14 de Mayo de 2017 | 22:05 h

Alan García: "El huracán Odebrecht pasará por el costado"

El ex presidente rechazó nuevamente las acusaciones que lo vinculan con los actos de corrupción cometidos por Odebrecht en el país. Además, aseguró que existe una "obsesión García" en el Perú. "Si van a ser suspicaces con todos, sospechen de todos", detalló en entrevista con Cuarto Poder.

Foto: La República

Foto: La República.

El ex presidente Alan García reiteró su rechazo ante las acusaciones que lo ligan al presunto pago de coimas por parte de la constructora brasileña Odebrecht  a funcionarios peruanos para obtener obras públicas en el Perú. En entrevista con Cuarto Poder, el ex jefe de Estado aseguró que este escándalo de corrupción “lo pasará por el costado”.

PUEDE LEER.Alan García: Odebrecht pidió a Joao Santana asesorar campaña del aprista [VIDEO]

En una entrevista brindada a dicho programa, el ex mandatario enfatizó que no se hallará sustento en las acusaciones que lo vinculan con actos de corrupción.

“Ayer me preguntaron qué me pasará con el huracán Odebrecht. Pasará al costado”, aseguró García Pérez.

En ese sentido, aseguró que las acusaciones no las realizan quienes hacen delaciones en Brasil. “Las alusiones hacía mí las hacen analistas, periodistas y adversarios”, añadió.

El mandatario -que emplazó al entrevistador a que “en junio le diga lo mismo” ante los cuestionamientos de pagos ilícitos- detalló que la relación que mantuvo con el detenido Marcelo Odebrecht únicamente era "protocolar".

“La relación con el empresario más importante que existía en el Brasil y que estaba dentro del gran proyecto de vincular al Perú con el Brasil. Hemos tenido una relación protocolar, estuvo en una ocasión al presentarse. Y punto”, agregó.

Además, el ex jefe de Estado resaltó que existe una obsesión en el Perú para vincularlo con los actos de corrupción.

“Hay una obsesión García en el país. Si van a ser suspicaces con todos, sospechen de todos, pero no solamente García. El señor Toledo necesitaba de sus ministros para poner en marcha todo este aparato. La lógica mecánica es simple. Cuando un viceministro se corrompe para dar un permiso, utiliza a su director, a sus empleados menores. Cuando una empresa se compra un presidente, los que tienen que ejecutar eso son sus ministros.

De otro lado, García Pérez evitó responder nuevamente a la ex primera dama Nadine Heredia, con quien tuvo una confrontación en Twitter en la última semana. "No las tomo en cuenta. Creo que les toca contestar por Madre Mía, las agendas, los 3 millones. Entiendo la desesperación para distraer, pero no me sumo a eso", agregó.

Finalmente, el ex mandatario reiteró que ya se encuentra alejado de la escena política, aunque dejó en claro que nunca dejará de ser un aprista. 

"Hay unos que me ven brillar porque creen que quiero seguir en la política. Yo he dicho hace tiempo: no estoy ya. Ya entendí que mi tiempo pasó. Soy el primero en reconocerlo. No soy un majadero o un irracional, no me peleo con nadie. Pero no dejaré nunca de ser un aprista", sentenció.

Síguenos en Facebook