Concurso bamba en Salud Puno para cubrir 23 plazas

Simulación. Se habría fingido procesos para beneficiar a dedo a médicos y personal asistencial que ya estaba trabajando. Muchos de ellos no cumplen requisitos según informe oficial. 

29 Nov 2017 | 8:32 h

Fue un concurso trucho. Convocaron a un proceso para cubrir 23 plazas para  médicos y personal asistencial en diversos centros de salud de la región Puno. Sin embargo, ¡oh sorpresa! las plazas ya estaban  cubiertas. 

La responsabilidad recae en el director de la Red de Salud de Puno, Iván Sánchez Parra, y otros funcionarios de su confianza.

PUEDES VER: Puno: Director de Minas abogó por detenido con dinamita

La irregularidad fue detectada por Reyne Coyla Mamani, jefe del Área de Selección y Evaluación de las Redes Puno. Dicho funcionario elevó un informe el pasado 23 de octubre de 2017 dirigido al jefe de Recursos Humanos, Ubaldo Apaza Acero, dando cuenta de las irregularidades.

Paradójicamente, Ubaldo Apaza cumplió el rol de secretario en los dos supuestos concursos. Como presidente estuvo Darwin Hidalgo Blanco Shocosh, Miriam Leonor Inquilla Quispe (miembro). El equipo también lo integró Iván Sánchez Parra, director. Estos supuestamente llevaron el proceso el 30 de agosto y 29 de setiembre de 2017.

Según el informe de Reyne Coyla, nunca hubo convocatoria legal. Tampoco existieron bases que contengan requisitos mínimos para seleccionar a los postulantes. Se evidenció además que tampoco hay registro oficial de postulantes.

Coyla Mamani deja entrever más bien que lo que existió fue captación de expedientes del personal que laboraba y la elección de los ganadores se hizo a dedo. Esto estaría acreditado porque no hay ficha de calificación oficial de la totalidad de postulantes.

Según Reyne Coyla, pese a que el concurso supuestamente se llevó a cabo en agosto y setiembre, recién el 17 de octubre de 2017 el Área de Recursos Humanos le alcanzó los 23 expedientes de los ganadores para que vía regularización elabore y firme los respectivos contratos. 

Coyla Mamani también detectó que la mayoría de seleccionados no cumplía requisitos mínimos. Carecían de habilidad profesional y otros  tenían vencido el certificado de habilidad. Una de las ganadores no tenía revalidado su título boliviano, entre otras anomalías. Se detectó además que la fecha de inicio de sus servicios eran posteriores a la fechas de concurso.

Luego de hacer cruce de información se acreditó que los supuestos ganadores ya estaban trabajando en los centros de salud seleccionados fechas antes del concurso. Reyne Coyla se negó hacer los contratos. La República buscó la versión de Ubaldo Apaza, jefe de Recursos Humanos y miembro de la comisión pero se encerró en su oficina. No quiso atender a nadie. Iván Sánchez Parra alegó estar en reunión de trabajo. El caso es un escándalo. 

Te puede interesar