El 36% de peruanos todavía no decide por quién votará el 2016

Encuesta de GFK. En las zonas rurales, la suma de los indecisos y los votos blancos y viciados alcanza al 45%. Analistas Luis Benavente y David Sulmont resaltan que entre quienes han decidido su voto también hay cierta volatilidad.

21 Dic 2015 | 2:03 h

Si bien hasta el momento el partido político con mayor respaldo en intención de voto es Fuerza Popular, que tiene 30%, el último sondeo de GfK revela otra cifra estadística mayor, que seguramente será materia de análisis de los jefes de campaña: un 36% de peruanos aún no sabe por quién votará en las elecciones generales del 2016.
 
 
Conocido también como "el voto de los indecisos", esta cifra del 36% surge de la suma del porcentaje de quienes dicen que votarán en blanco o viciado (17%) y quienes aún no saben a qué candidato respaldarán en las urnas (19%).
 
La cifra es aún mayor en el ámbito rural, donde el 19% votaría en blanco o viciado, y el 26% aún no decide su voto, haciendo una suma de 45%.
 
El sondeo de opinión también evidencia que el porcentaje de los indecisos se concentra más en los sectores socioeconómicos D y E, donde la suma de los votos blancos y de los que no saben por quién sufragar alcanza al 39%.
 

El voto volátil

Para el analista Luis Benanvete, director de Vox Populi, a este 36% del voto indeciso que revela GfK, se le podría sumar un 30% de ciudadanos que, si bien han expresado alguna intención de voto, podrían cambiar de opinión en el transcurso de la presente campaña.
 
"Según la encuesta de GfK, hay un 36% de indecisos. Eso quiere decir que el otro 64% ya ha decidido su voto. Sin embargo, la mitad de este segundo porcentaje puede cambiar porque no es un voto fidelizado. En realidad, de ese 64%, la mitad correspondería a un voto volátil", explica Benavente.
 
Según estimó, el porcentaje de los "indecisos", que es del 36%, más el llamado "voto volátil", que podría estar alrededor de un 30%, conllevaría a estimar que existe un 66% de votos por conquistar. "En el Perú es una constante que solo un tercio del electorado tiene su voto bien definido a estas alturas de las elecciones", apuntó.
 
El director del Instituto de Opinión Pública de la PUCP, David Sulmont, comparte en que existe un voto volátil, aunque precisa que el porcentaje puede variar, dependiendo del tipo de elección. "Pero ese voto volátil no va a irse únicamente para un candidato, podría distribuirse", precisó.

Las opciones

¿Quiénes podrían aprovechar? Para Luis Benavante, el porcentaje de los indecisos revela que existe en el país “mucho malestar y desengaño por la política”, situación que se agrava por la participación de varios candidatos que tienen serios cuestionamientos.
 
“Hay una demanda de cambio bien fuerte”, agrega Benavente y considera que el respaldo que viene obteniendo César Acuña podría explicar, en parte, esa atmósfera de descontento y exigencia de nuevas ofertas electorales.
 
El director de Vox Populi asegura, sin embargo, que esta situación de descontento no podría generar un contexto para que pueda surgir un outsider. “Pero sí podría ser aprovechado por algunos de los candidatos que aparecen como emergentes", asegura.
 
Uno de ellos podría ser Julio Guzmán, quien, si bien aparenta llevar una campaña solo en redes sociales, ya logró subir en el nivel de aceptación en los niveles A y B, según GfK.
 
“En estos sectores, Guzmán ha subido a un 7%, aparece en el cuarto lugar, está por encima de César Acuña y le está pisando los talones a Alan García que tiene 10%”, precisa Benavente, quien considera que el respaldo en los sectores A y B es importante.
 
Sulmont advierte que el principal problema de Guzmán es que no tiene una organización política para movilizar en esta campaña. "Hay más márketing que trabajo político", enfatiza.
 
Quien también podría aprovechar este panorama de descontento, según Luis Benavente, es la cusqueña Verónika Mendoza, del Frente Amplio, quien tendría que manejar una estrategia que articule bien el voto de la izquierda.
 
David Sulmont advierte, sin embargo, que el principal problema de Guzmán y Mendoza es que no son conocidos. Y el tiempo está pasando. En el caso de Mendoza, destaca que las recientes alianzas con un sector de la izquierda podría ayudarla, por existir cierta capacidad de movilización.
 
En ambos casos dependerá de la campaña, si quieren salir del escuálido 2% de respaldo que tienen hasta ahora.

Claves

David Sulmont destacó que Fuerza Popular y el Apra son los dos únicos partidos de esta campaña que tienen "identidades políticas formadas en el país". Eso no ocurre con los partidos de César Acuña y Pedro Pablo Kuczynski.

Cifras

Según Luis Benavente, en el Perú se ha dado la siguiente constante:
 
50% decide su voto el último mes previo a las elecciones.
 
25% de electores decide su voto en la última semana.
 
12 al 14% decide por quién votar el mismo día de las elecciones.

Te puede interesar