Empleada acusada de robar agendas trabajó para Álvaro Gutiérrez

Enredo. Micheline Vargas laboró en la residencia de los Humala desde el 2007, pero según la denuncia en diciembre del 2014 desapareció sin dar explicaciones. Ese mes Gutiérrez recibió en su casa un sobre con los cuadernos y libretas atribuidos a Heredia, pero dice que hace tiempo no sabe nada de ella. Denunciada asegura ser inocente.

24 Ago 2015 | 8:26 h

Micheline Vargas León no era una empleada cualquiera de la pareja presidencial Ollanta Humala y Nadine Heredia. Era como un “ama de llaves” que se encargaba de todo lo que acontecía en la casa de la familia, ubicada en la calle Fernando Castrat, en Surco.
 
"Miche", como era conocida en la intimidad familiar, tenía acceso irrestricto a todos los espacios de la vivienda, conocía detalles de los asuntos de los componentes de la residencia, e incluso circulaba por el dormitorio de los esposos.
 
"Era como un ama de llaves, por eso no le estaba prohibido ingresar a algún espacio si era necesaria su presencia. Empezó a trabajar en la casa de la familia presidencial en el 2007 por recomendación del ex congresista Álvaro Gutiérrez Cueva, precisamente la persona a la que un supuesto anónimo le entregó cuadernos y libretas", relató el abogado de Heredia, Eduardo Roy Gates, quien formuló denuncia contra Micheline Vargas y Álvaro Gutiérrez por el presunto robo de los documentos personales de la primera dama.
 
Ayer domingo en el programa "Sin medias tintas", Álvaro Gutiérrez reconoció que Micheline Vargas había trabajado en su casa y que la recomendó para la campaña presidencial de Humala y que luego se enteró de que laboraba en la vivienda de la familia presidencial, pero negó cualquier relación con el presunto robo de las "agendas" de Heredia.
 
Gutiérrez ha declarado a varios medios de comunicación, además de La República, que los cuadernos y libretas atribuidos a Nadine Heredia le llegaron a su vivienda en Lima en diciembre del 2014, poco antes de las fiestas de fin de año.
 
Coincidentemente, según la denuncia formulada por Heredia ante el Ministerio Público, de la noche a la mañana Micheline Vargas desapareció en diciembre del 2014, sin decir nada sobre el motivo de su renuncia a sus labores ni de su ausencia permanente.
 
"Según la señora Nadine, es el propio Álvaro Gutiérrez quien le presentó a Micheline Vargas en 2006 y la recomendó para que apoyara en todo con relación a la campaña. Gutiérrez conocía a Micheline, por eso la presentó a la primera dama", dijo el abogado.
 
"Cuando acabó la campaña, la mujer se presentó en la casa de la señora Nadine Heredia y le dijo que necesitaba trabajo. Micheline le explicó a Nadine que podía encargarse de sus hijas y de las labores del hogar. Y así fue".
 
Eduardo Roy Gates afirmó que la empleada dejó de trabajar para la pareja presidencial en diciembre del 2014.
 
"De un día a otro Micheline desapareció misteriosamente de la casa, en diciembre del 2014, y nunca más volvió, nunca más se supo de ella", indicó.
 
Además de las cuatro libretas y cuadernos atribuidos a Heredia, Gutiérrez recibió vouchers, estados de cuentas, fotografías del interior de la residencia de la familia presidencial, facturas de la compra de muebles y enseres, anotaciones en hojas sueltas y hasta etiquetas de ropa femenina de marca, lo que indica que quien hizo el acopio de información actuó aparentemente bajo  precisas instrucciones.
 
Por esa razón el abogado Eduardo Roy Gates supone que la sustracción de documentos de la pareja presidencial fue planeada por Álvaro Gutiérrez aprovechando que Micheline Vargas era una persona de confianza de Humala y Heredia.
 
"Ahora todo encaja. Primero desaparece Micheline Vargas y luego aparece Álvaro Gutiérrez con agendas supuestamente de la señora Nadine Heredia", expresó el abogado Roy Gates.
 
"Tuvo durante nueve meses las supuestas agendas, y en lugar de entregarlas al Ministerio Público para que hiciera las pericias como señala la ley, prefirió distribuir copias a los medios", agregó el abogado de la primera dama.
 

La versión de Micheline

 
Por la noche, Micheline Vargas León llamó al programa La noticia rebelde para dar su versión, aunque reveló que fue presionada por un reportero.
 
"Yo entré a esa casa humildemente y salí igual –relató–. No tengo que ver con este asunto. Trabajé 2 años con Nadine, el 2006-2007. Apoyaba en todo, pero mi función era estar con las niñas. Dejé de trabajar con ellas por una enfermedad (tengo una escoliosis, y no salí peleando". 
Según Vargas, ahora ha tenido que esconderse porque se siente desprotegida.
 
"Me acusan de algo que no he cometido. No entiendo lo que está pasando. ¿Qué le diría a Nadine? Que al cuidar a sus hijas di todo de mí a costa de mi salud, y ella sabe bien cómo he sido. No he tenido malas intenciones. Soy una persona común y corriente, y no tengo dinero. Estoy muy temerosa por mí y por mi madre, que se operará la próxima semana", dijo antes de asegurar que colaborará con la investigación.
 

“Yo tengo las manos limpias, nunca he robado”

 
El ex congresista nacionalista Álvaro Gutiérrez negó tajantemente las acusaciones en su contra por el presunto robo de documentos de la pareja presidencial.
 
"Yo tengo las manos limpias. Nunca he robado a nadie ni robaría. Mañana mis abogados se acercarán al Ministerio Público para ver el contenido de la denuncia", declaró Álvaro Gutiérrez en el programa  "Sin peros en 
la lengua".
 
El ex parlamentario señaló que desconoce las circunstancias como obtuvieron las agendas y fotografías relacionadas con la primera dama. "Esos documentos llegaron en un sobre cerrado a mi casa", enfatizó.
 
Reiteró que "jamás pagaría un sol a nadie por documentos en forma ilícita".

 

Te puede interesar