Fujimori se reunió dos veces en el penal de la Diroes con vendedor de armas de su gobierno

Nada es gratis. Empresario Ascensión Cubas Muñoz reconoció encuentros con el ex presidente y declaró que lo hizo porque siente admiración y aprecio por Alberto Fujimori, en cuyo gobierno la empresa que representaba, Oto Melara, firmó millonarios contratos investigados por el Congreso y el Ministerio Público.

8 Ene 2016 | 1:48 h

“Yo visité a Alberto Fujimori porque es un hombre a quien admiro”, reconoció el vendedor de armas Ascensión Cubas Muñoz al ser preguntado por La República sobre sus encuentros con el ex jefe del Estado recluido en el penal de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes), en Ate-Vitarte.
 
 
El 18 de setiembre de 2015, entre la 1 y 56 y 3 y 41 de la tarde, Cubas sostuvo un encuentro privado con el ex mandatario Fujimori.
El 23 de octubre de 2015, Cubas volvió a entrevistarse con Fujimori, entre la 1 y 41 y las 3 y 42 de la tarde. 
 
Consultados por este diario, los ex procuradores del caso Alberto Fujimori-Vladimiro Montesinos, coincidieron en señalar que la compra de material bélico fue la principal fuente de corrupción durante el mandato del régimen fujimorista, entre 1990 y 2000 (ver nota aparte).
 
En dicho periodo, Ascensión Cubas Muñoz representó a la compañía italiana que firmó millonarios contratos con la Marina durante el régimen de Fujimori.
Yo visité a Fujimori porque es el hombre que cambió el Perú. Es una gran persona que hizo mucho por el Perú, porque nuestro país era un desastre hasta 1990. A partir de 1990, todo cambió. Que no se quiera reconocer esto, es otra cosa. Pero es innegable. Por eso lo respeto profundamente”, explicó Ascensión Cubas, más conocido familiarmente como Óscar (ver su tarjeta de presentación).
 
En 2004, la Marina entregó a la comisión investigadora sobre compras militares, que entonces presidía el congresista Ernesto Herrera Becerra, la relación de adquisiciones que hizo el instituto naval en el periodo 1990-2000, con el detalle del nombre de la empresa proveedora y de la identidad de su representante en Lima. 
 
De acuerdo con el reporte naval, la compañía italiana Oto Melara, proveedora de los misiles Otomat de la Armada peruana durante el gobierno de Fujimori suscribió contratos por 9 millones 914 mil dólares. Su representante en Lima fue la compañía Ereconsa, de propiedad de Ascensión Cubas Muñoz.

Los negocios italianos

La comisión investigadora emitió un informe en el que señalaba que existieron irregularidades en los contratos con la empresa italiana Oto Melara. Y recomendó al Ministerio Público que iniciara acciones penales contra los oficiales de la Marina que participaron en las negociaciones y en la suscripción de los acuerdos comerciales. Entre estas operaciones se menciona las que se pactaron con Oto Melara.
 
Ascensión Cubas Muñoz minimizó su intervención durante los contratos. 
 
“Yo no tengo ninguna investigación abierta. Aparecieron publicaciones periodísticas de La República y de otros medios por algunas cosas raras que hicieron algunas personas, pero estamos hablando de mucho tiempo atrás”, explicó Cubas.
 
Originalmente Cubas trabajaba para el italiano Sergio Siragusa, quien constituyó en Lima la empresa Procre EIRL,  que representaba tanto a Tralima -contratada durante el primer gobierno de Alan García para la habilitación del tren eléctrico limeño–, así como a Oto Melara. Luego Siragusa transfirió Procre EIRL a Ascención Cubas Muñoz y este a su vez forma Ereconsa, que asumió la representación de Oto Melara.
 
De acuerdo con el informe de la Marina a la comisión investigadora de las compras militares, el instituto naval firmó cuatro contratos con Oto Melara por concepto de repuestos, accesorios, mantenimiento y asistencia técnica para los misiles  (ver facsímil del reporte del instituto castrense). 
 
En el documento se identifica a Ascensión Cubas Muñoz como Óscar Cubas Muñoz, de Ereconsa, representante de Oto Melara.
 
“Esa no fue una denuncia que hicieron en mi contra ni nada por el estilo. A mí me llamaron una o dos veces para declarar en la fiscalía, pero no tenía ninguna denuncia personalmente. A mí no me ha investigado nadie”, arguyó el empresario Cubas a La República.
 
Lo cierto es que el 8 de junio de 2006, el entonces procurador anticorrupción Antonio Maldonado Paredes, solicitó al Ministerio Público investigar los presuntos actos de corrupción en la compra de material de defensa por parte de la Marina a Oto Melara, en el periodo 1994 a 1998. 

El rastro del dinero

Maldonado sustentó su requerimiento en una auditoría de la Contraloría General de la República que identificó irregularidades en las siguientes operaciones:
 
a) El contrato del 23 de enero de 1995. 
b) El contrato del 24 de junio de 1995.
c) La aprobación por parte del ministro de Defensa, general EP Víctor Malca, de la adjudicación directa a favor de Oto Melara, el 29 de diciembre de 1995, por 4 millones de dólares.
d) La aprobación por parte del ministro de Defensa, general EP César Saucedo, de la adjudicación directa a favor de Oto Melara, el 25 de junio de 1997, por 12 millones 885 mil 477 dólares.
 
El representante de Oto Melara era Ascensión Cubas Muñoz. 
 
En estas operaciones participaron Víctor Malca, procesado por actos de corrupción,  quien es un prófugo de la justicia desde el 12 de diciembre del 2000. Mientras que César Saucedo ha sido condenado por actos de corrupción.
 
Para la consumación de estas operaciones comerciales, según el ex procurador Maldonado, era necesaria la intervención Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos.
 
“Este ‘modus operandi’ es equivalente al que se ha evidenciado en los procesos de licitaciones y adjudicaciones que son materia de investigación en el Ministerio Público y Poder Judicial. En tal sentido, resulta importante investigar la intervención del ex presidente Alberto Fujimori Fujimori y de su ex asesor Vladimiro Montesinos en el dominio de los actos de corrupción, en los procesos de licitación para la adquisición de bienes militares en la Marina de Guerra del Perú durante los años 1994 a 1998”, señala en el pedido de investigación al Ministerio Público.
 
Por desgracia, el caso se mantiene impune.
 
“De alguna manera los implicados llegaron al fiscal que  tenía el caso y este se lo entregó a un fiscal adjunto que tuvo una actuación absolutamente pobre y mediocre. Presentó muy mal la denuncia y el juez que lo recibió lo rechazó. Fue una maniobra”, dijo el ex procurador anticorrupción Antonio Maldonado.
 
Cubas sabe por qué admira a Fujimori.

Frases

“Las personas vinculadas a este negocio tuvieron mucha influencia en el gobierno de Fujimori por intermedio de Montesinos. La visita de Cubas a Fujimori expresa que hay un vínculo todavía subsistente. Oto Melara fue un elemento clave en estos negocios, de donde además salieron las comisiones más importantes”. José Ugaz Sánchez Moreno
Ex procurador Anticorrupción
 
“La visita no es un hecho accidental. Y debe condenarse en los términos más enérgicos, porque demuestra el comportamiento político de una fuerza que pretende obtener el poder. Este hecho no puede ser casual ni dejar de ser investigado por la instancia correspondiente porque significa que la red criminal sigue viva”. Antonio Maldonado Paredes
Ex procurador Anticorrupción

El dato

El empresario Ascensión Cubas Muñoz confirmó los encuentros con el mandatario Fujimori en el penal de la Diroes en setiembre y octubre de 2015.
 
 

Te puede interesar