Censura amenaza el Museo de la memoria de las madres de ANFASEP

Infamia. El congresista fujimorista Octavio Salazar las acusó de desprestigiar a los militares y ahora la Fiscalía de Ayacucho las investiga “por apología al terrorismo”.

27 Oct 2017 | 7:10 h

En la sede de ANFASEP en Ayacucho, fundada en 1983, se vive tensión e indignación entre las madres que perdieron a sus seres queridos desde hace décadas, y a quienes ahora se está investigando por “apología al terrorismo”.

La presidenta de esta organización que reúne a familiares de desaparecidos, Juana Carrión, rechazó las acusaciones del abogado Marcos Ibazeta y del congresista fujimorista Octavio Salazar, quienes afirmaron que el museo de ANFASEP se usa para desprestigiar a los militares.

PUEDES VER Fiscalía cita a representante de desaparecidos por supuesta apología al terrorismo

“Lo que hemos vivido en la guerra del 80 al 2000 se exhibe en el museo: ¿acaso los senderistas no han asesinado en el campo a nuestros padres o no volaban postes eléctricos? ¿Acaso los militares que vinieron a defendernos no nos mataron a nuestros familiares?”, indicó.

Rodeada de las madres de ANFASEP, Carrión recordó que el presidente de Alemania, Joachim Gauck, las visitó el 2015, como lo hizo al año siguiente el ahora mandatario Pedro Pablo Kuczynski, cuando era candidato a fin de pedirles apoyo entre la primera y segunda vuelta electoral.

“¿Cuántas veces hemos denunciado la desaparición de nuestros familiares y nunca nos hacían caso? ¿Por qué la Fiscalía se presta a esta pesquisa? No nos van a asustar, no nos van a callar. Si fuera el caso, vamos a hacer plantones a Lima, para desmentir lo que dicen”, advirtió.

El museo de ANFASEP, llamado “Para que no se repita”, se inauguró el 2005 con ayuda del gobierno alemán y con el empuje de la recientemente fallecida, Angélica Mendoza, más conocida como “mamá Angélica”. En él se puede observar, además de la línea de tiempo de la época de la violencia elaborada por la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, la primera bandera de ANFASEP hecha con costales de harina y la cruz de madera con la inscripción “No matar” que usaba la legendaria “mamá Angélica.

La abogada de APRODEH, Gloria Cano, explicó que la Dircote Lima inició la pesquisa y la derivó a la Dircote Ayacucho, quienes supuestamente hallaron "indicios de apología en los murales de ANFASEP”.

“Hay una campaña de personajes, dolidos por el fallo en el caso Cabitos y la apertura del caso el Frontón, para atacar a las madres de ANFASEP que desde hace 34 años luchan por verdad y justicia. No vamos a permitirlo”, concluyó.

Te puede interesar