El clan de los hermanos Arce Medina controla las narcopistas de Satipo

Familia ayacuchana. Su centro de operaciones es Puerto Ene, una pequeña localidad del distrito de San Martín de Pangoa (Satipo, Junín), desde donde despachan avionetas con droga hasta dos veces al día con destino a Bolivia y Brasil. Hasta el momento las fuerzas del orden han inutilizado 20 narcopistas del clan.La Operación Infierno Verde

20 Dic 2013 | 3:39 h

Doris Aguirre
Desde San Martín de Pangoa
 
Máximo, Zósimo y Sergio Arce Medina, naturales de San Miguel, de la provincia ayacuchana de La Mar, son parte de un clan familiar dedicado al narcotráfico que despacha avionetas con cocaína a Brasil y Bolivia desde aeródromos clandestinos construidos en los alrededores de las localidades de Paquichari, Puerto San Miguel y Puerto Ene, en Satipo. De acuerdo con fuentes de la Dirección Antidrogas, los hermanos Arce Medina compran la droga a distintos productores del valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro ( Vraem ), y luego la trasladan a poblaciones cercanas a las "narcopistas" donde aterrizan las avionetas para recoger la ilegal mercancía.

La existencia del clan de los hermanos ayacuchanos Arce Medina se comprobó, según las fuentes antinarcóticos, cuando el cinco de julio del 2011 la policía antidrogas de Mazamari, Satipo, atrapó al narcotraficante Miguel Aroné Aguilar con 30 kilos de pasta básica de cocaína en Puerto Ene. "Cuando fue interrogado, Miguel Aroné identificó a los dueños de la droga. Dijo que era de los hermanos Arce Medina. Desde esa fecha, la organización de los Arce Medina ha crecido considerablemente. Son los dueños de las narcopistas de Satipo. Incluso las alquilan. Son los reyes de las narcopistas", explicaron las fuentes antinarcóticos. Máximo, Zósimo y Sergio Arce Medina afrontan siete requisitorias cada uno por dirigir una organización dedicada a la exportación de droga. A ellos se suma Atilio Suárez Pérez, miembro de la familia política de los Arce. De los tres hermanos, Sergio Arce Medina, más conocido como "Chipy", es el responsable de las negociaciones con los compradores peruanos y extranjeros de pasta básica y cocaína.

Puerto Ene, una pequeña localidad compuesta por unos 250 habitantes, la mayoría ayacuchanos, huancaínos y cusqueños, donde la mayoría de negocios son bares y prostíbulos, es el punto de encuentro de los hermanos Arce Medina.
Es en ese pequeño lugar desde donde cierran sus millonarias ventas de droga.
 
INFIERNO NARCO
 
"Ellos trabajan de incógnito en Puerto Ene porque es un lugar estratégico. Desde ese punto dominan el tráfi co de los vuelos con droga. No se les escapa nada", indicaron las fuentes antidrogas. Máximo Arce Medina, "Caquicho", el mayor de los hermanos, es el responsable del traslado de la droga. Y Zósimo Arce Medina, "Zorro", se dedica a dotar de seguridad al cargamento de droga hasta el momento en que la avioneta se lleva la mercancía ilícita. De acuerdo con los informes de inteligencia de la Policía Antidrogas de Mazamari, el clan de los Arce Medina puede despachar hasta dos vuelos con 350 kilos de pasta básica con destino principalmente a Bolivia, donde la conversión a cocaína es más fácil y barata, debido al incremento al control de los insumos químicos en el Perú. El martes 17 de diciembre, alrededor de 220 efectivos de la Brigada Especial de Inteligencia Lobo, compuesta por agentes de la policía antidrogas, la policía antiterrorista y las Fuerzas Especiales Conjuntas (FEC, integradas por los comandos de élite del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea), inició la ejecución de la "Operación Infierno Verde" en Satipo.

El objetivo de la operación es inutilizar los terrenos acondicionados como aeródromos. Hasta este jueves han sido voladas 20 narcopistas por los agentes de la Brigada Especial de Inteligencia. En todo el Vraem han sido identificadas 120 pistas y en Satipo serían 35. Desde que en el 2001 Estados Unidos dejó sin efecto la entrega de información de inteligencia al gobierno del Perú sobre vuelos del narcotráfico, las organizaciones criminales han reactivado los despachos aéreos de droga . "Como no hay interdicción aérea, se ha incrementado la destrucción de las pistas clandestinas para disminuir el flujo
de los envíos de droga", dijeron las fuentes antinarcóticos.

La República presenció la eliminación de 10 narcopistas emplazadas en Paquichari, Puerto San Miguel y Puerto Ene. Durante la "Operación infierno Verde", las autoridades de la Brigada Especial de Inteligencia Lobo explicaron que además del clan de los hermanos Arce Medina, hay otras organizaciones que se han sumado al negocio de la exportación aérea de droga en el Vraem.
 
LA COMPETENCIA
 
Las fuentes mencionaron a las organizaciones criminales conocidas con los apelativos de "Motoco", "Platanazo", "David", "Artemio" y "Chino". Estas bandas cuentan con pistas clandestinas en la provincia ayacuchana de La Mar y en la cusqueña de La Convención. Los narcotraficantes habilitan zanjas a los costados de las pistas ilegales donde ocultan los alijos de droga, hasta que aterrizan las avionetas para recoger el cargamento.

Para evitar la interceptación del traslado de la droga desde los centros de producción y de acopio en el Vraem, las mafias utilizan intensamente el transporte fluvial para transportar los estupefacientes mediante la modalidad "hormiga". Esto es, kilo por kilo. Por este motivo, la Marina ha aumentado notablemente el patrullaje por los ríos Ene, Apurímac y Mantaro con modernas patrulleras o aerodeslizadores Hovercraft de fabricación inglesa. La "Operación Infierno Verde" fue supervisada por el viceministro de Políticas para la Defensa, Iván Vega Loncharich. En el lugar también actuaron el jefe de la Dircote, general PNP Vicente Álvarez Moreno, y el titular de la Dirandro, general PNP Vicente Fernández Romero. Con ellos estuvo el jefe del Comando de Inteligencia y Operaciones Especiales Conjuntas (CIOEC), general EP Moisés Del Castillo Merino.

La presencia de los agentes de la Dircote respondió a que los senderistas dirigidos por los hermanos Víctor y Jorge Quispe Palomino cuentan con columnas armadas por la zona que cobran "cupos" a los narcotraficantes a cambio de ofrecerles seguridad para el desplazamiento de sus cargamento de droga.

A raíz de la muerte de Orlando Borda Casafranca, "camarada Alipio", han sido desplazados a San Martín de Pangoa los terroristas "Dino" y "Fernando", para que se encarguen del control y seguridad de los alijos de droga.

El propósito de la "Operación Infierno Verde" es destruir por lo menos el 50 por ciento de la totalidad de aeródromos de los narcos que operan en el VRAEM.
 
EN CIFRAS

220 efectivos de la Brigada Especial participaron en la operación.
10 helicópteros MI-17, Mi-35 y Bell 212 trasladaron a los efectivos de Lobo.
5 patrulleras Hovercraft de la Marina de Guerra fueron desplegadas.
5 toneladas de explosivos se han utilizado hasta el momento para volar las narcopistas.

 

Te puede interesar