Carlos Bruce: “La izquierda cree que es la única que puede hablar sobre derechos humanos”

Entrevista al primer congresista que aborda la lucha por los derechos de la comunidad homosexual.

16 Ago 2015 | 4:51 h

En una de las paredes de su casa, Carlos Bruce tiene una colección de máscaras de la diablada puneña. Antes de esta conversación, el fotógrafo le pide que se coloque frente a ellas para hacer algunas tomas. "Así se lo imaginará Cipriani", le decimos para romper el hielo. El ríe y por un momento guarda silencio, pero cuando le preguntamos por su relación con el arzobispo, cuenta que hace mes y medio se cruzaron en una emisora y por unos segundos Cipriani se quedó petrificado, como si hubiera visto al demonio. Bruce le estiró la mano y se dieron el apretón de rigor. "Antes conversábamos", añade el congresista y ríe.    
 
El 2011 dijo que “la falta de sensibilidad de Kuczynski garantizaba un periodo de convulsión social” en el caso de que fuera electo. ¿Qué tipo de magia obró en estos cuatro años para que ahora diga que él es la persona más preparada para gobernarnos?
 
(Ríe) Ese fue un comentario que se hizo tres semanas antes de la elección, al fragor de la campaña electoral. Referirse a frases que uno dijo años atrás, en medio de un país que necesita tantas cosas hacia adelante, realmente no me parece importante...
 
¿Ahora piensa que PPK es una persona con sensibilidad social?
 
Pienso que es una persona que no solo tiene sensibilidad social, sino que está recorriendo todo el Perú. Fíjese, el día de mañana (miércoles) se está yendo a Tarapoto, Yurimaguas, Moyobamba, Bagua. Está recorriendo el país entero porque los retos que hay que asumir de ahora para adelante son mucho más importantes que estarme yo refiriendo a cosas que se dijeron cinco años atrás en el fragor de una campaña electoral.
 
¿No se supone que debe haber un tema de consecuencia? El ex procurador Julio Arbizú dice que lo de usted es cálculo político.
 
Esa es su opinión. Yo me voy a referir a cosas de aquí para adelante, porque los retos que tenemos para dejarle a nuestros hijos, un mejor país, no se van a lograr comentando cosas que se dijeron cinco años atrás y en el fragor de una campaña. Los mediocres que sigan buscando los archivos de cinco, diez años atrás. Yo no miro para atrás, yo miro para adelante.
 
¿El tema del pasaporte de PPK es también un "tema antiguo"?
 
Sobre el tema del pasaporte y la nacionalidad, debo decirte que yo he visto los papeles. La candidatura de Pedro Pablo Kuczynski se va a inscribir como la de un ciudadano que solo tendrá una nacionalidad, que es la peruana, porque él nació en el Perú y con esa nacionalidad se va a inscribir. Él está renunciando a la nacionalidad norteamericana y ese es un hecho que se va a concretar de todas maneras antes de la inscripción de la plancha.
 
Como peruano, ¿no le pareció una viveza que el señor Kuczynski prometiera esto el 2011 y ahora, en el 2015, sigamos con ese tema?
 
No, y no ha sido resuelto no porque no se quisiera, sino porque era más complicado de lo que se creía. Resulta que al renunciar a la nacionalidad norteamericana hay que pagar una cantidad de impuestos que ascienden a un monto muy importante. Él, para honrar su palabra, lo está afrontando, está buscando el financiamiento para eso y no se inscribirá como candidato si no ha terminado los trámites para renunciar a la nacionalidad norteamericana.
 
Ha dicho que el 2006 PPK dejó un crecimiento económico que disfrutaron García y Humala. ¿No le está quitando algo de mérito a Toledo al decir eso? Hasta donde recordamos, el presidente fue él y no Kuczynski...
 
Pero el que manejó el Ministerio de Economía fue Kuczynski. Toledo tuvo el mérito de que dejaba trabajar a sus ministros, eso es verdad, pero él no se metía en el día a día, él no me citó a su escritorio para decirme “oye, vamos a hacer un programa de vivienda con subsidios del Estado”. No. Eso lo hicimos en el ministerio de Vivienda y le llevamos los decretos para que los firme. 
 
O sea, ¿el único artífice de las políticas que nos pusieron en crecimiento fue PPK?
 
Artífices somos todos los peruanos, pero quien diseñó los lineamientos para salir de esa crisis económica y dejar el país en crecimiento fue Pedro Pablo Kuczynski. El próximo año vamos a tener un país más complicado, con una mayor desaceleración, con exportaciones cayendo, con minerales cuyos precios no se recuperan todavía, de nuevo entramos en un problema de crisis económica. Necesitamos alguien que nos saque rápidamente de esa crisis y retomar el crecimiento que estábamos teniendo.
 
Pero el modelo económico se ha mantenido todos estos años.
 
Y ese ha sido el error, tenían que hacerse reformas para que el modelo siga funcionando, reformas en infraestructura para hacer el país más competitivo, todas las reformas relacionadas con el capital humano: salud, educación, seguridad, que tampoco se han hecho y ahora hasta las casas de los ministros son robadas. Entonces, efectivamente, Humala y García hicieron el muertito; dijeron: “esto está funcionando solito; entonces, no solo no lo voy a cambiar, sino que no me voy a mover". ¡No! Lo que había que hacer, apenas hubiera fondos, era esas reformas de segunda generación. Hemos desaprovechado diez años de crecimiento y de holgura económica en los gobiernos de García y de Humala.
 
Al lanzar su candidatura, PPK se autoproclamó progresista, aunque pocas personas le creen. ¿Usted también es progresista?
 
(Ríe) Todos queremos el progreso del país, por eso somos progresistas... Lo que ocurre es que hay grupos políticos que quieren arrogarse ser los únicos representantes de los derechos de las minorías o de lo que es el progreso social...
 
¿Se refiere a la izquierda?
 
Y yo me rebelo ante eso. Por ejemplo, la izquierda cree que son los únicos que pueden hablar de derechos humanos o de los derechos para los gays y las lesbianas. Yo no soy de izquierda, pero he defendido esos derechos, creo, como ningún otro congresista lo ha hecho en el Perú. Entonces, estas etiquetas de izquierda y derecha cuando se habla de inclusión, de no discriminación, de progreso social, no tienen sentido. Lo que hay ahora, más que gobiernos de izquierda o derecha, son gobiernos eficientes o ineficientes, y nosotros vamos a convocar a todas las personas, no importa cuál sea su orígen ideológico, para que colaboren en este afán de llevar adelante el país. Lo que estamos pidiendo es que vengan como personas, no estamos aliándonos con ninguna fuerza política.
 
Ha deslizado que gente vinculada a Fuerza Social ha tenido conversaciones con PPK. ¿Estas personas ya son parte del proyecto al que usted se ha integrado?
 
Algunas sí y otras no. PPK las va a anunciar en las próximas semanas. Quienes serán presentados, hasta donde creo, no han sido militantes de Fuerza Social, pero sí son gente que yo he conocido siempre como de izquierda.
 
No es falso, entonces, que esto de llamarse progresista tiene que ver con que PPK quiere ganarse ese bolsón electoral que tiene pensamientos de izquierda, pero que no se siente representado en las agrupaciones existentes...
 
No, el mensaje que queremos dar es que, repito, el concepto de progreso social no es propiedad monopólica de ningún grupo en particular. Uno puede ser libertario, que es nuestro caso, pero defender el derecho de las minorías o el derecho de la mujer a decidir por ella misma... Uno no tiene que ser de izquierda para defender eso.
 
En la segunda vuelta del 2011, PPK apoyó la candidatura de Keiko  Fujimori y usted dijo que evaluaba si votar en blanco o darle su voto a la ex congresista. ¿Votó por ella?
No, voté en blanco. Y ahora yo votaré por Pedro Pablo Kuczynski, porque la segunda vuelta va a ser entre ellos dos.
 
¿No cree que hay una relativización de lo que fue el fujimorismo para el país? Rospigliosi, que fue tan organizador de la Marcha de los Cuatro Suyos como usted, ahora colabora con Keiko; en el Congreso se hacen alianzas con este grupo, "no hay odios eternos", dice Juan Carlos Eguren...
 
Voy a empezar por lo último. Las alianzas que tú puedas hacer para una votación, en particular en el Parlamento, no significan en absoluto que estés adhiriéndote a sus principios o a su pasado. No. Tú tienes que conversar con todos si quieres sacar adelante un proyecto de ley, así son las reglas de juego y el que decide qué grupos políticos van a estar en el Parlamento no es uno, es el pueblo. Con respecto a lo demás, lo que ocurre es que en el escenario de la elección pasada teníamos un candidato que hablaba de cambiar el modelo económico, de cambiar la Constitución...
 
Cosa que no ocurrió.
 
¡Felizmente! O sea, felizmente este candidato incumplió todas sus promesas electorales. Ese es el mayor logro del presidente Humala... (ríe) Pero en esas elecciones, eso era lo que él estaba planteando. Entonces yo pensé: "por más que estas personas hayan sido mis enemigos, no van a hacer eso”. Por eso tuve la duda de votar por el presidente Humala, pero tampoco por Keiko. Voté en blanco. Hay que ponerlo en ese contexto, no es que la gente perdonó todo lo que el fujimorismo había hecho...
 
¿Qué piensa del fujimorismo?
 
Yo veo varios fujimorismos. Cuando converso con ellos, veo que hay fujimoristas que aprendieron de los errores que cometieron y que en privado lo reconocen y dicen que jamás los volverían a hacer. Hay otros fujimoristas que no, que se sienten muy orgullosos de lo que hicieron y que si vuelven al poder, lo volverían a hacer. Entonces, hay distintas alas. Al final, Keiko pretende ser un poco la expresión del fujimorismo bueno, pero sobre eso hay una gran duda: cuál sería el fujimorismo que termine gobernando. Ante esa duda, yo prefiero otra opción.
 
PPK se se ha referido a Alan García como un indultador de narcos. ¿Comparte ese calificativo?
 
Yo creo que en el gobierno aprista se cometió ahí un gravísimo error, que no parece ser un error fortuito. Está claro que era todo un carrusel de corrupción el que se había armado con esos indultos. Si el presidente García sabía o no, no lo sé, pero es responsable, porque esos indultos tienen su firma.
 
Si pensaba esto, ¿por qué ha pertenecido cuatro años a Concertación Parlamentaria con el Apra? En estos días se ha vinculado al Apra con actos de corrupción...
 
En estos días no he mencionado la palabra Apra en absoluto... Yo contesté una declaración un poco belicosa de Mauricio Mulder, pero no mencioné nunca al Apra.
 
Pero si a él le responde: "Prefiero estar en una casa vacía, pero honesta".
 
El que estemos en el Parlamento como parte de una bancada que tiene una agenda parlamentaria, de ninguna manera nos hace socios en un proyecto político. El hecho de que nosotros seamos bancada no significaba que ya todos hayamos firmado por el Apra, pues. Eso en absoluto.
 
¿Es cierto que es amigo de Alan, que se reúnen a veces?
 
No, no... creo que en estos últimos cuatro años lo he visto en una o dos ocasiones. No tengo el gusto de que sea mi amigo, no creo que sería malo que lo fuera, como por ejemplo, sí te puedo decir que soy amigo de Keiko Fujimori. Eso no significa que yo comparta sus puntos de vista. Yo no acepté la invitación del fujimorismo para integrarme a sus filas un año atrás, pero eso no impide que sea amigo de Keiko. De Alan no soy amigo.
 
¿Cuál es la verdadera razón por la que no aceptó quedarse en el Apra? Mulder dejó entrever que usted "arrugó", que sintió que tendría mucha competencia porque es un partido con cuadros...
 
(Ríe) No, yo he estado varias veces en el local del Partido Aprista porque me han invitado a dar charlas y si me invitaran de otros partidos, también iría. Y sí, me hicieron un ofrecimiento pero tomé la decisión de integrarme al poyecto de PPK por una sencilla razón: lo conozco, hemos trabajado cuatro años juntos, sé cómo piensa y sé de su capacidad para sacar adelante el país. Además, hay algo importante: al margen de las habladurías, él no tiene ninguna acusación de corrupción pendiente. 

Te puede interesar