PNP blindó a Burga en acusación por lavado de activos en la FPF

Un informe de la revista Poder muestra cómo un suboficial de la Dirincri alteró un atestado policial para no mostrar ante la Fiscalía de la Nación las pruebas incriminatorias contra Manuel Burga por el delito de lavado de activos.Ilícito

27 Oct 2014 | 1:44 h

A pocos días de las elecciones para elegir al presidente de la Federación Peruana de Fútbol (FPF), un destape puede remecer los afanes reeleccionistas de la cuestionada cabeza de esta institución, Manuel Burga Seoane.

Una investigación de la revista Poder pondría al descubierto la irregular manera como se archivó una investigación por lavado de activos que se hizo contra este directivo y sus allegados.

Resulta que un suboficial  de la PNP elaboró un atestado policial en el cual concluyó que Manuel Burga y los directivos de la escuela de entrenadores Instituto Alfonso Huapaya Cabrera habrían incurrido en el posible delito de lavado de activos. Sin embargo, al final lo que llegó a la Fiscalía de la Nación para formalizar una acusación fue un atestado mutilado en las partes incriminatorias, lo que derivó en el archivamiento del caso.

LAS TRANSFERENCIAS

De acuerdo al informe periodístico, en el año 2010 se encargó al suboficial de la División de Lavado de Activos de la PNP Dante Gamarra Zuñé iniciar una investigación a Manuel Burga. El caso implicaba el pago de derechos de transmisión realizado por el canal de televisión ATV a la FPF para efectos de las Clasificatorias al Mundial del 2010.

El contrato era de US$ 6 millones y se celebró en el 2007. El 2 de agosto de ese año, Manuel Burga informó a la Junta Directiva de la FPF que la primera cuota de este pago, por S/. 1.785.000, se depositaría en la cuenta del Instituto Huapaya. Esto debido a que, por aquellos días, Burga afrontaba una inhabilitación pendiente por parte del Instituto Peruano del Deporte (IPD).

Dicho instituto fue creado en el 2001 por el Ministerio de Educación (Minedu) y a pedido de Manuel Burga se nombró como director al abogado jubilado Enrique Alejandro Pacheco Velarde. Pero quien asumió la dirección en la práctica fue su hijo, Enrique Alejandro Pacheco Farromeque, un allegado al presidente de la FPF que, de acuerdo con el atestado policial original de Gamarra Zuñé, registró un alevoso incremento patrimonial entre los años que ocupó este cargo. 

EL “CAMBIAZO”

Al final de su investigación, Gamarra Zuñé concluyó que detrás de los movimientos bancarios que involucraban a Pacheco Farromeque, el Instituto Huapaya y el propio Manuel Burga, existía una "organización criminal que desviaba dinero de las arcas de la FPF". 

Este fue el último caso que Gamarra Zuñé investigó, pues pocos días antes de pasar al retiro entregó el atestado final al jefe de la División de Lavado de Activos de la Dirincri, el coronel Renato Solís Torres. Quien tomó la posta del caso fue el suboficial Pedro Mejía Arias.

Este nuevo suboficial cambió sorpresivamente el atestado elaborando un documento en el cual se señalaba que "no era factible pronunciarse sobre la existencia del delito de lavado de activos". Y no solo eso, sino que se eliminaron los indicios incriminatorios en contra de Pacheco Farromeque. Así las cosas, a la Fiscalía no le quedó más que archivar el caso.

"Lógicamente él (Pacheco Farromeque) es el testaferro", insistió Gamarra Zuñé ayer en Panorama.

LAS ACUSACIONES PENDIENTES EN EL PODER JUDICIAL

Las irregulares transferencias del dinero que debía ir a las arcas de la Federación Peruana de Fútbol (FPF) despertaron también las sospechas del Ministerio de Educación (Minedu), entidad que creó el Instituto Huapaya, al fin y al cabo.

Es por esto que la procuraduría del Minedu denunció a Manuel Burga y a Pacheco Farromeque por los delitos de apropiación ilícita y contra la fe pública en julio del 2008. Esta acusación fue a parar en primera instancia
a la 57ª Fiscalía.

Con esta investigación en curso, aparece la procuradora contra el lavado de activos, Julia Príncipe, quien presentó una denuncia por lavado de activos y defraudación tributaria ante la 36ª Fiscalía en marzo del 2010.

Respecto al primer proceso, el Ministerio Público presentó una acusación por "peculado impropio y asociación ilícita para delinquir", caso que actualmente se encuentra en el 16° Juzgado Penal.

Con relación a la segunda investigación, la que implica el delito de lavado de activos, este proceso ha logrado ser dilatado por Manuel Burga a través de la presentación de una serie de hábeas corpus. De momento, el caso está congelado en el Octavo Juzgado Penal de Lima.

CLAVES

Pese a que primero el Ministerio Público desestimó la investigación contra Manuel Burga, el fiscal de la Nación, Carlos Ramos Heredia informó hace poco que el directivo es investigado.

El desbalance de Pacheco Farromeque alcanzaría hasta S/. 11 millones.

Te puede interesar