Movadef desde dentro

El fin de semana pasado, en algún lugar de Lima, centenares de militantes inauguraron el II Congreso Nacional del Movadef. Mientras tanto, el Conare que ellos controlan pone en jaque al gobierno. Y jóvenes estudiantes no dudan en poner su rostro para defender a Abimael Guzmán. ¿Cómo sucedió todo esto sin que nadie pudiera detenerlo? Aquí, la historia de cómo se deslizó el elefante en la cristalería.AMENAZA

12 Ago 2012 | 2:16 h

Marco Sifuentes.
INFOS/


Lo primero que le sorprendió al hackear el mail de Movadef fue lo fácil que resultó.

A inicios de año, esta persona, a quien llamaremos Henry, indignado por las apariciones de jóvenes militantes del neosenderismo, ingresó al blog del movimiento, se topó con el mail movadef@hotmail.com y se le ocurrió, casi como jugando, intentar hackearlo. Le achuntó a la primera. Puso la opción “olvidé mi password” y se topó con una pregunta de seguridad: “¿Quién es tu profesor favorito?”
—Abimael.

Así de fácil. Una vez adentro se dio cuenta que los más asiduos corresponsales eran jóvenes, la mayoría universitarios o de institutos superiores, que preguntaban cómo contactarse con ellos. La mayoría de veces la respuesta era vamos a estar en tu universidad tal día en tal evento cultural.


Otras veces los correos eran de gente demasiado interesada en “sus ideas” o que ofrecían poner “recursos a su disposición” en sus respectivas provincias. A ellos no les contestaban; Henry cree por cautela. Incluso les escribió el familiar de un general montesinista, interesado en la propuesta de amnistía general de Movadef. Como veremos más adelante, no era la primera vez que ocurría este tipo de contactos.


EL SEGUNDO CONGRESO


—¡Enarbolar la nueva línea política general para desarrollar el Movadef, librando la lucha contra la derecha!
Unas 200 personas gritaron esta consigna en algún lugar de Lima. Así, el sábado 4 de este mes, temprano por la mañana, se inauguró la I Sesión Plenaria del II Congreso Nacional de Movadef.

A la vieja usanza del PCP-Sendero Luminoso, los congresos del Movadef pueden tomar meses, puesto que se realizan en varias sesiones. De esta manera, el I Congreso Nacional de Movadef se inauguró el 27 de noviembre de 2010, en Surquillo, y se clausuró el 7 de enero de 2011, con la elección de los candidatos que postularían al Legislativo en las elecciones del año pasado.

En aquel entonces, se reafirmó la decisión de inscribir a Movadef en el registro de partidos del JNE.
Año y medio después, el II Congreso se inauguró con un ánimo distinto. El JNE había rechazado su inscripción y la atención mediática sobre ellos es casi permanente. Para algunos militantes eso significa que se les han cerrado los espacios democráticos y que las condiciones han cambiado. La dirigencia, en cambio, conserva la sangre fría y ha decidido insistir con la vía electoral:
—Engels nos ha enseñado que el abstencionismo absoluto es imposible, una majadería.
Al II Congreso llegaron comités de Áncash, Junín, Puno, Ayacucho, Piura, Arequipa y Lambayeque. Había universitarios, profesores de Conare, excondenados por terrorismo, de todo. Estuvieron sumergidos en debates durante dos días. “Estamos haciendo un trabajo fuerte de doctrina”, fue lo único que Manuel Fajardo, Secretario General del movimiento, pudo declarar.

Se distribuyeron documentos de estudio para construcción de nuevas consignas. El II Congreso tiene un carácter “sistematizador y académico”, en el que los integrantes realizarán una “investigación social de las necesidades del pueblo”. La idea, en resumen, es mapear el terreno en el que están construyendo su movimiento.

Se formaron comités y subcomités, y a cada uno se le ha asignado la investigación de un aspecto de la realidad social. El domingo en la noche, todos ellos volvieron a sus bases, para investigar los temas acordados. La segunda sesión, en la que expondrán sus conclusiones, se realizará en setiembre de este año.


DEL APOYO FAMILIAR AL CONTROL CONSTITUCIONAL

Henry no encontró mucho más en el mail hackeado. No había correos de dirigentes ni de familiares ni de ex condenados por terrorismo. Todos ellos, en realidad, se articulan con Movadef de otras formas. De hecho, todos ellos se vienen articulando desde los 90's a través de distintos frentes, movimientos, asociaciones, sindicatos, gremios y todo tipo de organizaciones sociales.

—Pero lo mejor que hicimos fue el Movimiento Popular de Control Constitucional —dice, sonriendo con satisfacción, un dirigente del Movadef.

Para entender el surgimiento del Movadef es necesario regresar al 2002. Hasta entonces, el principal organismo legal del Sendero “acuerdista” —el que se plegó al Acuerdo de Paz de Guzmán de 1993— era la Afadevig, siglas de la Asociación de Familiares de Presos Políticos, Desaparecidos y Víctimas de Genocidio (sic).

La Afadevig era (y es) la principal correa de transmisión de los mensajes de la cúpula senderista, entonces casi toda encerrada en la Base Naval, a sus huestes en las distintas prisiones del país.

Con el cambio de siglo, Abimael Guzmán planteó la “Solución Política a los Problemas Derivados de la Guerra” y “Luchar por la Reagrupación de las Fuerzas Partidarias”. Había que dar otro paso. Así, en el 2002, se formó el Movimiento Popular de Control Constitucional (MPCC).

Aquí ocurrió la primera sorpresa. Manuel Fajardo (entonces abogado de Guzmán), Marcelino Tineo (un senderista que acababa de salir de prisión) y Walter Humala (un cantante folclórico, primo de los Humala que se habían levantado en Locumba), apoyados por Afadevig, salieron a la calle a buscar firmas. Querían plantear una acción de inconstitucionalidad contra la legislación antiterrorista heredada del fujimorismo. Firmaron 5.186 personas. Bingo.


Acorralados por lo que ellos consideraban flagrantes inconstitucionalidades en la legislación antiterrorista de los 90's, el Tribunal Constitucional le dio la razón en parte al MPCC. La sentencia del 3 de enero de 2003, expediente 010-2002-AI/TC, es casi dolorosa de leer. Los magistrados no pudieron más que admitir muchos de los argumentos de los senderistas, entre ellos, la inconstitucionalidad de la cadena perpetua.
—Todo eso fue idea del doctor Guzmán, por si acaso —dice uno de los gestores del “control constitucional”, señalándose la sien con el índice—. A él se le ocurrió todo, nosotros sólo ejecutamos.

Luego siguió una larga y complicada serie de recursos legales. El resultado: de 2.100 presos de Sendero Luminoso en el 2002, diez años después solo quedan en prisión 655.


VIEJAS TÁCTICAS, NUEVA SANGRE

Pero no son los terroristas liberados los que dan la cara por Movadef, sino los universitar
ios veinteañeros. Que el rostro del neosenderismo sean los jóvenes ha sido particularmente irritante para la opinión pública. Esta irritación, por supuesto, también había sido calculada por la dirigencia.


—Eso se decidió en el I Congreso, luego de ver la reacción al video de San Marcos.
Para esto tenemos que dar otro salto en el tiempo: al 11 de setiembre de 2009. Ese día Fajardo y Alfredo Crespo, presentaron el último libro de Guzmán: “De puño y letra”. Allí se anunció la creación de un nuevo organismo: el Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales.

El Movadef se fundó el 23 de noviembre de ese año, y eligió a su Comité Nacional, integrado por 11 personas, de las cuales 7 habían purgado pena por terrorismo.

Una de las ex convictas es Lourdes Carpio, quien, gracias a un juicio, fue reincorporada como profesora en San Marcos. Carpio dicta clases en la Decana de América y maneja la Asociación Única de Docentes de San Marcos (Audusm).

Carpio no es la única vinculada a Sendero en San Marcos. De hecho, durante los 90's, una organización filosenderista, el FER Antifascista, logró sobrevivir aliándose a los interventores enviados por Fujimori a la universidad. Muchos de ellos tuvieron que replegarse durante el rectorado de Manuel Burga, pero en las administraciones subsiguientes consiguieron una convivencia que les permitió dos conquistas más que simbólicas.

En abril del 2009, alumnos prosenderistas tomaron la vieja residencia estudiantil, convertida en Pabellón de Informática. En ese edificio se adoctrinó a cientos de estudiantes en los 80's y 90's. Querían repetir la historia; y lo consiguieron. El pabellón volvió a convertirse en residencia estudiantil y, desde entonces, ellos son la ley allí.

—¿Acaso ahora vienen muchos alumnos de provincias a estudiar en San Marcos? —se pregunta un profesor de la universidad—. No, pues, ya no es como antes. Los que están allí no cumplen los requisitos para una habitación. Pero Sendero es el que decide.

El otro bastión es el Comité de Comensales, que incluso tiene un local en el Comedor Universitario. Su joven dirigencia no pertenece formalmente al Movadef, sino a otro viejo conocido, el FER, ahora rebautizado como FER - RCD (Retomando el Camino Democrático), que pregona el MLM (marxismo - leninismo - maoísmo).

Fue precisamente en el Comedor donde se grabó el famoso video de junio de 2010 en el que se ve una treintena de personas marchando con banderas rojas y profiriendo consignas senderistas.

Me sorprendió y me agradó la recepción en San Marcos —dice uno de los dirigentes presentes en la pequeña marcha. No habían esperado ese nivel de organización y entrega.

Tampoco habían esperado que hubiese un video de esa marcha y, menos aún, la polémica que levantó cuando se hizo público.

Eso los llevó a decidir, en el I Congreso de noviembre de 2010, que los jóvenes tendrían que ser el rostro de Movadef. La indignación y la agitación que han seguido a cada una de las apariciones públicas de estos muchachos solo les han confirmado que tomaron la decisión correcta.


CONARE NO ES SUFICIENTE

Otro de los acuerdos de ese I Congreso fue suavizar la iconografía del movimiento. Alejarse de la hoz y el martillo; remplazar las banderas rojas por pancartas amarillas. Su objetivo principal era (y es) inscribirse como un partido legal. Todas las otras acciones políticas tienen que estar supeditadas a ese objetivo, especialmente si todos los reflectores están sobre ellos.

—No somos locos para meternos contra un tren en marcha.

Por eso es que lo que está pasando con el Conare no es exactamente lo que tenía planeado Movadef.

Los militantes del movimiento nunca están a la cabeza de las protestas. Ellos se introducen en los gremios, sindicatos y frentes regionales, se identifican con sus plataformas de lucha y aportan lo que los empresarios llamarían el “know-how” para realizar medidas de fuerza. Pero nunca ocupan los cargos más altos.

La excepción involuntaria es Efraín Condori, actual presidente encargado del Conare. Dentro del Movadef, Condori ocupa un modesto lugar: Secretario de Organización del Comité Provincial de Melgar, en Puno. ¿Cómo así terminó liderando casi 50 días de huelga docente?

En el 2008, Oswaldo Esquivel, actual Secretario Nacional de Prensa y Propaganda del Movadef, era el líder del Fresut (Frente de Reconstitución del Sutep), el verdadero frente magisterial senderista. El Fresut se introdujo en el Conare, la facción del Sutep que se opone a la dirigencia de Patria Roja.

En ese momento el Conare era dirigido por Robert Huaynalaya, del movimiento Pukallacta (en quechua: Bandera Roja). Movadef y Pukallacta son maoístas, primos, y fueron aliados estratégicos durante años. Hasta que los delirios radicales de Huaynalaya lo tornaron inmanejable.

—Compañeros, la línea oportunista de derecha —dijo Huaynalaya refiriéndose al Fresut—  quiere paralizar el Conare. ¡Rechazarlos categóricamente!

Al que rechazaron fue a él. Los senderistas del Fresut se deshicieron de Huaynalaya en el 2010 y pusieron al frente del Conare al profesor Alberto Alvizuri, un profesor sin vinculación alguna con Movadef. Así fue como el Fresut fagocitó al Conare. El próximo objetivo: que el Conare fagocite al Sutep.

Pero en el camino ocurrió algo imprevisto: Alvizuri sufrió un terrible accidente a inicios de año y quedó con parálisis parcial. Alguien tenía que hacerse cargo. Entonces los ojos voltearon al que de verdad organizaba a las masas, el Presidente del Comité de Lucha: Efraín Condori.

Condori acaba de cumplir 41 años. Estudió en el Instituto Pedagógico de Azángaro y la primera vez que escuchó del Pensamiento Gonzalo fue en el local del Sute-Puno, a inicios de siglo.

Nuestra charla, en un local de la CATP (Central Autónoma de Trabajadores del Perú, una alternativa a la CGTP de Patria Roja) es interrumpida constantemente por una señora, nuestra única espectadora, que no se presenta pero que empieza a gritar cada vez que el tema de la conversación deja de ser el Conare y se orienta hacia Movadef.


—¡Ustedes, como periodistas, no pueden ir al grano, eso es violencia!

Cuando volvemos a hablar de la lucha del Conare, se sienta en una carpeta a mirar el techo, hasta que retomamos el rol de Condori en el Movadef y la señora grita y Condori se calla y mira la mesa. Esta ceremonia, en lenguaje comunista, se llama “bajada de línea”. Es evidente que Condori es un cuadro más logístico que ideológico en Movadef.

Por eso es que ahora la lucha es encabezada por Edí Camones, la Presidenta del Comité de Diálogo. Conare tenía la esperanza de que, con Camones a la cabeza, el tema deje de ser Movadef. No fue así.
A pesar de lo que muchos medios han reportado, Camones no es integrante ni simpatizante de Movadef. Ni ella ni muchos de los dirigentes ni, ciertamente, la mayoría de los profesores del Conare. Es más, a Camones se le considera cercana al nacionalismo (como varios de los maestros del Conare). Pero ella y otros 6 dirigentes sí firmaron un pronunciamiento de respaldo a Movadef, aunque ahora lo nieguen. Sucede, simplemente, que era un acuerdo sindical.

Y eso, bien visto, revela más de la fuerza de Movadef dentro de Conare: pueden conseguir que incluso gente que no comparte sus ideas, los respalde públicamente. De hecho, de los 20 mil maestros en huelga muy pocos son de Movadef y, sin embargo, todos están apoyando el punto 7 de la plataforma de lucha: derogar el DS 019-2010 que impediría que maestros vinculados al terrorismo vuelvan a las aulas.
Ese es, en realidad, el verdadero poder de Movadef: conseguir que la gente los necesite para reivindicar sus causas, causas tan desesperadas que no les importa aliarse con el senderismo para conseguirlas. El Conare no es el único ejemplo. Hay más. De ellos nos ocuparemos la próxima semana.

Te puede interesar