César San Martín: “Hay algunos que creen que las agendas son palabra divina” | VIDEO

Entrevista con el presidente de la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema y extitular del Poder Judicial sobre su inclusión en las supuestas agendas de Nadine Heredia. 

1 Oct 2015 | 4:40 h

César San Martín responde sobre su mención en las "agendas de Nadine" y el inicio de una indagación previa en el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM). Afirma que no conoce a ningún "Ojitos" y que no se puede pedir su destitución en base a especular sobre el contenido de documentos que la fiscalía recién está evaluando.

El CNM decidió investigarlo por las agendas de Nadine. ¿Cómo recibe esta decisión?
Debo aclarar que lo que el CNM ha dispuesto es una indagación previa, por el término de 10 días. En ese plazo van a recabar información y decidir si con esa información se dan las circunstancias para abrir investigación preliminar. La información que da El Comercio está equivocada. 
 
¿Cómo explicar que usted aparezca en las agendas?
Es una libreta, que es un mero documento, un papel. Yo no sé. Quien debe dar las explicaciones es el titular de esa libreta y el informante del que hizo esa anotación en la libreta. 
 
¿El tal "Ojitos"?
Yo ni sé. Lo único que tengo es lo que salió en "Hildebrandt en sus trece". Allí se menciona únicamente dos veces un apellido paterno que me corresponde. No sé si soy yo u otra persona. Se supone que soy yo. Dice el jueves vino "Ojitos" al Congreso. Llamó por teléfono a San Martín y fueron a la SCSup. ¿Será Corte Suprema? En todo caso conmigo no han venido.
 
¿Quién es "Ojitos"?
¡Quién será ese... miserable! No sé quien será "Ojitos". No sé quién es. No puedo defenderme frente a un dato que no es sólido, contra un fantasma. Investiguen quién es y que declare si dijo lo que allí se escribió. Yo no tengo nada que ver, pero que salga y declare. No conozco a ninguna persona con esa denominación.
 
 
Dicen que es el magistrado del Tribunal Constitucional Eloy Espinosa-Saldaña.
No es él. Eloy fue mi jefe de gabinete de asesores el 2011 y estamos hablando supuestamente del 2009.  Él también lo ha aclarado en una carta que envió a "Panorama".
 
También mencionan al doctor Francisco Eguiguren.
De él no sé nada. ¿Qué hacía Eguiguren en el Congreso? Que yo sepa, él no trabajaba en el Congreso. 
 
¿Qué ha expuesto el congresista Héctor Becerril en el pedido que hizo al CNM para que lo investiguen?
El señor Becerril ha presentado un oficio escueto que no cumple los requisitos de una denuncia, según los términos del reglamento del Consejo. Se ha limitado a decir que según esta información de "Panorama, "Ojitos" sería Espinosa.
 
¿El doctor Eloy Espinosa sí fue su asesor?
Le explico. Solo el presidente de la Corte Suprema, que a la vez es del Poder Judicial, tiene gabinete de asesores. Yo fui presidente del PJ el 2011-2012. Esa nota en la libreta dicen es del 2009. Obviamente Espinosa-Saldaña no era asesor de Villa Stein. Ni integraba, ni era jefe del gabinete. Los presidentes de las Salas Supremas no tienen gabinete de asesores. Si con ese solo dato se amparan para hacer un reparo, la lógica los desmiente.
 
La libreta dice que alguien habla con San Martín. ¿Quién podría ser esa persona?
No sé. Insisto: ¿Quién es "Ojitos"? Yo no soy nadie para esclarecer ese punto. Yo no he hablado con ningún "Ojitos". No conozco a ningún "Ojitos". Nadie me ha llamado por teléfono en estos terminos.
 
¿Cuál fue su intervención en el caso Madre Mía?
Te lo explico y ya informé al CNM. El 17 de junio del 2009 llegó el expediente, que consta de 11 cuadernos y varios acompañados, a la Corte Suprema. Se trata de un auto de no haber lugar a juicio oral dictado, como ponente por Jimena Cayo Rivera-Schreiber y los jueces Rosa Amaya Saldarriaga y Cayo Rivera Vásquez. Un auto dictado de conformidad con el dictamen del fiscal superior Víctor Cubas Villanueva.
 
Eso a nivel de la Corte Superior de Lima. ¿Qué trámite siguió en la Corte Suprema?
El 5 de octubre del 2009, el fiscal supremo, hoy fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, opinó por no haber nulidad, porque lo consideraba arreglado a derecho. La vista de la causa se llevó a cabo el 16 de diciembre del 2009.  Por la parte civil informó Víctor Álvarez y por el encausado Ollanta Humala, Omar Chehade. La ejecutoria se dictó por unanimidad. El que habla, como ponente, y los señores Raúl Valdez Roca, Hugo Molina Ordóñez, Héctor Ponce de Mier y Jorge Calderón Castillo. 
 
La fiscalía decidió no acusar. ¿Podía la Corte Suprema obligar al fiscal a formular acusación?
Hay un criterio ya establecido y definitivo: Cuando el fiscal no acusa, la Sala Superior y el fiscal supremo están de acuerdo, la Corte Suprema ya no tiene nada que hacer. El TC en el caso Umber y nosotros, en un acuerdo plenario tiempo después, así lo dijimos. No hay acá nada nuevo, inédito, diferente, ad hoc, para favorecer a alguien en particular. Por eso me llama la atención el oficio del congresista Becerril. 
 
¿Qué tiene de extraño el pedido del congresista Becerril?
Se ampara en presunciones, en especulaciones. ¿Qué tengo yo que hacer respecto de un papel, de una libreta, en el que alguien ha apuntado algo? ¿Tengo control sobre los que apuntan? Yo no he intervenido en esa conversación que supuestamente da lugar a esa anotación. No sé si esa anotación refleja la información que ha dado el tal "Ojitos" u otra persona. No sé si esa información ha sido correctamente captada por la persona que hizo la anotación. En base a especulaciones, no pueden afectar la honorabilidad de una persona.
 
De acuerdo con lo que usted nos dice, era previsible ese resultado en la Corte Suprema.
Es posible que alguien haya vendido humo y ahora están generando esta lógica de las especulaciones, sobre estos datos. Acá prima esta expresión del filósofo Diderot: El que dice la verdad a medias, miente mil veces. Sobre especulaciones se quiere sostener que uno está implicado en este asunto. 
 
¿Son pruebas válidas estas agendas o libretas?
Eso es un juicio que no me corresponde, y sobre el cual no me puedo pronunciar. Este es un documento que está en plena evaluación a nivel de la fiscalía y donde, por lo que dice la prensa, faltan una serie de actos de investigación. Falta que la fiscalía diga si esta prueba es legítima, lícita o no ilícita. No sé si esos apuntes pertenecerán a quien dicen que pertenecen. ¿Algo que está en plena discusión, en evaluación de la justicia penal, puede ser transferido a un órgano disciplinario?
 
¿Qué debería hacer el CNM?
No sé. Creo que un funcionario público, una autoridad, siempre está sujeto a control, por eso yo no me corro. Me someto a todas las investigaciones. No tengo temor. Solo soy respetuoso de los procedimientos. Apenas me entere de lo sucedido, cursé mi explicación al CNM y ahora lo hago público para aclarar esa información errónea de El Comercio. Acá hay muchos que están mirando, considerando esos papeles, esas libretas, como si fueran el quinto evangelio, creen que es una palabra divina y dan por cierto todo lo que se dice allí. Como jurista, digo cuidado, no es tan exacto, lo que uno pueda anotar, no significa que sea verdad. El 2009 yo no conocía a la señora ni al señor Ollanta Humala, los conocí después, protocolarmente.
 
¿Intervino en otro caso referente al señor Humala, en el Andahuaylazo?
No. Donde he intervenido, y usted se acordará, es en la acción de revisión que presentó el señor Antauro Humala, que fue declarada infundada. Todo está publicado, que se revise si las resoluciones tienen algo extraño, algo indebido.

Te puede interesar