Policía logró rescatar a 160 personas secuestradas por senderistas en el Vrae

Desde el 2003. Video policial mostró rescate en operativo donde el guía fue un niño que escapó. Cautivos eran vejados por columnas de los Quispe Palomino.

29 Abr 2012 | 0:00 h

El secuestro y la esclavitud forzada, delitos cometidos por el narcoterrorismo contra poblaciones indefensas en el Valle de los ríos Apurímac y Ene (Vrae), son una práctica común desde hace casi dos décadas, según demostró un video policial difundido esta semana.

Las columnas senderistas al mando de los hermanos Quispe Palomino capturaban a niños y mujeres principalmente y los sometían a vejaciones, violaciones y adoctrinamiento bajo el pretexto de la lucha armada.

Pocas veces las fuerzas del orden podían acceder a la agreste zona de influencia narcoterrorista, pero desde el 2003 lograron rescatar a unos 160 cautivos.


Una de esos operativos ocurrió en el 2004, cuando un contingente policial al mando del coronel PNP (r) Alfredo Chávarri Estrada logró rescatar a familias enteras.

La incursión en la zona del Vizcatán en Huanta (selva montañosa en el límite entre Ayacucho y Junín) fue posible gracias a un niño, entonces de diez años, que logró fugar de un campamento senderista donde estuvo secuestrado desde los cinco años. El pequeño guió hasta el lugar a la patrulla policial,  movilizada en dos helicópteros desde la base militar de Mazamari, Satipo (Junín).


El operativo–narró Chávarri– utilizó la protección adecuada bajo el esquema de "sombrillas" de helicópteros y el descenso de efectivos con sogas bajo la modalidad de "farro". El resultado fue el rescate de quince personas, sin heridos ni muertos, a pesar del enfrentamiento con terroristas, quienes incluso lograron impactar a las naves.


Niño héroe

El niño que logró huir fue captado por Inteligencia de la Dirección contra el Terrorismo, Dircote. Con su ayuda se planificó la incursión al Vizcatán, donde el video muestra el rescate de ocho niños y bebés, cuatro mujeres y tres hombres.

"Vizcatán es una zona agreste y difícil para que los helicópteros aterricen, por eso hicimos un ablandamiento de esa zona con otro helicóptero de sombrilla y un buen piloto", recordó Chávarry.

El video policial muestra cómo las personas salen del monte, tras el abandono terrorista, dejando chozas miserables, depósitos de alimentos terroristas, paneles solares, una cancha para práctica de tiro y pozas de maceración de hoja de coca.

Al final, el niño cuya identidad está protegida, recibió en la base de Mazamari al grupo, entre ellos sus hermanos menores.

Según dijo Chávarry a un programatelevisivo, se dio protección a estas personas, se les reinsertó a la sociedad y hoy viven en sus comunidades.


En total –aseguró– desde el 2003 estos operativos lograron rescatar a 160 retenidos.  Muchos pequeños eran incluso hijos de terroristas nacidos en cautiverio, pues las mujeres eran utilizadas como instrumento sexual de los subversivos.

Otros secuestrados se habían convertido en combatientes senderistas y muchos no llegaron a la adultez, debido a enfermedades. Uno de los rescatados es hoy suboficial de la Policía y enfrenta a quienes fueron sus captores.
 

 

Claves

 

Los niños secuestrados –llamados "pioneritos"– que morían en cautiverio eran enterrados en fosas clandestinas, narró la ex rehén "Teresa" esta semana.

El ministro de Justicia, Juan Jiménez, anunció que el gobierno destinará este año 140 millones de soles para reparaciones a víctimas de la violencia terrorista.

Te puede interesar