Fujimori liberó a hijas de “Olluquito” a cambio de aporte para su campaña

4 Mar 2011 | 2:08 h

Revelaciones del Informe de la Comisión Mulder . La hoy candidata Keiko Fujimori afirmaba que la familia de Eudocio Martínez fue chantajeada por Vladimiro Montesinos , pero la Comisión Mulder descubrió la participación de Alberto Fujimori.

Angel Páez.

Eudocio “Olluquito” Martínez Torres, propietario de la compañía pesquera Hayduk, no solo pagó una millonaria contribución a la campaña de reelección de Alberto Fujimori como parte de un acuerdo para librarse de una acusación de narcotráfico, sino también consiguió a cambio del dinero que el ex jefe del Estado concediera el derecho de gracia a sus hijas Ana María y Mariana Martínez Sánchez Moreno y así lograran salir de la prisión antes de ser juzgadas por el mismo caso que su padre.

En un informe aprobado por unanimidad el 15 de junio del 2002 por la Comisión Investigadora de la Gestión Presidencial de Alberto Fujimori, que presidió el legislador Mauricio Mulder Bedoya (PAP), se concluye que “Olluquito” Martínez se zafó del proceso por tráfico ilícito de drogas debido a la intromisión de Fujimori.

Desmienten versión de Keiko

A contrapelo de lo que manifiesta la candidata Keiko Fujimori, la Comisión Mulder concluyó que Eudocio “Olluquito” Martínez no logró demostrar su inocencia respecto a los 353 kilos de droga que se encontraron en un cargamento de 100 toneladas de harina de pescado que salieron de su compañía Hayduk, en Coischo, Chimbote, y que se iban a despachar a Colombia, el 15 de marzo de 1993. Sin embargo, debido a un proceso judicial irregular, en el que intervinieron miembros de la organización criminal de Vladimiro Montesinos, recién en el 2000 Martínez fue a prisión pero por menos de cinco meses, señala el informe.

Keiko Fujimori admitió haber recibido US$ 10 mil como donación de la familia de “Olluquito” durante su campaña para congresista en el 2006. Dio a entender que era un reconocimiento porque ella logró que Ana María y Mariana fueran liberadas por un derecho de gracia que les otorgó Alberto Fujimori, “ya que eran víctimas del chantaje de Montesinos”. La Comisión Mulder sostiene otra cosa.

Señala que la Primera Fiscalía Superior en lo Penal del Callao, mediante dictamen del 6 de agosto del 2001, más de un año después de la excarcelación concedida por Fujimori, concluyó que las hijas de “Olluquito” “prestaron su nombre para amparar la suscripción de un contrato que en realidad era de su padre, quien, ocultándose tras la identidad de sus hijas, pretendía desviar la atención del incremento desmesurado de su patrimonio sin que exista una causa razonable para ello”.

En el mismo dictamen se estableció que “hay mérito para pasar a juicio oral, entre otros, a Eudocio Martínez Torres y sus hijos Walter y Mildo Martínez Moreno, por delito de tráfico ilícito de drogas, solicitando que se les imponga la pena de cadena perpetua y 25 años de pena privativa de la libertad, respectivamente’”.

Pero de todos los mencionados, solo Walter Martínez Moreno enfrenta un proceso por narcotráfico, en la Corte Superior del Callao. El 7 de marzo próximo se inicia el juicio. El resto quedó limpio.

La Comisión Mulder recogió el testimonio de Fernando Ruiz Díaz, el empleado de la agencia aduanera Perú Mundo que descubrió droga en los sacos de harina de pescado de Hayduk, la compañía de “Olluquito”. Ruiz y Eudocio Martínez coincidieron en el penal de Lurigancho en el 2000, y en la cárcel escuchó detalles del acuerdo entre Fujimori, Montesinos y “Olluquito” para sacarlo de prisión.

Citado por la Comisión Mulder, Ruiz relató: “En 1999, antes de las elecciones, se presentó Javier Corrochano Patrón (emisario de Montesinos) ante la gente de Hayduk, diciendo que había un juicio pendiente para ellos (…), que podía anularse prácticamente ese juicio, pero que eso costaba 3 millones de dólares para la campaña presidencial de Fujimori. La gente de Hayduk no aceptó y mandó volar a Corrochano. Al poco tiempo, los acusaron de lavado de dinero, de narcotráfico... Todas sus empresas fueron cerradas… (Metieron) presos (a los miembros) del directorio de Hayduk, el señor Eudocio Martínez, sus hijas y sus hijos. Al ver eso, Eudocio Martínez Torres se asustó, llamó a Corrochano y lo arregló, ya no le cobraron 3 sino 10 millones de dólares. Eso yo lo escuché de la propia boca del señor Eudocio Martínez en el penal porque yo he estado preso (con él)”.

La versión de Fernando Ruiz Díaz confirma el testimonio del ex informante de la DEA Óscar Benites Linares, que ayer publicó La República. Benites dijo que “Olluquito” pagó US$ 10 millones por su libertad y la de su familia. Esta historia recién comienza.

Te puede interesar