Colombia se retira de la jurisdicción de La Haya para evitar nueva demanda marítima de Nicaragua

Presidente Santos precisa que renuncia al Pacto de Bogotá es a partir de la fecha. Es decir, no desconoce reciente fallo de la CIJ. Y según la canciller colombiana, María Holguín, tampoco se está “irrespetando el derecho internacional”. Asuntos de soberanía ya no se someterán a los tribunales internacionales.Repercusión.

28 Nov 2012 | 23:30 h

Colombia decidió retirarse del tratado a través del cual reconocía la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), luego de que ese tribunal cedió a Nicaragua una extensa y rica zona marítima en el Caribe administrada por Bogotá, anunció el presidente Juan Manuel Santos.
Si bien expertos advirtieron que con ese procedimiento Colombia no puede evadir el fallo del principal órgano judicial de Naciones Unidas, que es de obligatorio e inmediato cumplimiento, buscaría evitar decisiones futuras en su contra ante eventuales nuevas demandas de países vecinos.
"He decidido que los más altos intereses nacionales exigen que las delimitaciones territoriales y marítimas sean fijadas por medio de tratados, como ha sido la tradición jurídica de Colombia, y no en sentencias proferidas por la Corte Internacional de Justicia", dijo Santos en un acto de Gobierno.
"Las fronteras terrestres y los límites marítimos entre los estados no deben quedar en manos de una corte, sino que deben ser fijados de mutuo acuerdo por los estados mediante tratados", precisó.
Santos reveló que Colombia denunció el Pacto de Bogotá, también conocido como el Tratado Americano de Soluciones Pacíficas, un acuerdo internacional suscrito el 30 de abril de 1948 que impone la obligación a los países que firmaron de reconocer la jurisdicción de la CIJ y de buscar la solución concertada a los conflictos.
Colombia no ha acatado el fallo de la Corte Internacional y anunció que analiza interponer recursos jurídicos de aclaración o una revisión.
Si bien la CIJ ratificó la soberanía de Colombia sobre siete islotes que reclamaba Nicaragua, además de las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, el fallo le costó una parte de su plataforma marítima que tiene potencial económico, principalmente pesquero y petrolero.
CAMBIO DEL LíMITE
El tribunal modificó como frontera entre los dos países el meridiano 82, de acuerdo con la interpretación de Colombia, lo que amplió la jurisdicción de Nicaragua en el Caribe.
Las posibilidades de que el fallo sea modificado son casi nulas, por lo que la única opción que tiene Colombia si no quiere acatarlo es declararse en rebeldía, lo que según analistas y expertos sería una decisión contraria a la tradición histórica de Bogotá de respetar el derecho internacional.
Analistas y expertos han advertido de que si Colombia decide no acatar el fallo, podría crear tensión en la región por el respaldo que recibiría Nicaragua de países como Venezuela, Ecuador y Bolivia.
Otras naciones que decidieron desconocer la jurisdicción de la CIJ son Noruega, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.
Santos sostuvo que el fallo de la CIJ afectó los tratados limítrofes vigentes con varios países de Centroamérica y el Caribe, pero agregó que su país seguirá buscando soluciones pacíficas a las disputas internacionales.
tensión marítima
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, que envió barcos hacia la zona marítima que le cedió el tribunal, dijo que confiaba en que Colombia respetará y reconocerá el fallo.
Colombia mantiene los barcos de su armada en la zona en disputa con el argumento de que lo hace para defender su soberanía, proteger a los residentes de las islas y combatir el crimen transnacional, principalmente el narcotráfico.
La negativa del Gobierno de Bogotá a aceptar el fallo podría llevar a que Nicaragua acuda a altas instancias de Naciones Unidas para hacer respetar la legislación internacional, de acuerdo con expertos. Managua anunció a comienzos de la década de 1980 que desconocía el tratado Esguerra Barcenas de 1928 que establecía los límites con Colombia, con el argumento de que se firmó cuando Nicaragua estaba bajo la ocupación de tropas de Estados Unidos.
En 2001, Nicaragua inició una demanda en La Haya. Si bien ese tribunal ratificó en el 2007 la soberanía de Colombia sobre las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, con el reciente fallo cambió los límites y dejó a dos islotes colombianos encerrados en aguas nicaragüenses. 

La CIJ no se pronunciará sobre decisión de Santos

1.La Corte Internacional de Justicia (CIJ) declinó pronunciarse sobre la decisión de Colombia de retirarse del Pacto de Bogotá, que reconoce la jurisdicción de ese tribunal de la ONU, en protesta por el fallo del litigio que le enfrentaba con Nicaragua. Fuentes de ese organismo jurídico internacional consultadas por EFE declinaron pronunciarse al respecto por considerar que "ésta es una cuestión política".
2.El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, confirmó haber recibido el aviso de Colombia de su retirada del Pacto de Bogotá, que reconoce la jurisdicción de la (CIJ) de La Haya, en rechazo al fallo que definió nuevos límites marítimos con Nicaragua.
3.La CIJ concedió a Nicaragua más de 70.000 kilómetros cuadrados de mar, ricos en pesca y otros recursos naturales, que convierten en enclaves dos de los cayos otorgados a Colombia, con lo que este país pierde además frontera marítima con otras naciones, como Costa Rica.

Te puede interesar