Guzmán se dio baño de popularidad en Arequipa

Visita. El candidato presidencial de Todos por el Perú recorrió el centro de Arequipa. Llegó en camioneta tipo presidencial de lunas polarizadas. Un cordón humano y un dron acompañaron su caminata. Negó su participación en la compra de equipos para DINI.

1 Mar 2016 | 9:02 h

El Julio Guzmán que llegó a Arequipa en septiembre del año pasado no es el mismo que recorrió ayer el centro de la cuidad. La primera vez que vino cruzó la ciudad en taxi hacia un hotel casi desconocido en Umacollo y la gente que lo acompañaba se podía contar con los dedos de las manos. Hoy se hospeda en uno de cuatro estrellas en el Centro Histórico, usa una camioneta de lunas polarizadas y tiene una portátil muy bien entrenada.

PUEDES VER: Fujimoristas atacan con golpes a quienes se expresan en contra de Keiko | VIDEO

Lo único que no ha cambiado en Guzmán es su impuntualidad para sus actividades de campaña. La caminata estaba prevista para las 16:30 horas pero se presentó las 18:00. El candidato presidencial de Todos por el Perú llegó al mercado San Camilo tal como hubiera hecho un presidente. 

Salió por el techo de su "camioneta presidencial" para saludar a sus seguidores. Guzmán tenía más seguridad que cualquier otro candidato que pisó suelo arequipeño. Un cordón humano lo resguardó en su recorrido, mientras un dron lo seguía hasta la Plaza de Armas.

Baño de popularidad

Su presencia en el mercado terminó siendo más incómoda que afectuosa: algunos comerciantes se molestaron por el alboroto generado. Si bien hubo mujeres que le decían "lindo", más de un hombre le gritó "Nadine".

Guzmán tomó jugo, comió chicharrón y hasta recibió flores. El desorden en la organización generó malestar entre sus simpatizantes. Cuando salió del mercado se pudo observar mejor el número de sus acompañantes: cerca de 200. 

A las 7:30 culminó su recorrido en la Plaza de Armas. Acompañado de su candidatos al Congreso con inscripción improcedente y algunos cuestionados, respondió a las acusaciones que lo involucran en la compra de equipos para la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI), cuando fue secretario de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM).

"El secretario de la PCM no toma decisiones, sólo traslada documentación. La carta que se cursó (para el presupuesto de la compra de equipos) fue por encargo del Premier. Yo no he tenido ningún involucramiento. No tengo en la cabeza las miles de cartas que he firmado. El secretario opera como mesa de partes, no es un cargo de confianza". 

Te puede interesar