Ante la ola de críticas, congresistas del sur renunciarán a su bono de Navidad

Decisiones. Algunos parlamentarios admiten como un error político pagarse este adicional. Apaza, Dávila, Pacori, Castro, Quintanilla, entre otros anunciaron que lo donarán. Dirigentes y analistas políticos dicen que estas medidas desacreditan al Congreso.  

1 Dic 2017 | 11:47 h

A los ojos de los gremios y analistas políticos, los congresistas hacen méritos para ganarse a pulso el rechazo ciudadano. No les vastó en este mes, además de su sueldo de S/ 15 mil y la gratificación, aprobarse un bono navideño de S/ 1500. Un metida de pata en una coyuntura donde ellos llevan  la peor parte. Sino veamos.

En solo un mes, entre octubre y noviembre, la aprobación del Congreso cayó. Pasaron de tener 24% de respaldo a 19%. Y la tendencia es a la baja sostienen los especialistas.

PUEDES VER: Aguinaldos por Navidad en el sector público

Lo peor de todo, explica el analista político Nilo Cruz Cuentas, es que los parlamentarios se premian cuando de lo que único que se han encargado es de blindar a sus líderes implicados en actos de corrupción y de obstaculizar la labor del Ejecutivo.

Y eso no es lo peor -sostiene Cruz Cuentas- sino que los Padres de la Patria han promulgado leyes tan lesivas como aquella que favorece a las aerolíneas. También están las intrascendentes.

A pesar de esa lista de errores a cuestas, de acuerdo al analista político José Lombardi, todo indica que los parlamentarios sienten que hacen una estupenda labor. "A ellos no les interesa la aprobación o desaprobación, se han convertido en una clase política indolente", subraya.

Es inevitable que los trabajadores no se fijen en los beneficios de los congresistas. "Su bono navideño es un insulto a la inteligencia de los peruanos, porque nadie en este país va a creer que realmente se lo merecen", manifiesta Cruz Cuentas.

VOCES DE PROTESTA

Severino Huamán trabaja en la Corte Superior de Cusco. Gana S/ 1702. Por Navidad recibirá una gratificación equivalente a esa cantidad. No recibirá bonos y tampoco una canasta. Y ahora carga con la indignación que le provocan las gollerías de los congresistas.

En Arequipa, el Gremio de los Trabajadores del Poder Judicial, de los Trabajadores Administrativos de Educación, Salud y la Universidad Nacional de San Agustín (Unsa) se sienten burlados. Lo mismo ocurre con los docentes.

Elizabeth Pérez Zúñiga, secretaria general de la Federación Nacional de Trabajadores Administrativos del Sector Educación (Fentase), explica que no sólo su aguinaldo es un insulto, también los sueldos. Al mes perciben entre 650 y 700 soles. Son los peores pagados del sector público.

Henry Porras, dirigente de los trabajadores de la Unsa, explicó que a los servidores CAS no les corresponde ningún beneficio. Nada.

LOS CRITICADOS

Este rechazo ciudadano hizo reflexionar a varios parlamentarios. Por eso anunciaron que donarán la  tarjeta de S/ 1500.

El congresista cusqueño, Armando Villanueva, consideró que fue un error del Congreso aprobar esa asignación, porque afecta la mala imagen del Legislativo. Donará la parte que le corresponde, porque no se siente cómodo con la actual situación.

En Cusco, se conoció que los legisladores de Nuevo Perú, Edgar Ochoa, y del Frente Amplio, Wilbert Rozas, harán lo mismo que Villanueva.

Alberto Quintanilla, parlamentario por Puno, también tomará similar decisión que su colega. Sostuvo que ubicará a la comunidad más pobre de su región para enviar ayuda.

También en Puno, el congresista fujimorista Lucio Ávila no quiso pronunciarse y Edilberto Curro, al ser consultado sobre el tema, cortó la comunicación. 

Te puede interesar