Luis Santa María: “Yo no pongo en negociación hacia qué lado voy a postular”

LUIS CARLOS SANTA MARÍA. Precandidato del Apra a la alcaldía de Trujillo no aceptará una eventual propuesta para postular al Gobierno Regional de La Libertad. Cuestiona tercerización del Segat y la forma en cómo se intenta implementar Recaudo Electrónico.

9 Ene 2018 | 9:00 h

Wilson Castro

Trujillo

¿Hasta hoy mantiene su intención de ser el candidato del partido de la estrella a Trujillo?

Por supuesto. Mire, esto no es un tema de momento, como pasó en una elección anterior (del 2014) que tuve que enfrentarme a una circunstancia y en conversaciones con la dirigencia del partido me presenté a dicha elección. Y a raíz de los buenos resultados que conseguí, porque quedar en tercer lugar, con tan poco tiempo de campaña, con bajo presupuesto y con un porcentaje que la gente a veces no lo mide, es positivo. Elidio Espinoza ganó con 31%, Manuel Llempén quedó segundo lugar con 29% y yo obtuve casi un 25% en tercer puesto. Entonces éramos un pelotón que estaba ahí arriba. Daniel Salaverry quedó en cuarto puesto con 8%. Así que decidí seguir intentando.

Su compañero Paúl Rodríguez también quiere ser el candidato a Trujillo. Todo se definirá en una elección interna.

Por supuesto, hay que cumplir la Ley de Partidos Políticos. La norma exige una elección interna por varias modalidades: asamblea, elecciones abiertas o elecciones solamente de militantes. Nos vamos a someter democráticamente a ella. Es probable que hayan más candidatos. Aparecen de momento personas que tienen una aspiración política en el partido y con toda legitimidad quieren someterse al escrutinio del partido, aun cuando no vengan haciendo campaña en forma sostenida.

Si en el partido, en la elección interna, se le plantea una postulación diferente a la alcaldía. ¿aceptaría?

No, de ninguna manera. El trabajo que vengo haciendo es sostenido para el tema provincial. Si me interesara el tema regional, creo que hubiera visitado algunas ciudades de la región, otras provincias. Lo he hecho ocasionalmente por temas de trabajo, pero no para hacer activismo político. Yo quiero ser responsable con mi candidatura. Estos cuatro años vengo visitando los diferentes distritos (de Trujillo) y digo que voy a ser candidato a la alcaldía de Trujillo. Eso es lo que busco, antes –lógicamente– tengo que ganar una elección interna. 

Casi a fines del año pasado, el secretario nacional del Apra, Elías Rodríguez, sentó su posición a favor de las listas de consenso para los comicios del 2018. ¿Será posible ello cuando persiste un claro divisionismo en el Apra?

Es posible, pero igual esa lista debe someterse a un escrutinio interno porque hay que tener la aprobación de los militantes para validar esa nómina que se inscribe (ante los entes electorales). Entre los precandidatos puede haber ese consenso para armar una sola lista para la alcaldía y el Gobierno Regional de La Libertad. Es importante sentarnos a conversar. Estamos abiertos a eso. Lo que yo no pongo en tema de negociación es hacia qué lado vamos a postular. Estoy dispuesto a recibir sugerencias de mi partido para la inclusión de personas en la plancha de regidores.

INCAPACIDAD EN GESTIÓN EDIL

De la labor del alcalde Elidio Espinoza se ha hablado mucho y hasta hoy muchos coinciden en que ha sido deficiente. ¿Cree que en lo que resta del año pueda mejorar un poco?

Creo que no. Si no ha podido hacer las cosas bien en tres años y con presupuestos que se han manejado, que si bien es cierto han sido menores que los que tuvo la gestión de César Acuña, peor será en estos pocos meses que le queda. No se han hecho cosas interesantes. Ha prevalecido la incapacidad y la falta de conocimiento de la gestión pública para hacer cosas.

Y estos tres años la limpieza pública y el mejoramiento de parques no mejoró casi nada...

Ha sido terrible. Mire, durante la gestión anterior las calles estaban limpias y los parques en buen estado, pero no necesariamente todo bien al interior del Segat (Servicio de Gestión Ambiental de Trujillo). Había el doble de personal trabajando y no alcanzaba los ingresos de arbitrios para pagar a toda esa gente, por ello la municipalidad transfería recursos al Segat. Elidio cerró el caño, no le pagó a Sedalib la deuda por consumo de agua, los parques se empezaron a morir. Botó personal (unos 700) para bajar gastos de planilla. 

Otra de las reformas que aún no concreta la administración es la implementación del Sistema de Recaudo Electrónico en el transporte urbano. Un buen sistema, interesante y moderno…

Sigue siendo interesante…

¿Pero por qué no se ha implementado?

Por intereses económicos particulares. Uno cuando empieza a ser autoridad no debe tener compromiso con nadie. Debe ejecutar un proyecto convocando a una licitación. Se debe convocar a las mejores empresas y que gane el mejor, no un amigo, no el que me va a dar una comisión, no el que le va a dar una comisión al regidor, no el que tiene unos arreglos con el gerente de Transporte. De esa forma no se puede gobernar una ciudad. En el tema del recaudo electrónico parece que por ahí va la cosa. Lo que Trujillo necesita es un Sistema Integrado de Transporte (SIT), que involucre paraderos, rutas preestablecidas, horarios en los que los microbuses deben estar en cada uno de los paraderos, recaudo electrónico. Entonces, hay varios componentes. Hay estudios previos, pero la municipalidad no los ha puesto en marcha. El ciudadano de a pie queda contento con tres cosas: seguridad ciudadana, limpieza pública y el ornato de los parques y jardines.

¿No cree que el fracaso en la implementación del recaudo se debe –hasta el momento– a la resistencia de los dirigentes de transporte para darle paso a la modernidad? Ellos quieren seguir manteniendo su sistema, plagado de desorden, y manejar su dinero.

Yo no he visto ese comportamiento en ellos…

Incluso ahora muchos transportistas ganan más porque ya no cuentan con cobrador en sus unidades.

Claro y eso es muy bueno.

Pero también es peligroso.

Así funciona en muchos países del mundo. En pocos países, sobre todo latinoamericanos, ya no se ve al conductor y cobrador. En los países desarrollados el bus se estaciona en un paradero durante cinco minutos. El chofer cobra el pasaje y entrega un ticket. Me he reunido con varios gremios de transportistas y todos están a favor del recaudo electrónico y de la renovación de su flota, pero no están de acuerdo con la propuesta de Graña y Montero. 

Te puede interesar