El Valle de Tambo basa su producción en arroz, ajo, papa y caña de azúcar

A la expectativa. Productores empiezan a preocuparse por demora en solucionar el paro pues cosecha de arroz se hace en forma escalonada y pronto se inicia su proceso en el valle. Antes fue llamada "La despensa de Arequipa", pero su producción decayó tras la Reforma Agraria. Conflicto social en Arequipa

13 May 2015 | 2:46 h

El que visita el Valle del Tambo no deja de sorprenderse por los diversos matices de su verdor. No es para menos. Sus pobladores no dejan de recordar que le llamaban "La despensa de Arequipa", desde que así la calificó Antonio Raimondi en 1863, cuando sus productos incluso llegaban hasta a Bolivia.

Es gracias al Valle de Tambo –que abarca los distritos de Cocachacra, Punta de Bombón, Deán Valdivia y Mollendo– que la provincia de Islay tiene importancia en la producción agrícola regional, aunque no como en décadas anteriores.

La base de su productividad, según refiere el gerente regional de Agricultura, Mirko Avendaño Quevedo, es el arroz, ajo, papa y caña de azúcar. La caña era el cultivo tradicional en el área, hasta que fue desplazada por el arroz.

Precisamente el paro en contra del proyecto Tía María perjudicaría la cosecha de 6 mil hectáreas de arroz, según informó el director de la Agencia Agraria de Islay, Fredy Paredes, al diario regional Sin Fronteras. Dijo que unos 2.500 agricultores se afectarían debido a la medida radical. Agregó que la cosecha de arroz, escalonada, ya empezó en algunas parcelas. "Generalmente en el valle el inicio es hasta la segunda quincena de mayo".

El funcionario Avendaño refirió que la actividad agraria del Valle de Tambo genera un movimiento económico anual de 400 millones de soles. 

Este año, con el paro, no sería lo mismo. Al respecto, mostró su preocupación el presidente de la Junta de Regantes de Cocachacra, Álvaro Torres. "Muchos ya no tenemos qué llevar a la casa por la protesta que acatan otros dirigentes". Explicó que cerca del 50 por ciento de agricultores han alquilado varias hectáreas de terreno de cultivo y no pueden sacar sus productos por el paro.
cultivado por los incas

La historia de la producción en este valle indica su importancia, aunque en épocas actuales decayó su aporte estratégico.
En extensión agraria, la provincia de Islay se encuentra en el quinto lugar. Lo explica mejor Avendaño Quevedo: "Lidera la lista Arequipa con  37 mil 834 hectáreas. Le sigue Caylloma con 37 mil 87, Caravelí con 21 mil 224 y Castilla con 19 mil". Frente a las 14.576 hectáreas del Valle de Tambo.

Desde el incanato se producían en este valle ají y coca aunque en pequeña escala, hasta que en 1540 llegó el conquistador Daniel Hernández con el resto de españoles. Diecisiete años después se inició el cultivo en el valle, destacando las papas, el maíz y el trigo.

En el siglo XVIII la novedad serían los cañaverales, lo que llevó a la elaboración de azúcar, miel y aguardiente por seis haciendas. 
El aumento de tierras de cultivo, gracias a que ganó terreno al río y los bosques, también significó la introducción de nuevos productos como el olivo en El Boquerón, Cocachacra, Cocotea y Chucarapi, donde también destacaban el arroz, camotes y frutas.

A inicios del siglo pasado la creciente producción de azúcar jugó un papel importante en las haciendas Pampa Blanca y Chucarapi, lo mismo que el alcohol en Cocotea. La época de oro del azúcar se ubicó entre 1925 y 1960. Solo en 1927 la producción de caña abarcaba 1875 hectáreas en 12 haciendas y 11 años después el número de hectáreas se incrementó a 5 mil en todo el valle.

También tuvieron demanda el ají, papas y el algodón. 

El descenso en la producción en el valle vino con la Reforma Agraria en 1975, lo que propició la ruina de varias haciendas. Luego, el arroz sustituyó en gran parte a la caña, símbolo de la agricultura de Tambo. Los cultivos de algodón y de trigo decayeron y creció el cultivo de cebollas, ajos, papas, maíz para forraje, alfalfa, frutas y olivos. 

Hoy, todos están preocu-pados por el futuro de la agricultura.

Aún no está en riesgo el arroz

-Según el presidente de la Junta de Usuarios del Valle de Tambo, Jesús Cornejo Reynoso, por ahora no está en riesgo la producción de arroz pero la temporada de cosecha se retrasará por el paro que acatan los agricultores de la zona.

-Afirmó que siete mil hectáreas con cultivos de arroz podrían perderse en este mes (mayo) y en junio, lo que podría significar importantes pérdidas económicas para los agricultores. Actualmente el costo es de 110 a 115 soles por un saco de 50 kilos.

-Es decir, cada kilo, en promedio, tiene un costo de 2.20 soles y dada la producción de 12 mil kilos por hectárea, los agricultores del Valle de Tambo podrían perder 84 mil toneladas de arroz, lo que en montos significa superior a 184 millones de soles.

CLAVES

-Usos. ¿Qué es lo que alerta a los agricultores del Valle de Tambo? Al parecer ya no es el uso de las aguas del río Tambo, descartado por el Ministerio de Energía y Minas que reiteró que el proyecto minero Tía María solamente utilizará agua del mar.

-Temor. La preocupación de los pobladores se debe ahora a los ácidos y partículas nocivas que se generarán en las minas y que corren el riesgo de expandirse. Esto según el libro “Valle de Tambo-Islay: Territorio, Agua y Derechos locales” elaborado por Cooperacción, Red Muqui, entre otras entidades.

Te puede interesar