Rumbos de Año Nuevo

En nuestra última edición del 2016, le sugerimos tres destinos ideales para despedir y recibir el año lejos de casa.

27 Dic 2016 | 19:00 h

Un año más alimentando el alma viajera de nuestros lectores, motivándolos a explorar desde Tumbes hasta Tacna, a sobrevolar la Sierra del Divisor (Ucayali), a andar por los caminos sagrados del Ausangate (Cusco), a navegar en el legendario Titicaca (Puno) o en las aguas de vida de las islas Palomino (Callao).

Ahora, cuando el 2016 se arropa de nostalgia por las rutas recorridas y el Año Nuevo se proyecta como una promesa de nuevos destinos, le sugerimos recibirlo fuera de casa. Así, no tendrá que darle la vuelta a la manzana maleta en mano, para asegurar que en los próximos 12 meses no escasearán las travesías por ese Perú que se quiere más cuando se le conoce.

No se desanime. Todavía está a tiempo para planificar una escapada relámpago al cercano valle de Lurín, donde no solo hay chicharrones, sino también historia precolombina en el complejo arqueológico de Pachacamac, flora milagrosa en las lomas de Lúcumo de Quebrada Verde y tradición ecuestre en Mamacona. Si eso no es suficiente, piense en el mar y sus olas pacíficas.

Un pensamiento que, igualmente, se hace realidad en Casma (Áncash), la ‘ciudad del eterno sol’, donde la costa es generosa ofreciendo a los visitantes playas y caletas que son auténticos tesoros, como Tortugas, La Gramita, El Litro y Punta el Huaro. Escenarios oceánicos que se complementan con la herencia monumental del templo de Sechín y el observatorio de Chanquillo.

Hay más opciones y otras perlas por descubrir en los inicios del 2017. Y cuando se habla de perlas se debe mencionar a Tarma (Junín), una joya andina con aroma a flores y caminos que conducen a la profundidad de la sombría gruta de Huagapo o a la biodiversidad de la Selva Central, cerca, muy cerca de este destino de altura que conoce de los milagros del Señor de Muruhuay.

Pero la lista no termina allí. Siempre quedará la quietud de Jauja (Junín) y Antioquía (Cañete), los relajantes baños termales de Churín (Oyón) y un largo etcétera. Destinos que iremos presentando en este bienvenido 2017.

La ficha

RUTA: Valle de Lurín, a 31 kilómetros al sur de Lima, vía Panamericana, tiempo: 70 minutos. Casma, 390 kilómetros al norte de Lima, vía Panamericana, tiempo: 5 horas. Tarma, a 245 kilómetros de Lima, vía Carretera Central, tiempo: 8 horas.

sabor: Pruebe los chicharrones de Lurín, el ceviche de pato y los platos marinos de Casma, el caldo de cabeza y la pachamanca de Tarma.

qué LLEVAR: Bloqueador solar para los destinos de playa. Prendas abrigadoras e impermeables para Tarma.

Te puede interesar