Ex gobernador de Áncash: “‘Calín’ y ‘Mari’ me pidieron cargos en Chinecas”

Intromisión. Fiscal recibe audios de diálogo entre Yesenia Ponce y el ex gobernador de Áncash Enrique Vargas (hoy preso). Procurador del Santa acumula pruebas para pedir investigación contra congresistas fujimoristas Carlos Domínguez, María Melgarejo y la propia Ponce, por presunto tráfico de influencias.

19 Sep 2017 | 6:18 h

A la revelación sobre la supuesta injerencia de Keiko Fujimori para postergar la ejecución del proyecto de irrigación Chinecas hasta el 2021, tal como reveló la parlamentaria Yesenia Ponce, ahora se suman nuevas acusaciones que comprometerían a otros dos legisladores fujimoristas que habrían influenciado en el Gobierno Regional de Áncash para colocar a gente de su entorno en la mencionada obra, según dos audios entregados ayer al Ministerio Público, por Aldo Rodríguez, ex colaborador de Yesenia Ponce.

La Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción del Santa deberá ahora averiguar sobre los presuntos delitos de tráfico de influencias y abuso de poder.

PUEDES VER Piden nombrar persona no grata a Keiko Fujimori en Áncash

La investigación podría comprometer a los tres parlamentarios fujimoristas por Áncash: Yesenia Ponce, Carlos Domínguez y María Melgarejo, según estimó el procurador anticorrupción Richard Asmat, quien adelantó a La República que también acumuló las evidencias para derivar el caso a Lima.

“Me pidieron cargos”

Cerca de tres horas dura una de las conversaciones entre Yesenia Ponce y el ex gobernador regional de Áncash (hoy preso), Enrique Vargas y evidencian graves actos de intromisión política de los parlamentarios fujimoristas en el proyecto especial Chinecas.

“‘Calín’ me buscó al tercer día (después de haber asumido la gobernación regional), ‘Mari’ Melgarejo también. Yo les agradecí porque me apoyaron, pero me pidieron cargos en Chinecas”, se escucha comentar a Enrique Vargas, dirigiéndose a Yesenia Ponce. El mencionado ‘Calín’ es nada menos que el legislador fujimorista Carlos Domínguez.

El ex gobernador menciona en el audio que la parlamentaria María Melgarejo llevó hasta tres propuestas. “Pero solo le acepté al gerente de Cooperación Técnica de Chinecas, a quién no conocía”, asegura.

Con respecto a Carlos Domínguez, el ex gobernador reconoció haber aceptado una recomendación para la gerencia del proyecto.

“A ‘Calín’ solo le permití que ponga al gerente general (Gustavo Pintado Ponte), pero después no les acepté nada, pese a que me reventaban el teléfono”, expresó.

Ponce, que también pidió puestos de trabajo en Chinecas, le dijo a Vargas que su colega Domínguez tendría celos, “porque yo tengo llegada con los ministros; a mí me contestan rápido, a ellos no, a ellos los atienden los asesores”.

Agregó que el ex ministro de Transportes Martín Vizcarra y otros ministros se habrían reunido con ella en su casa y en otros espacios.

“Incluso les he servido, me pidieron que los ayude cuando solicitaban facultades y yo conversé con otros congresistas para apoyarlos”, indicó.

Keiko censurada

En tanto, Keiko Fujimori cosechó ayer críticas en la provincia del Santa, luego de que se revelara su intención para que el proyecto se ejecute recién en un posible gobierno fujimorista el 2021.

“Siento indignación por la forma cómo los fujimoristas nos traicionan. Su padre redujo el proyecto original, anuló reservorios y ahora la hija lo pretende postergar”, protestó el presidente de la Cámara de Comercio, Rodolfo León.

El obispo de Chimbote, Ángel Simón, criticó que Chinecas haya sido politizado y su ejecución condicionada hasta el 2021. El presidente del Frente de Defensa del Santa, Carlos Paredes, pidió que Keiko Fujimori y sus congresistas sean declarados personas no gratas. Por su parte, Domínguez negó haber presionado a Vargas para la contratación de personas en Chinecas. “Frente a estos audios, me encuentro sorprendido, no tengo nada que responder”, dijo.

Melgarejo, en tanto, no hizo declaraciones.

Revelaciones comprometedoras

Extractos de los audios donde se escucha a Enrique Vargas, ex gobernador regional de Áncash. 

VARGAS: Y ahí (Carlos Domínguez y María Melgarejo) me pidieron cargo. Mira, nosotros te hemos apoyado, no sé si nos puedes apoyar. Y como me habían apoyado (para tomar el cargo, en reemplazo de Waldo Ríos), dije: ‘No hay ningún problema’, y como yo no estoy comprometido con nadie, no le debo a nadie, la campaña la he hecho solo con mis propios medios, y como necesitábamos bastantes profesionales, a ‘Mari’ Melgarejo le acepté uno. ¿Cómo se llama? Está en Cooperación Técnica.

TERCERO: ¿No es Solís? (se refieren a un ciudadano identificado presuntamente como Alejandro Solís).

VARGAS: No. Bueno, ni lo conozco. Me trajo como tres propuestas. Yo le acepté uno en Cooperación Técnica, y lo mismo hizo...

TERCERO: (risas).

VARGAS: ¿Sí o no? Y (Carlos Domínguez) me trajo currículum, acá, acá, acá. Nos informaba y reventaba el teléfono y todo. Yo dije: ¡Este ‘pata’! Bueno, le acepté uno, Chinecas. Pero él seguía insistiendo. Ahí ya no le hemos dado... 

TERCERO: Micky Chávez...

VARGAS: Ahí está, el asesor, ese le ha cobrado al ‘pata’. Así ha quedado, ¿no? Como yo me enteré de eso, ya le cerré las puertas. Nos hicimos los locos, no le hemos contestado hasta el día de hoy (...). Hace poco me ha estado llamando ‘Mari’ Melgarejo y yo le he mandado al gerente; de ahí no me he juntado con ellos hasta el momento. 

VARGAS: ‘Calín’ y ‘Mari’ Melgarejo, la verdad que me han decepcionado, y yo también he caído en esa parte, porque no debí ayudarlos.

¿Qué es el proyecto Chinecas?

Son las siglas del proyecto de irrigación Chimbote-Nepeña-Casma, en la región Áncash.

Fue planteado para aprovechar los recursos hídricos superficiales y subterráneos de las cuencas de los ríos Santa, Nepeña, Casma y Sechín, y utilizarlos en el riego de tierras ubicadas entre la margen izquierda del río Santa y el límite sur del área agrícola del valle de Casma-Sechín.

Se planteó la ampliación de la frontera agrícola mediante la irrigación de 20.641 hectáreas de tierras nuevas. De ellas, 11.050 están ubicadas en el Valle Santa–Lacramarca, 3.093 en Nepeña y 6.498 hectáreas en Casma–Sechín.

Te puede interesar