Asesinan a hijo de alcalde de San Juan de Lurigancho

¿Ajuste de cuentas? Carlos Burgos Gonzales cayó ayer abatido en Zárate. También hirieron a otros tres jóvenes. Policía no descarta hipótesis de una posible venganza contra la familia de cuestionado burgomaestre de SJL.

17 Feb 2014 | 2:30 h

Óscar Chumpitaz C.

Carlos Enrique Burgos Gonzales, de 23 años, hijo del controvertido alcalde de San Juan de Lurigancho, Carlos Burgos Horna, investigado por presunto enriquecimiento ilícito en agravio del Estado, fue asesinado a tiros por una banda de sicarios, cuando salía de una discoteca, en Zárate.

La balacera fue intensa y dejó a otras tres personas heridas, entre ellas a un primo hermano del joven asesinado. Peritos en criminalística hallaron 27 casquillos regados en toda la escena del crimen.

Aunque no descartaron ninguna hipótesis, los investigadores creen que el asesinato de Carlos Burgos hijo podría tratarse de una venganza o de un ajuste de cuentas.

Los agentes aseguraron que aún no trabajan en una hipótesis concreta. "La investigación recién comienza", aseguraron.

Lo que sí descartaron es el robo como móvil del homicidio. “Puede tratarse de un ajuste (de cuenta), de un asunto pasional e incluso de una venganza política contra el padre”, dijo un agente de la Dirección de Investigación Criminal.

El actual burgomaestre de San Juan de Lurigancho afronta varios procesos judiciales por presunto desbalance patrimonial, falsificación de documentos y lavados de activos.

Actuaron sin piedad

El asesinato ocurrió alrededor de las 5.30 de la madrugada a un costado de la discoteca Perikos, situada en la calle Santa Amelia 682, Zárate.

Carlos Burgos Gonzales se dirigía con un grupo de amigos hacia la camioneta Kia Sorento A9U-388 que había dejado estacionado a unos 20 metros de la puerta principal.
De pronto, tres de los criminales aparecieron en escena.

Uno de ellos, alto y robusto, que permanecía agazapado tras una higuera, salió de su escondite y le acribilló. Uno de los proyectiles le perforó la ceja derecha. Otros ocho impactaron en la camioneta.

Por el flanco derecho del vehículo, dos encapuchados abrieron fuego a diestra y siniestra. Tres balas hirieron en el abdomen y en el brazo derecho a Delgen Emilio Cabanillas Burgos (27), quien permanece internado en la clínica San Juan Bautista.

Asimismo, resultaron baleados en la cavidad abdominal Teodoro Villano Huamani (41) y Roberto Casimiro Ángeles (27). Ellos fueron trasladados al hospital Hipólito Unanue.
A ese mismo nosocomio fue evacuado el hijo del alcalde Carlos Burgos.  Sin embargo, el médico Víctor Figueroa Martínez confirmó que había llegado sin vida.

Móvil del crimen

Los criminales huyeron en una combi de color blanco por la calle San Antonio, donde los esperaban otros individuos que actuaron como contención.

Pero, ¿quién o quiénes ordenaron matar a Carlos Burgos Gonzales? Los investigadores vincularon el crimen en primera instancia a algunos hechos al margen de la ley en los que estuvo implicada la víctima, pero tampoco descartan que esté relacionado con los problemas legales de su padre.

El año pasado fue investigado por el asesinato de un ex recluso

El 28 de marzo del año pasado, Carlos Burgos hijo fue investigado por el asesinato del ex recluso Walter Talla Rivera. También hirieron a dos de sus amigos.

La policía sindicó como autor de los disparos al ‘Chato Manrique’, quien poco después fue encontrado bebiendo licor con el ahora fallecido hijo del alcalde de San Juan de Lurigancho.

En junio del 2013, el encarcelado delincuente Carlos Timaná Topara ‘Timaná’ confesó que entre los planes de Lindomar Hernández ‘Puerto Rico’ y Édgar Lucano Rosas ‘Lucano’ estaba el de asesinar a Carlos Burgos Gonzales. ‘Lucano’, quien era amigo de Talla Rivera, cayó abatido con ‘Puerto Rico’, tras fugar de la sala de audiencias del penal de Lurigancho.
 

Claves

Antes del ataque, los asesinos ingresaron dos veces a la discoteca. Las tres mujeres que salieron con Carlos Burgos y sus amigos serán citadas por la Policía.

Los investigadores hallaron una pistola automática Bycal en la camioneta de la víctima.

La discoteca Perikos fue clausurada el año pasado por otros escándalos.

Te puede interesar