierra). Los visitantes pueden recorrerlos en pequeñas embarcaciones cualquier día del año y a su paso podrán apreciar algunas de las 255 especies de aves, 104 especies de mamíferos, 68 especies de reptiles, 52 de peces y 27 de anfibios, muchos de estos en peligro de extinción. 
 

Historia y cultura

En la ciudad de Villahermosa se encuentra el museo de la Venta, cuyo gestor principal fue el poeta mexicano Carlos Pellicer. Este hermoso museo al aire libre atesora una de las más grandes colecciones de piezas pertenecientes a la cultura Olmeca. El Venta ofrece además un recorrido nocturno, en el que maravillosos juegos de luces trabajan en pared con audios grabados por el propio Pellicer para llevar al extremo de la fascinación al visitante. 
 
Cerca de Villahermosa se encuentra también la magnífica zona arqueológica de Comalcalco, una ciudad maya construida con ladrillos de barro.  Desde la parte alta de una de las tres principales edificaciones, el cielo pareciera ser una cápsula que envuelve el mundo. De ahí que una de las interpretaciones de Comalcalco sea "cielo rodeado".

Te puede interesar