“Cargamento donde se encontró droga pertenecía a ‘Olluquito’”

16 Mar 2011 | 0:00 h

Testimonio. Habla Leoncio Ayllón, dueño de la agencia aduanera contratada por “Hayduk”. Walter Martínez, hijo del empresario Eudocio Martínez, cuya familia financió la campaña de Keiko Fujimori, es el único procesado por caso de narcotráfico.

Ángel Páez.

El testimonio del presidente del directorio de la agencia aduanera Perú Mundo, Leoncio Ayllón Petit, es clave en el caso de narcotráfico que involucra a la familia del empresario pesquero Eudocio “Olluquito” Martínez Torres. El 15 de marzo de 1993, empleados de Perú Mundo, cuando se encontraban acondicionando 100 toneladas de harina de pescado con destino a Colombia por encargo de la pesquera Hayduk, detectaron la presencia de pasta básica. Los dueños de Hayduk negarían ante las autoridades haber pretendido exportar la harina de pescado y afirmaron que el cargamento había sido vendido a un colombiano identificado como Luis Sánchez Morales, nombre que luego se revelaría falso. Sin embargo, Leoncio Ayllón sostiene que Hayduk contrató a su empresa Perú Mundo para la exportación de la harina de pescado y que jamás tuvieron contacto con el supuesto Sánchez. Como reconoció la propia Keiko Fujimori, la familia de “Olluquito” Martínez financió su campaña en 2006, y no ha negado que lo hace en la actualidad.

“Entregaré documentos a la justicia que demuestran que la harina de pescado donde se halló la droga pertenecía a la empresa Hayduk de ‘Olluquito’ Martínez, que nos contrató para enviar el cargamento al puerto de Buenaventura. Además, era la segunda vez que nos contrataban para despachar harina de pescado a Colombia. Espero que después de 18 años por fin se conozca la verdad”, dijo Leoncio Ayllón.

Todo está arreglado

El pasado lunes 14 de marzo, Walter Martínez Moreno, hijo de “Olluquito” procesado por presunto narcotráfico, manifestó ante la Primera Sala Penal del Callao “no recordar nada” sobre el hallazgo de droga del 15 de marzo de 1993. Leoncio Ayllón sí recordó lo que sucedió ese día. “El asistente de la gerencia de Perú Mundo, Fernando Ruiz Díaz, quien se encontraba supervisando que los costales de harina de pescado fueran introducidos en los containers para ser embarcados a Colombia, al detectar la droga tomó una muestra y se dirigió a las oficinas de Hayduk para buscar al gerente de Ventas, Dante Cossío Guevara, y pedirle explicaciones. Luego de discutir el problema con el gerente de la pesquera, Walter Martínez Moreno, Cossío le propuso que juntos al día siguiente denunciaran ante la policía el hallazgo de la droga. Como parte del acuerdo, Cossío firmó un documento fechado el 15 de marzo de 1993 en el que la pesquera asumía la responsabilidad por el embarque frustrado de las 100 toneladas de harina de pescado”, explicó Leoncio Ayllón: “Pero en lugar de consignar que el motivo de la anulación de la exportación era la droga, se indicó que se había detectado la presencia de salmonella. Aquí está el documento que confirma lo que digo”.

Consultado Carlos Caro Coria, abogado de Walter Martínez Moreno, comunicó a La República que su cliente no concedería una entrevista y que en breve ofrecería una conferencia de prensa.

“Walter Martínez nos pidió un plazo de 24 horas para denunciar el hallazgo de droga y nosotros aceptamos porque era nuestro cliente y confiábamos en él. Fue un error. Debimos dirigirnos de inmediato a la policía y hoy sería otra la historia”, aceptó Ayllón, directivo de la agencia aduanera Perú Mundo.

El 16 de marzo de 1993, como estaba acordado, Perú Mundo y Hayduk se presentaron ante la policía antidrogas para reportar el descubrimiento de droga. Para sorpresa de la aduanera Perú Mundo, Hayduk atribuyó la propiedad del cargamento de harina de pescado al colombiano Luis Sánchez Morales. Es más, Hayduk afirmó que Sánchez contrató a Perú Mundo, desvinculándose de esta manera del alijo de 353 kilos pasta básica lavada que se hallaron en las 100 toneladas de harina de pescado.

“Nunca habíamos escuchado el nombre de ese presunto colombiano. A nosotros nos contrató Hayduk, aquí están los papeles que lo confirman. Empezamos a sospechar que algo andaba mal cuando el día de la incautación el fiscal ordenó que los empleados de nuestra empresa se retiraran y se quedaron solo los directivos de Hayduk y sus abogados”, declaró Leoncio Ayllón.

Ante la manipulación de la investigación para favorecer a los propietarios de Hayduk, el autor del hallazgo de la droga, Fernando Ruiz Díaz, se dirigió por escrito al propio presidente Alberto Fujimori para denunciar lo que sucedía, el 19 de mayo de 1993: “Los señores de Hayduk nos pidieron que no presentáramos la denuncia inmediatamente en forma unilateral sino que esperáramos hasta el día siguiente hacerla en forma conjunta acompañados de sus abogados, teniendo así ellos tiempo de planificarlo todo.

(...). Pero es el caso que por presentar (la denuncia) hemos recibido una serie de amenazas (...), y los culpables, señor presidente, se encuentran libres, gozando de la impunidad que da el tener mucho dinero, aunque éste sea mal habido (...)”.

“Olluquito” Martínez y tres de sus hijos se libraron del caso, excepto Walter Martínez Moreno, para quien el Ministerio Público ha pedido 25 años de cárcel.

Claves

1HISTORIA. Según el Atestado Nº 125-DICIQ-Dirandro, del 15 de abril de 1993, se confirma que “el 16 de marzo de 1993 (...) Walter Martínez Moreno, representante de Hayduk, y Jorge Tiznado Cabello, de la agencia de aduanas Perú Mundo, “se presentaron a esta unidad policial” para denunciar el hallazgo de la droga “el día 15 de marzo de 1993”.
2CONFIRMACIÓN. El documento ratifica la versión de la agencia aduanera Perú Mundo de que Hayduk no quiso denunciar el caso a la policía el mismo día del descubrimiento de la pasta básica.

De acusadores a acusados

El 7 de febrero de 1995, en nombre de Hayduk, Mildo Martínez Moreno, otro de los hijos de “Olluquito”, denunció a Leoncio Ayllón por los presuntos delitos de chantaje y contra la fe pública. Martínez acusaba a Ayllón de pretender dinero a cambio de no implicarlo en el caso de narcotráfico. Ayllón refirió que lo que reclamaba a Hayduk era una compensación por el daño causado debido al hallazgo de droga. El caso prescribió.

En el sustento de la acusación, Mildo Martínez precisó que Hayduk le vendió las 100 toneladas de harina de pescado al colombiano Luis Sánchez Morales, cuya identidad se demostraría que era falsa y que en realidad se trataba de Ricardo Solano Morales. Martínez afirmó que el producto se lo vendieron a dicho personaje y que le entregaron la mercadería en la fábrica. “Nosotros trabajamos con Hayduk, con nadie más. Ellos mienten”, dijo Ayllón.

Te puede interesar