Ambulantes y tala de árboles en distritos de Lima

Al grave problema del tráfico en la capital, la falta de orden y protección del medio ambiente ponen en riesgo a la ciudadanía.

10 Ene 2018 | 0:22 h

“En Villa María del Triunfo. No sólo tenemos alcaldes y funcionarios municipales en prisión. Tenemos mucha ineficiencia. Se realizan una serie de trabajos sin tener en cuenta el medio ambiente y la ecología, pues se han retirado varios árboles sin tener en cuenta que las áreas verdes hacen mucha falta”, escribió mediante el WhatsApp de La República el ciudadano Carlos Álvarez.

PUEDES VER: Waze: Lima es la ciudad más caótica en América Latina para conducir

Según Álvarez lo que más crecen son las veredas, pues luego se convierten en cocheras o en extensiones de los diferentes negocios que hay en las principales calles del distrito de Villa María del Triunfo.

En el distrito de La Victoria no hay veredas para el paso de los peatones.

LEYENDA. Veredas invadidas por ambulantes y chatarreros en el distrito de La Victoria.

“No se puede ni caminar, pues no hay veredas”, fue la principal queja del vecino.

Entretanto, en el distrito de La Victoria, en las primeras cinco cuadras de la avenida Nicolás Ayllón, cerca a la estación Grau del tren de Lima, los chatarreros y ambulantes han invadido todas las veredas. “No hay veredas libres, todas están invadidas, aparte del tráfico vehicular que esto ocasiona, los transeúntes tienen que caminar por la pista, esquivando a los chosicanos”, denunció Carlos Álvarez.

“Todos los ciudadanos esperamos que las autoridades y las que vendrán tengan en cuenta el bienestar común en vez de fijarse en cosas que no deben”, concluyó Álvarez.

Reflexión ciudadana
Según un ensayo que, publicó en La República, el sacerdote y teólogo Felipe Zegarra Russo, el tráfico es una manifestación de la falta de ética de grandes sectores de nuestra población. A cada persona sólo le preocupa lo suyo. Hay mucha gente en la ciudad que solo vive para sí misma. Faltaría espacio para probar las afirmaciones que haré.

Hay peatones que atraviesan cuando no deben hacerlo. Pero son muchos más los autos que no cumplen con las reglas: no respetan las luces rojas, obstaculizan el paso de los peatones por las esquinas, doblan sorpresivamente sin hacer señales con las luces o allí donde no está permitido hacerlo arriesgando las vidas de muchos, y para colmo insultan a los caminantes que reclaman sus derechos. En pocas palabras, les importa más su máquina que la vida de los peatones: los consideran seres insignificantes, pues no tienen movilidad propia.

(Textos y fotos enviados por Carlos Álvarez al WhatsApp de La República 941 000 000).

Te puede interesar