Nunca se vio a un Contralor enfrentarse a las autoridades sin pruebas

Las relaciones de la gobernadora regional y el Contralor General de la República Edgar Alarcón llegaron a su máxima  tensión.

25 Jun 2017 | 1:00 h

Las relaciones de la gobernadora regional y el Contralor General de la República Edgar Alarcón llegaron a su máxima  tensión. Hubo un ida y vuelta. Alarcón acusó a Osorio de sumarse al cargamontón contra él y el viernes pasado le envió un equipo de  Contraloría a las obras de la Variante de Uchumayo. Ese mismo día, desde la cuenta del primo del contralor, Jossef Soto escribió que Osorio tenía rabo de paja y que mejor se quedara callada.
 
¿Es normal que se haga una intervención de la Contraloría en la Variante de Uchumayo luego que el propio contralor lo anunciara? 
 
No hay una coincidencia en esto. Se nota que fue armado luego de que el contralor vino a Arequipa a realizar acusaciones falsas e infundadas contra mi persona y de las cuales me defenderé. 
 
¿Cree que Alarcón utiliza su cargo para sus objetivos personales?
 
Yo me siento amenazada. Él temerariamente hizo dos afirmaciones falsas. Le voy a exigir que se rectifique mediante una carta notarial (Alarcón dio a entender que Osorio manipulaba a Javier Lizárraga, decano de la facultad de Derecho de la Unsa, quien preside una comisión que concluyó que el título del contralor fue obtenido en forma irregular).
 
¿La presencia de la congresista fujimorista Alejandra Aramayo en la inspección es coincidencia? 
 
Mira cómo se dieron los hechos. Primero el contralor anuncia que van a fiscalizarnos, luego las acusaciones falsas del cargamontón contra él y la fiscalización posterior a la obra. Eso podría llevarnos a esa conclusión, sin embargo, no quiero caer en afirmar cuestiones que no me constan. Pero de que queda la duda, queda la duda. 
 
¿Sus declaraciones sobre la prima del contralor, Noelia  Soto Tejada, iniciaron este enfrentamiento? (Osorio cuestionó su designación como  jefa de la OCI de la Unsa).
 
Tengo derecho a mostrar mi extrañeza (...) Mostré mi asombro por tener una auditora de formación profesional nutricionista, que creo nada tiene que ver con la auditoría de obras o de gestión en el sector público.
 
¿El contralor debe dar un paso al costado?
 
Eso está en manos del Congreso, finalmente serán ellos quienes decidan, pero más allá de los resultados de la comisión, entre otros yo dejo sentado que se ha perdido toda objetividad. Nunca antes se vio  a un contralor enfrentarse a autoridades sin hechos reales, sino en base a dimes y diretes y a suposiciones que le hace daño a la relación de coordinación y acompañamiento que debe tener la Contraloría con las entidades del Estado. Me queda muy claro que la objetividad se ha perdido. 
 
¿Se está quejando del celo excesivo de la Contraloría?
 
Es importante el control preventivo. Que nos adviertan de riesgos, control sí, pero objetivamente, sin represalias, sin venganza. Si hay formas de garantizar ese tipo de control, bienvenido sea; pero después de las últimas declaraciones y amenazas de familiares del contralor creo que esto no puede ser garantizado.
 
¿No es contradictorio que, mientras usted haga señalamientos a la Contraloría, desde la oficina de comunicaciones del GRA se manifieste que hay un excelente trabajo coordinado con esta institución?
 
Nosotros firmamos un pacto contra la corrupción para que exista labor preventiva. Lo hicimos en marzo de 2015 con el excontralor Fuad Khoury. A partir de ahí viene bastante control preventivo. Ahora con el nuevo contralor y sus amenazas no creo que haya un trabajo objetivo, tengo la sensación que hay un trabajo direccionado.
 
Se habla de una victimización de la gobernadora, ¿Es así?
 
Yo me estoy remitiendo a hechos objetivos y creo que la objetividad está traducida en declaraciones concretas del contralor y también en comentarios amenazantes de su primo.

Te puede interesar