Detienen a ex oficial EP que habría ordenado matanza de diez nativos

Investigación. Teniente coronel EP (r) Óscar Vega Ibáñez fue arrestado en Chorrillos. Fue jefe de batallón contrasubversivo a cargo del comité de autodefensa que mató a colonos en Pichanaki en 1993.

10 Jul 2015 | 23:30 h

Pasaron 22 años desde que fue acusado por homicidio calificado. Hubo un testigo clave, sabían quién era y a pesar de eso no conseguían detenerlo. Durante todo este tiempo, los silencios y las viejas lealtades lo siguieron protegiendo. Pero finalmente ayer el teniente coronel EP (r) Óscar Antonio Vega Ibáñez fue capturado en Lima, y ahora los tribunales lo esperan para juzgarlo.
 
El ex jefe del batallón contrasubversivo ‘Natalio Sánchez’ Nº324, responsable entonces del asesoramiento, apoyo y control de las Rondas Campesinas de la provincia de Satipo (Junín), es sindicado como presunto autor intelectual de la masacre de 10 nativos.
 
El 11 de setiembre de 1993  estos fueron asesinados a machetazos y enterrados en una fosa común en el centro poblado Delta, distrito de Pichanaki, provincia de Chanchamayo.
Vega Ibáñez fue atrapado ayer por agentes de inteligencia de la Policía Judicial cuando se dirigía al bazar del Ejército Peruano, en Chorrillos. Luego fue puesto a disposición de la División de Requisitorias.
 
La última orden de captura en su contra se encontraba vigente desde el 14 de enero del 2015. Será procesado en la Segunda Sala Penal de Huancayo.
 
Se opusieron a rondas
 
Según las investigaciones realizadas por el comandante de la Subzona de Seguridad Nacional Centro-7, recogida por la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), el ataque de los ronderos de San Fernando de Meritori habría ocurrido con el fin de amenazar e intimidar a los colonos del anexo Delta.
 
El objetivo habría sido que se organicen en rondas para combatir a las bandas terroristas de Sendero Luminoso. 
 
Los colonos se opusieron y condujeron a once de ellos a una zona cercana a la escuela de Delta, donde les dispararon con flechas, los atacaron con machete y destrozaron el cráneo de algunos con golpes de piedra. 
 
Sus familiares fueron obligados a presenciar todo.
 
Mataron a 2 niños
 
Como consecuencia de estos actos perdieron la vida López Bujaico (29), Alberto Cusi Ccance (19), Máximo Antezana Espeza (50), Javier López Antezana (16), Hernán López Antezana(14), Edgar Barreto Huaynapoma (20), Mario Vargas Alejos (12), Teodosio Peña Gutierrez (24), José Vargas López ( 40) y Juan Ascuy (20). 
 
Solo sobrevivió al ataque Mauricio Barreto Lliuyacc.
 
De acuerdo con un informe de la CVR, el 15 de setiembre de 1993, Alejandro Onoc Matamoros, Gumersindo Montañés Ninavilca, Raúl Vilcas Carrasco, Pablo Rojas Crispín, Teófilo Julián Vásquez, Emiliano Romero Losano, Roberto Bautista Castillo, Antonio Córdova Zambrano, Moisés León León, Santiago Wenceslao Pimpo Aguilar, Federico Gonzales Gutiérrez, Celestino Mallma Heredia, Leoncio Eugenio Yamasca Ortiz, Celso Ramos Acevedo, Augusto Quispe Cachayhua y Narciso Simón Espinal Cárdenas, en su calidad de posesionarios de parcelas del Anexo Delta, se presentaron ante el gobernador del distrito de Pichanaki.
 
 Denunciaron entonces a los ronderos de la Comunidad Nativa de San Fernando de Meritori. Dijeron que aprovechando el cargo que se les había atribuido, dieron muerte a los colonos y dejaron heridos a Darío Serpa Arana y Mauricio Barreto Liuyac.
 
Defensa de oficiales
 
El 9 de febrero de 1994, la presidencia del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas informó al Ministro de Defensa sobre este asesinato cometido por el Comité de Autodefensa de la Comunidad de San Fernando de Maritari. 
 
Para el efecto, se tomó en cuenta las investigaciones realizadas por encargo del Comandó de la Subzona de Seguridad Nacional Centro-7.
 
La referida investigación  descartó que los hechos se hayan generado por un ataque subversivo. Dijeron que ese día un número no determinado de ronderos nativos ingresaron al anexo Delta y asesinaron a diez personas. Se determinó que ese día los ronderos estaban en estado etílico y el móvil de este acto habría sido su negativa a formar Comités de Autodefensa en el anexo Delta.
 
La investigación señaló entonces que carecía de fundamento la afirmación respecto a que los miembros de la comunidad nativa de San Fernando de Maritari habrían actuado con el apoyo de efectivos del Ejército.
 
Reclaman justicia
 
En octubre del 2004, gracias al testimonio del único sobreviviente, las autoridades hallaron los restos de las víctimas.
En esta diligencia participaron el juez mixto de La Merced, Lucio Silva Ricaldi, y una representante del Ministerio Público. También los familiares de los nativos que desde entonces vienen reclamando justicia.
 
La Merced: Ocho procesados
 
El 19 de setiembre de 1995 la Corte Superior de Junín liberó de cargos a los responsables al declarar fundada la excepción de amnistía. 
 
Tiempo después, la Corte Interamericana de DDHH declaró inaplicable esta ley y su ley interpretativa.
 
Actualmente son procesados en La Merced el ex jefe del batallón contrasubversivo y otro ex miembro de rondas campesinas de Meritori, por homicidio calificado, y seis ashánikas, también ex ronderos.
 

 

Te puede interesar