16 de Enero de 2017 | 14:41 h

Cuestionado burgomaestre vacado por nepotismo pretende retornar a alcaldía de Yarina

El hermano de la ex autoridad, Eleazar Arévalo Riveiro, y su sobrino, Manuel Villacrez Arévalo, tienen probadas vinculaciones con la mafia de Rodolfo Orellana en Ucayali.

Vacado alcalde Gilberto Arévalo Riveiro quiere retomar sus funciones pese a sus antecedentes

Vacado alcalde Gilberto Arévalo Riveiro quiere retomar sus funciones pese a sus antecedentes.

Manuel Villacrez Arévalo está vinculado a la mafia de Rodolfo Orellana.

Manuel Villacrez Arévalo está vinculado a la mafia de Rodolfo Orellana..

En un intento por retonar a la alcaldía distrital de Yarina (provincia de Coronel Portillo, región Ucayali), el vacado burgomaestre Gilberto Arévalo Riveiro interpuso un recurso de apelación que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) resolverá esta semana.
 
 
Mediante acuerdo del primero de diciembre último, el tribunal electoral dedidió dejar sin efecto la credencial que otorgó a Gilberto Arévalo como alcalde de Yarina, luego de declarar fundada el pedido de vacancia por la causal de nepotismo.
 
En un primer fallo, el concejo distrital de Yarina, manipulado por Arévalo, desestimó la solicitud de vacancia al comprobarse que el alcalde había contratado a tres sobrinos nietos, por lo que el requerimiento fue elevado al colegiado electoral en Lima.
 
De acuerdo con la resolución del JNE, declaró la vacancia de Gilberto Arévalo al comprobarse que los nietos de su hermana por parte de padre laboraban en la alcaldía de Yarina y que habían sido contratados durante la gestión de su pariente, configurándose un caso de nepotismo.
 
La denuncia de vacancia se sustentaba en que Gilberto Arévalo Riveiro y Olinda Arévalo Chávez son hijos del mismo padre, José Gonzalo Arévalo Díaz, por lo tanto son hermanastros.
 
Los hijos de Olinda Arévalo -y por lo tanto sobrinos del ex alcalde-, Olinda, José y Daniel Ruíz Arévalo, son los padres de Daniel Rengifo Ruíz, Roger Ruíz Morales y Josimar Ruíz Reátegui, respectivamente.
 
Está comprobado documentalmente que durante la gestión de Gilberto Arévalo, Daniel Rengifo, Roger Ruíz y Josimar Ruíz, sus sobrinos nieto, fueron contratados para trabajar en la administración municipal.
 
El ex acalde argumenta que todo se trata de un montaje y de una patraña de sus enemigos políticos, pero en la resolución de vacancia del JNE se acreditan hechos y documentos que prueban no solo el vínculo familiar sino la ingerencia de Arévalo en la contratación de sus sobrinos nieto.
 
Una partida de nacimiento y otra de bautizo, y un acta matrimonial, acreditan que Olinda Arévalo Chávez es hija de José Gonzalo Arévalo Díaz, padre del ex burgomaestre de Yarina, Gilberto Arévalo Riveiro.
 
Además, en los documentos se consignan testimonios de Olinda Arévalo Chávez en los que ratifica que su progenitor es José Gonzalo Arévalo Díaz, y por lo tanto es media hermana del ex alcalde.
 
También está comprobado que Daniel Rengifo, Roger Ruíz y Josimar Ruíz fueron contratados por la municipalidad de Yarina el mismo día, el 2 de noviembre de 2015, en plena gestión de su tío abuelo Gilberto Arévalo.
 
El JNE destacó que lo contratos “fueron suscritos por el gerente municipal César Martínez Bordoy, el que resulta ser un funcionario de confianza del propio burgomaestre”, en consecuencia queda establecido “que de esta vinculación se deriva la presunción de injerencia (de Arévalo) en los actos de contratación de sus sobrinos-nietos”.
 
Arévalo pretendió desvirtuar este hecho con el argumento de que desconocía plenamente las contrataciones, pero el JNE consideró que carecía de sustento porque siendo el gerente una persona dependiente directamente de su despacho, no podía desconocer los actos de dicho funcionario.
 
La respuesta del ex alcalde ha sido la de reiterar que no le une ningún vínculo familiar con Olinda Arévalo Chávez y que jamás intercedió por la contratación de Daniel Rengifo, Roger Ruíz y Josimar Ruíz.
 
La vacancia del ex alcalde Arévalo se produjo en medio de la controversia que generó la detención, procesamiento y condena de su sobrino Manuel Villacrez Arévalo, operador en Ucayali de la organización criminal que encabezaba el abogado Rodolfo Orellana Rengifo.
 
Villacrez actuaba como chofer y testaferro de Orellana. Prestaba su identidad para la constitución de empresas de fachada con las que la mafia se apropiaba ilegalmente de inmuebles valorizados en millones de soles.
 
El 18 de junio de 2015 Villacrez recibió una condena de 13 años de cárcel luego de haber confesado su participación en las actividades criminales de Orellana, lo que incluía contactos con autoridades ucayalinas.
 
Aunque el ex alcalde Gilberto Arévalo Riveiro ha sido citado en calidad de testigo, la prensa local ha recordado que también el hermano de este, Eleazar Arévalo Riveiro, mantuvo vinculaciones con la red de Orellana.
 
La cercanía de la familia del ex alcalde de Yarina se confirmó cuando la prensa reveló que el 23 de noviembre de 2013, Rodolfo Orellana y su esposa Carolina Morales Schaus oficiaron de padrinos de la hija de Eleazar Arévalo Riveiro, hermano de Gilberto Arévalo Riveiro, ambos tíos de Manuel Villacrez Arévalo, el condenado operador de la mafia de Orellana en Ucayali. Estas sospechosas conexiones comprometen al ex burgoamestre que pretende regresar a la alcaldía mediante una apelación sin mayor sustento.

Síguenos en Facebook