¡Saca a tu Hulk!

26 Mar 2016 | 23:30 h

Te dejó. Tú lo dejaste. Ese amor que parecía incondicional, fuerte, inquebrantable, hoy, sin más, se fue. Él te dijo que te amaba, tú le dijiste lo mismo.
¿Qué pasó? Quizá para uno de los dos amar significaba paciencia, respeto, ayuda mutua, perseverancia, tolerancia, aceptación del uno al otro, es decir: amor verdadero. En cambio para el otro, solo era una palabra más entre muchas. 
 
Entonces, cómo saber si hubo un amor verdadero entre ambos. 
 
Quizá ahora tus culpas te condenan y te amarran al pasado. Te preguntas, ¿por qué lo hice? Sus culpas también son más claras para ti.  
 
Tan pronto agilizas tus recuerdos, concluyes y dices: “Si él se desenamoró así de fácil es porque nunca amó”. La experiencia te hace descubrir que amar significa saber lidiar con el Hulk del otro; es decir, con ese pequeño demonio que sale de cuando en cuando, bajo el nombre de celos, inmadurez, berrinches, orgullo e inseguridad. Si uno de los que dijo amar no sabe dominar a ese pequeño diablillo del otro, entonces nunca amó. En cambio, si el otro se esforzó y logró progresos y metió a su jaula a ese monstruo verde, sí que amo. Bravo. 
 
Propongo que saquemos a ese Hulk de nuestras relaciones. 
 
Claro, no todos pueden con él. El que verdaderamente ama, sabrá domarlo, entenderlo,  transformarlo y minimizarlo. Si terminaste tu relación, espera la llegada de esa persona, quien con astucia y amor, sabrá qué hacer con tu Hulk. 
 
Mientras tanto, sonríe y agradece que tú si sabes amar. No te olvides de seguirme en twitter 
 
@ggarciavelez. Hasta el siguiente domingo

Te puede interesar