El Congreso y el lavado de activos

16 Jun 2015 | 23:30 h

Ayer, la presidenta del Congreso, Ana María Solórzano, apoyada por el oficialismo decidió cerrar la legislatura. La oposición está buscando reabrirla y, si lo logra, sería bueno que se fije en un tema que está fuera de la pequeña agenda de enfrentamientos pero que tiene que ver con un asunto que les preocupa mucho: el lavado de activos.
 
Desde que, en agosto de 2013, presentamos las investigaciones de #IntervenganAPDAYC, distintas bancadas presentaron un total de doce (12) Proyectos de Ley que pretenden modificar el decreto legislativo 822, más conocido como Ley de Derechos de Autor. Este es el marco legal que le permite a la camarilla de Armando Massé llevársela fácil utilizando a la APDAYC.
 
Durante el primer semestre del año pasado, los 12 proyectos fueron debatidos en las comisiones de Cultura y de Defensa de Consumidor, para ser, finalmente, condensados en un solo texto. Y allí quedó todo. El texto podría haber sido discutido y aprobado cualquier jueves desde hace meses, pero no ocurrió.
 
¿Por qué? Quizás la respuesta está en las fotos que José Escajadillo, presidente nominal de APDAYC, se tomó con Alejandra Solórzano, la hermana de la presidenta del Congreso, durante una ceremonia de “agradecimiento” a APDAYC. Sí, a la misma entidad que fue investigada por ese mismo Congreso, una más de tantas investigaciones del Legislativo que no llegó a ningún lado.
 
Las que sí parecen estar llegando, finalmente, al meollo del asunto, son las pesquisas de la Policía y el Ministerio Público por lavado de activos, presuntamente cometido por Armando Massé y una veintena de personas vinculadas a las diversas empresas y organizaciones que orbitan a APDAYC. Valga la aclaración: no es APDAYC la investigada, sino su eterno presidente y sus secuaces.
 
El gran artífice de este caso es Daniel “Kiri” Escobar, quien, basado en las investigaciones que hiciéramos en Utero.Pe, ha denunciado a los actuales directivos de APDACY y su red, por estafa, administración fraudulenta y, por supuesto, lavado. Además, en la 40 fiscalía siguen corriendo las denuncias de oficio que se hicieron a raíz de las publicaciones periodísticas hace año y medio.
 
Vamos a ponerlo en términos que entiendan los congresistas: estamos hablando de mucho más dinero que el de todas las cuentas juntas de Nadine Heredia. Esta es una organización que ha tomado, en la práctica, a una sociedad que les pertenece a los autores y compositores peruanos. Indecopi emitió una sanción destituyendo a la directiva, pero la gente de Massé apeló y es como si no hubiera pasado nada.
 
Sin embargo, el Congreso sí puede hacer algo, ahora que se viene una legislatura extraordinaria: discutir y aprobar el texto unificado de la modificación del D.L. 822. Los 12 proyectos tenían algo en común: disminuir el poder de las Sociedades de Gestión. La idea no es acorralar a APDAYC, sino evitar que sus administradores, necesariamente temporales, abusen de su poder y se aprovechen de las necesidades de los artistas peruanos.
Esto es lo que le corresponde al Poder Legislativo. Mientras tanto, el sistema de administración de justicia, pronto, deberá sancionar los delitos que encuentre.

Te puede interesar