Niña atrapada en escombros conmociona a todo México [FOTOS]

Expectativa. Luego del sismo de 7,1 el martes 19 de setiembre, se ven muchas escenas de dolor y destrucción, pero también de esperanza. Una de ellas es el caso de Frida Sofía Santiago, todavía con vida en medio del derrumbe. Al parecer, hay otras cinco personas más bajo los escombros. El país se levanta solidario.

21 Sep 2017 | 6:24 h

El País, Clarín

Una escuela se ha convertido en el centro de la atención de todo un país, azotado por el feroz terremoto 7,1. Se llama Enrique Rebsemen. Y una niña es el emblema de la lucha por la vida, por la esperanza, por la solidaridad. Se llama Frida Sofía Santiago.

Su rescate, las pacientes labores para sacarla de entre los escombros, han emocionado a todo un pueblo, hombres y mujeres, que traen alimentos, agua y ropa para los afectados y para quienes buscan rescatar a más sobrevivientes.

PUEDES VER Twitter: Critican duramente a cantante por desatinado post sobre terremoto en México [FOTO]

La escuela que queda en el sur de Ciudad de México y donde se imparten los niveles kinder, primaria y secundaria, fue dañada por el sismo del martes 19 de septiembre. Su parte frontal se desplomó y atrapó a varios adultos y niños; 25 personas murieron, 21 de ellas niños y 4 adultos, según reporte de la Secretaría de Educación Pública.

Durante más de 30 horas se intentaba el rescate de esta niña, que logró comunicarse con su mamá por un mensaje de WhatsApp. Era la confirmación de que estaba viva.

Gigantescos bloques

Los rescatistas lograron dar con ella entre los gigantescos bloques de cementos destruidos y hierros retorcidos: entonces movió su mano.

La pequeña fue vista en un espacio de 45 centímetros lo que dificultó a los rescatistas ingresar al lugar. La loza que está por encima de donde fue encontrada complica todavía más la situación.

La esperanza fue una constante a lo largo del día, pero también asomaba el temor de no llegar a ella, de demorar aún más.

Frida Sofía recibió un poco de agua mediante una manguera esta mañana. Se puede llegar a ella por dos huecos, pero hay peligros. Ambos huecos están apenas sostenidos. Uno por un pequeño pedazo de muro y el otro por un mueble, una mesa de granito que posiblemente le salvó la vida.

Los rescatistas están en una disyuntiva para su rescate. O ingresan maquinaria pesada para llegar rápidamente a ella, con el peligro que todo se derrumbe, o ir centímetro por centímetro. Por ahora eligieron este camino, pero todo depende de cuánto pueda aguantar la nena.

Un técnico afirmó que, para localizar el lugar donde se encuentra la niña se usaron tres tecnologías: térmica, sonora y de movimiento. Con un escáner térmico se supo que estaba viva."La parte de movimiento y la térmica está confirmada, pero aún no la sonora porque hay mucho ruido ambiental. Pero definitivamente es un cuerpo con vida". Y concluyó: "ella movió un poco la mano", cuando la contactaron.

Durante horas el intento por sacarla de los escombros se convirtió en interés nacional. El terremoto que dejó 248 muertos, miles de heridos y decenas de edificios derrumbados en toda la capital azteca, sumó un mayor pesar al saberse de los 21 niños muertos en la escuela.

Por eso, saber que Frida Sofía estaba con vida y que el rescate avanza despertó toda expectativa. También se informó que habría otros cinco niños entre los escombros.

En medio del derrumbe

Un voluntario, el doctor Pedro Serrano, logró ingresar en los espacios vacíos del derrumbe y llegó a un aula, pero halló a sus ocupantes muertos. "Logramos entrar a un salón colapsado, vimos sillones, una mesas de madera, y lo primero que encontramos fue una pierna. Empezamos a mover escombros, y encontramos una niña y dos adultos, una mujer y un masculino", dijo.

Otra voluntaria, Pamela Díaz, refirió que están muy cerca de personas "que podrían estar vivas". "Trabajamos con cámaras térmicas y unidades caninas", aseguró.

Igual como ocurre en este colegio, se trabaja intensamente en otros puntos donde las edificaciones han colapsado. Se sigue en la búsqueda de damnificados que pudieran estar bajo los escombros de los 38 edificios derrumbados en el centro de México.

Como encontraron a otro pequeño, Leonardo Farías, trasladado a la Clínica Naval de Cuemanco, aunque su estado de salud es delicado. O como un hombre atrapado entre restos de concreto, rescatado con vida en la zona de Condesa.

La lucha por hallar a personas con vida ha dado origen a códigos de ayuda. Puño en alto –señal acordada para hacer silencio– entonces todos callan, todos se quedan congelados para intentar escuchar la respiración o cualquier mínimo sonido de los sobrevivientes.

Y como en la escuela Rebsimen, largas cadenas humanas mueven insumos básicos como agua o cobijas desde un centro de acopio improvisado en Ciudad de México hacia los vehículos de distribución. Lo que muestra la enorme solidaridad que ha despertado el terremoto. "Estoy orgullosa y se me hace un nudo en la garganta porque la respuesta que hay de parte de la población es muy buena", cuenta Jocelyn, una veterinaria que, por primera vez, hace de voluntaria.

Mucha solidaridad

Llegan ciudadanos con cajas de comida, agua embotellada, medicinas, cobijas, papel higiénico, y se hace el recuento. Voluntarios de todas las edades llevan horas trabajando, de sol a sol. Fernanda González marca con un rotulador los alimentos para "que lleguen donde deben llegar". La estudiante de Sociología lleva 10 horas sin parar. "Apenas pudimos tomar agua". Sentada en el suelo, las ganas de ayudar vencen el cansancio.

Otro aporte admirable es de los Topos, que han formado una cultura admirable, recuperando cuerpos, rescatando vidas. “Han generado conciencia social que se ha quedado en la cabeza de los mexicanos y que justamente pudimos ver tras el terremoto”.

La sociedad mexicana está conmocionada y los dramas se acumulan, como el del colegio Rebsamen. En medio de todo, se siguen viendo historias que emocionan.

A Karina Gaona le han dicho que su hermano sigue enterrado en el edificio colapsado en la esquina de Medellín y San Luis Potosí. Allí sacaron a tres personas vivas, tres cuerpos sin vida y solo hay una por sacar.

Ella coge un megáfono y empieza a exclamar: "Kiko, Kiko, soy Karina, acá estamos toda la familia, no nos vamos a mover de aquí hasta que vuelvas con nosotros, ¡aguanta, por favor!, ¡te necesitamos, tu hijo está bien, tu mujer está bien! ¡Hermano, sabes que te amo, no nos vamos a mover hasta que te saquen​, Dios te cuide!", y no puede más.

Karina Gaona se derrumba de dolor y en ese momento se le baña el rostro en llanto.

En cifras

100 de los fallecidos estaban en Ciudad de México, el lugar con más víctimas fatales.

12 días antes hubo un sismo de magnitud 8,1 al sur de México, que dejó 90 muertos.

Maestra heroína salvó a 45 niños por una ventana

La maestra de preescolar Claudia Ortiz se portó como una heroína, al armarse de valor y sacar a "sus niños" del aula por una ventana, durante el sismo en México.

El instinto materno llevó a la educadora a poner a salvo a sus alumnos en la escuela particular Jean Piaget, en la colonia del Valle. La maestra que tiene a su cargo a cuarenta y cinco alumnos relató lo que hizo al diario La Prensa, al decir que diez minutos antes habían terminado el simulacro por los 32 años de sismo de 1985.

En medio de la destrucción en la que se encontraban, la "miss" en un acto heroico sacó a los alumnos por la ventana, al otro lado la ayudó un maestro de educación física.

“Lo primero era poner a salvo a mis niños”, dijo ella.

La maestra Ortiz hizo un llamado para llevar ayuda a quienes todo lo perdieron y a los voluntarios que trabajan para rescatar a las víctimas.

Te puede interesar