“No he cometido faltas éticas”

29 Jun 2011 | 0:00 h

Entrevista/Rosa María Palacios. Periodista y abogada. Conductora de televisión confiesa su sorpresa por decisión de directivos mayoritarios de Canal 4 de cerrar Prensa Libre por un programa de entretenimiento.

Inés Flores.

¿Se sorprendió de que no le renueven el contrato del programa Prensa Libre?

La verdad que sí... ¡Son siete años! Había el rumor de que esto iba a pasar. Yo ya había manifestado a la directora del canal, Laura Puertas, y al presidente del directorio, que por mi parte no había ningún inconveniente en renovar mi contrato.

¿Cómo se enteró?

Hoy (ayer) en la mañana me llamó Lucho Miró Quesada y me dijo que la intención del directorio de Canal 4 era cambiar la parrilla (programación) de la noche a una parrilla de entretenimiento de lunes a viernes... y que van a sacar la política del aire de lunes a viernes, y no había lugar para una renovación del contrato. Esa ha sido la posición de los seis directores del diario El Comercio: Lucho Miró Quesada, José Antonio Miró Quesada, José Antonio García Miró, Pablo Llona, Martha Meier y César Pardo Figueroa. La posición de los tres directores de La República fue contraria.

¿Se justifica el reemplazo de un programa político por uno de entretenimiento?

Prensa Libre ha estado entre los seis programas más vistos del día. Termina después de las 12 de la noche, lo que es todo un récord histórico. Tenía una facturación importante y costos muy económicos. Era un programa muy rentable. La última encuesta de Apoyo de mayo de este año señalaba que, después de Cuarto Poder, era el programa de mayor credibilidad.
No había justificación para levantar el programa…

No tenemos una denuncia de difamación ni un caso importante de metida de pata garrafal. He hecho un trabajo muy decente, no he cometido ninguna falta ética a los principios rectores del canal. No hay ninguna razón comercial ni periodística para no continuar el contrato.

Gustavo Mohme Seminario, accionista del canal, dice que en la práctica es una censura a un programa de alta credibilidad y rentabilidad de América TV. ¿Siente que ha sido censurada?

Sí, porque me impiden volver a salir.

Ellos podrían alegar que se cumplió el contrato y que los dueños tienen la opción de decidir…

Esto no es un tema legal, el tema legal está sujeto a mi entera satisfacción y la de ellos…

Si no es legal, ¿qué es?

Es político. Es un tema de política informativa. Acá hay un tema de libertad de prensa, ¿qué contenido quieres que se difunda? y ¿qué contenido no quieres que se difunda? Evidentemente, el tipo de trabajo que hago no es del gusto de algunos, por lo menos de los que representan a la familia Miró Quesada.

¿Cree que la presión política va más allá de los dueños?

Eso no lo sé porque son seis, y cada uno de ellos tendrá sus propios problemas.

Ud. asumió una posición crítica sobre la línea editorial de Canal 4 en la campaña electoral. ¿Cree que eso influyó en esta decisión?
Es posible. Eso lo tienen que responder los seis directores, porque yo no encuentro razón alguna para decir que van a hacer un cambio de la parrilla cuando no han presentado un plan de cambio de la parrilla al resto de directores. Yo tuve una posición respetando los principios que había firmado como parte del contrato.

¿Qué dicen esos principios?

Nos obligaban a ser plurales, independientes y a respetar la democracia y los derechos humanos. La línea editorial la he cumplido escrupulosamente. Si ellos tienen otra idea de lo que debe ser un programa político no me la dijeron, pero sí sé lo que dijeron abiertamente a Laura Puertas para que nos advierta… y para mí esto es política, porque no hay nada más político que desaparecer la política de la pantalla.

¿Le han pasado la factura?

Hay una sanción por tener libertad de pensamiento, si no me darían un premio... y mi premio sería seguir ahí .

¿Qué cree que molestó más a los propietarios?

No lo sé, no he tenido ningún intercambio previo con ellos. Nunca recibí una llamada para decirme: esto me gusta y esto no me gusta. Solamente cuando Laura Puertas iba a salir, la discusión era que se había humanizado a Humala, lo cual es una estupidez completa.

Entonces, ¿qué pasó?

Presumo que a veces van a sitios y les dicen: ‘¡Oye, no puede ser que Rosa María Palacios no haga campaña por Keiko Fujimori!’, y eso les pueda molestar, o que les moleste que entreviste a Humala... pero nunca me lo han dicho.

“He pedido que no renuncien por solidaridad...”

¿No cree que su salida tenga que ver con el caso BTR, sobre el cual su programa ha difundido mucho en estos días?

Me da mucha pena no salir al aire hoy porque había muchísima información (sobre BTR), y espero que los demás medios lo cubran profusamente. Este caso es increíble, porque he terminado siendo testigo de muchas cosas. Creo que ha sido una infeliz coincidencia. Hace 7 años no podíamos saber que el 30 de junio iba a haber una audiencia de (Elías) Ponce.

¿Cómo está la situación de sus colegas en América TV?

He pedido a toda la gente que trabaja en Canal 4 que no renuncie por solidaridad... tienen que seguir peleando el espacio que tienen. Son los mejores periodistas.

Eres una abogada convertida en periodista, ¿qué reflexión te deja esta experiencia?

Así es el periodismo, así es el periodista. Son gajes del oficio. Lo importante es que tú conserves siempre tu independencia, tu libertad de criterio y hagas las cosas éticamente correctas.

¿Cómo te sientes?

Ya sabía que algo se venía. Estoy agradecida con toda la gente que he conocido. Voy a extrañar mi trabajo, voy a extrañar al público... porque me encanta mi trabajo.

¿Ya has recibido ofertas de trabajo?

Intenciones sí, pero ninguna propuesta firme.

Te puede interesar