Cardenal Cipriani reclama tolerancia cero, pero pide no hacer leña de árbol caído

Excesos. Arzobispo de Lima minimizó caso de pedofilia del ex obispo Gabino Miranda pese a que el Vaticano lo destituyó. Además, culpó del escándalo a la prensa y pidió misericordia.

22 Sep 2013 | 4:30 h

A pesar de que se ha confirmado que el ex obispo auxiliar de Ayacucho Gabino Miranda ha sido expulsado de la Iglesia Católica y ya es investigado por la Fiscalía por presunto delito de pedofilia, el Arzobispo de Lima Juan Luis Cipriani trató de minimizar el caso e incluso pidió tener misericordia con el sancionado sacerdote.

"En estos temas de cualquier situación de pedofilia , la Iglesia exige una claridad y transparencia y justicia muy grande. No sé qué tendrá que decir el propio interesado al respecto. Es muy dolorosa, si es como menciona, una situación de este estilo, pero las personas tienen derecho a defenderse y a saber qué ha pasado", expresó.

En entrevista telefónica desde el Vaticano con Radioprogramas del Perú, Cipriani trató también de hacer creer que "recién tomaba conocimiento de la noticia", cuando ya se sabe que el 15 de agosto monseñor Salvador Piñeiro , Arzobispo de Ayacucho , comunicó a las autoridades de esa jurisdicción eclesial que Miranda ya no era obispo ni sacerdote.

"Estando en Roma me resulta difícil interpretar temas tan delicados", dijo, para luego culpar a la prensa del barullo generado por el caso.

"Comprendo que determinadas líneas del periodismo busquen escándalo", acusó.

En otro momento Cipriani reveló que la trayectoria sacerdotal de Gabino Miranda no le resultaba ajena, aunque de inmediato advirtió que este no pertenecía estrictamente al Opus Dei.

"Conozco bastante bien su situación. Es una persona que tiene una dirección y una cercanía en espiritualidad, libremente escogida, con gente del Opus Dei, pero no es un sacerdote incardinado como somos los demás. El Opus Dei jamás va a tolerar o encubrir situaciones de ese estilo", afirmó.

Pese a ello, y en lo que parecía el uso de un doble discurso, un Cipriani distante del obispo que en nombre de la fe suele condenar acciones –incluso sociales y políticas– que se oponen a su punto de vista, esta vez primero deslindó su responsabilidad y luego pidió tener compasión con el acusado.

"En mí encontraron siempre verdad y transparencia y siempre que pueda mucha paciencia. No hagamos leña del árbol caído. No me parece de buen gusto que un obispo retirado (en alusión a Luis Bambarén , quien el jueves confirmó lo que hasta ese día era un rumor) haya hecho una denuncia un poco exagerada o por lo menos dura. El Papa nos habla de misericordia. Tolerancia cero, sí.. pero misericordia y justicia y el derecho a la defensa", declaró.

SE REÚNE CON FRANCISCO

Cipriani dijo que viajó a Roma porque hace dos semanas pidió audiencia al Papa Francisco y este se la concedió para mañana lunes.

Luego declaró que lo unía una amistad cordial con mons. Gerhard Muller , prefecto para la Doctrina de la Fe, y dijo que se habían inventado enfrentamientos con él debido "a posibles opiniones sobre la Teología de la Liberación".

"Estoy muy unido al Papa Francisco ", insistió.

Te puede interesar