Bancada fujimorista: ¿Quiénes son los guardianes del statu quo?

Miembros del grupo parlamentario Fuerza Popular han sido principales responsables de frustrar proyectos de ley como Unión Civil y aborto en casos de violación.

29 Nov 2015 | 16:23 h

La bancada fujimorista de los últimos cuatro años es por demás polémica. Varios de sus miembros han causado indignación masiva en las redes sociales y en las calles, debido a sus posiciones radicales en lo que llamaban "defensa de la vida" o "de la familia", y en oposición a aquellas iniciativas que buscan reconocer ciertas libertades individuales.

"Sed de ver muerte"

Su huella más reciente la encontramos en el archivo del proyecto de ley de aborto en casos de violación, impulsado por el colectivo Déjala decidir. En la Comisión de Constitución, seis votos en contra sellaron su destino. Cuatro de ellos fueron de fujimoristas: Martha Chávez, Julio Gagó, Luz Salgado y Aldo Bardález. 
 
"Si quieren satisfacer su sed de ver muerte, deberían dirigirla contra el violador, no contra un ser inocente", sostuvo Martha Chávez en una entrevista con canal N y con ello dejó claro que para ella esta iniciativa no fue elaborada pensando en el bienestar de la niña o mujer violada, sino en la necesidad de matar.
 

#ParaRecordar: Así fue la votación final sobre la despenalización del aborto en casos de violación. Estos son los...

Posted by Déjala decidir on Martes, 24 de noviembre de 2015
 
Entre sus arremetidas contra la propuesta legislativa, Chávez llegó a dar lecciones de estética, al criticar a las manifestantes que se desnudaban en señal de protesta, porque estaban "exhibiendo cuerpos muy desagradables". 

Minorías no cuentan

Una historia similar ocurrió con la Unión Civil, que halló sus principales, y mortales, detractores en Chávez, Julio Rosas y Carlos Tubino. Rosas llegó a presentar un millón de firmas contra el proyecto de ley que hubiese permitido que las parejas homosexuales sean reconocidas ante el Estado y gocen de los mismos derechos que cualquier unión heterosexual, excepto la de adoptar.  
 
"Si bien respetamos al homosexual como persona, no podemos aceptar la homosexualidad como tal, son dos cosas diferentes (…) Esa práctica no es aceptable a la luz de la biblia”, sostuvo Rosas, quien pertenece a la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera, dejando en claro que su decisión no se amparaba en la Constitución sino en el sagrado libro de la religión que profesa. Este parlamentario abandonó el fujimorismo cuando su lideresa, Keiko Fujimori, modificó su postura en Harvard y dejó entrever que aprobaba el reconocimiento de la unión homosexual. 
 
Bajo la óptica de Martha Chávez, quien pertenece al grupo ultraconservador Opus Dei, el Congreso no debe legislar para las minorías, las más desprotegidas: "¿Los derechos se crean para las minorías? Es un contrasentido", declaró a Perú21 respecto a la Unión Civil.

LGTBI desprotegidos

En julio de 2013, el Congreso rechazó la propuesta incluir los asesinatos por orientación sexual entre los crímenes de odio, cuyas sanciones en el Código Penal son más graves. El pastor Julio Rosas alegó que no es posible “estar incorporando algunas categorías que tergiversan nuestro ordenamiento jurídico”, en alusión a la orientación sexual y la identidad de género. La comunidad de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales (LGTBI) aún reclama por este derecho, pues continúa desprotegida mientras sus miembros siguen siendo asesinados por el solo hecho de ser como son.
 
Un asomo de explicación para esta decisión la brindó el parlamentario Carlos Tubino en entrevista con canal N: "¿Qué cosa es ‘homofóbico’? Es un término hecho en los años sesenta por un psicológico en apoyo a la comunidad gay (...). La homofobia no existe, tú puedes tener claustrofobia o hidrocefalia y cosas por el estilo, pero no existe ese término".

Poses electorales

El sociólogo y analista político Sinesio López explica que este conservadurismo fujimorista proviene de dos fuentes. "Por un lado, de la bancada como tal, que es una bancada conservadora. Esto viene del fujimorismo como tal", señaló.
 
"La segunda fuente es que la mayoría de ellos pertenecen a corrientes de la Iglesia Conservadora o del protestantismo", agregó.
 
López enfatizó que estas posiciones reflejan la esencia del fujimorismo y que, por tanto, representan también la real postura de su lideresa y candidata presidencial, Keiko Fujimori. "Por más que Keiko trate de mostrarse progresista, en realidad todos ellos son una bancada muy conservadora. Ella se ha dado cuenta de que tiene un porcentaje del cual no sube. Entonces, la única forma (de subir en las encuestas) es ampliar sus posiciones electorales hacia el centro o centroizquierda (...). Son poses electorales, en realidad no es que crea en ello. Es por ello que viene reclutando a gente que alguna vez pasó por la izquierda (como Vladimiro Huaroc)", explicó. 
 

Te puede interesar