Sí es muy Grave, Compañeros

20 Nov 2015 | 23:30 h

El Turnitin es un programa que permite detectar plagios. Coteja en cuestión de segundos el texto bajo análisis con documentos en la web. No es perfecto, pues como no discrimina si el texto copiado está o no entre comillas o si tiene referencias, se tiene que revisar el resultado. Pero una ventaja adicional es que ayuda a detectar textos parafraseados, lo cual es la forma fácil de plagiar sin que se note “tanto”. En resumen, el programa facilita enormemente el trabajo de los docentes que sabemos el internet es el refugio de los tramposos mediocres.
 
Este programa es el que ha usado el diario Altavoz para anotarse un gol de media cancha. Al revisar el Plan Bicentenario del Partido Aprista ha encontrado que se usan partes de diversos textos sin referencia: webs de ministerios, análisis del censo nacional agropecuario, una  noticia de Perú 21, entre otros. Félix Lossio, ex funcionario de Mincultura, dio la voz de alerta al encontrar en el Plan un texto de dicho ministerio, lo cual permitió a Altavoz descubrir una mina de oro. 
 
La defensa de los mandos medios del partido ha sido lamentable, queriendo salir por el lado formal o minimizar el problema. Un vocero dijo que como son textos oficiales (ojo, no todos lo son) y la ley dice que los textos oficiales no están protegidos por los derechos de autor, no habría plagio. Otros que se trata de un borrador, sujeto a comentarios, como minimizando la cosa y prometiendo que cuando salga el plan definitivo estará limpiecito. Alan García ha quedado mejor al mostrar su molestia en twitter y señalar que se expulsará a quien lo vuelva a hacer, pero insiste en que es un “documento de trabajo”. 
 
A ver. El texto del Artículo 9º en su inciso b) señala en su primera parte que no están protegidos “Los textos oficiales de carácter legislativo, administrativo o judicial, ni las traducciones oficiales de los mismos”. Pero no te cuentan lo que sigue, y que es de sentido común: “sin perjuicio de la obligación de respetar los textos y citar la fuente”. Pueden usarlo, pero deben citarlo. Y ellos no han citado. Tal vez no haya sanción penal, pero sí puede exigírseles se reconozca la procedencia de los textos.  
Pero vamos al tema de fondo: no es serio negar el papelón, minimizarlo como una formalidad o decir que es un borrador. Su acción es muy grave. La intención de plagio es evidente, ¿o ustedes creen que el partido usaría en este supuesto documento central para estas elecciones productos del actual gobierno, ese del que rajan y vapulean a diario? Han copiado, eso muestra deshonestidad y un nivel profesional lamentable. Es triste ver a dirigentes que saben bien que lo que están respondiendo es absurdo justificarse con esos argumentos 
 
Si queda vergüenza, las cosas son sencillas. Hacia la sociedad corresponde una disculpa por el acto cometido y retirar de inmediato el plan de gobierno. Porque por quedar “bien” van a terminar con un Frankenstein lleno de referencias culposas. Además, deberían disculparse con aquellos expertos íntegros que colaboraron y que ahora están en la enojosa situación de ser co-productores de un documento tramposo. 
 
Internamente la cosa es más complicada, porque Zeus está furioso. Una vez más, pensará, el partido, su supuesta ventaja, lo mete en problemas. Pero haría bien en reconocer que le faltaron reflejos, estaba avisado. Hace un par de años García prologó un libro de jóvenes apristas que contenía diversos textos con plagio. La edición fue retirada y vuelta a imprimir sin esos textos. Lo del jueves muestra un descuido imperdonable de su parte: tenía los antecedentes, debieron pasar el documento por turnitin.  Porque en política no hay que ser ingenuo, Presidente. ¿Recuerda?

Te puede interesar