Gobierno de PPK quiere proyecto Tía María pero sin oposición

Medida. Martín Vizcarra dijo que con construcción de represa para Tambo se podría dar luz verde a proyecto. Dirigenta Marilú Marroquín cuestiona postura de Vizcarra.

19 Sep 2017 | 8:16 h

Para el gobierno del presidente Pedro Pablo Kuczynski, el momento preciso para impulsar el proyecto Tía María de Southern sería una vez que se logre garantizar agua a la población. Ello se logrará a través de la represa exclusiva para el valle de Tambo en la provincia de Islay. Por ahora, los estudios para el embalse están en elaboración.

El vicepresidente de la República, Martín Vizcarra Cornejo, lo afirmó ayer a su salida de Perumin 33 Convención Minera. Dijo que el gobierno sí quiere el proyecto, pero siempre y cuando haya el consentimiento de la población. Recordó que en campaña electoral, el mandatario visitó el valle y dijo que no lo iba a sacar a la fuerza.

PUEDES VER: Odebrecht pagó en Andorra a un ex directivo de Petroperú

FALTA MADURACIÓN

En agosto, el presidente ejecutivo de Southern Perú, Óscar González Rocha, sostuvo que todo estaba listo para arrancar el proyecto de explotación de cobre. Luego, en una sesión de la Comisión de Energía del Congreso, la ministra de Energía y Minas, Cayetana Aljovín, dio a conocer que la licencia de construcción no puede ser entregada a Southern hasta que el Poder Judicial resuelva la medida cautelar que interpuso la sociedad minera Vania, reclamando la propiedad de un área donde está el proyecto.

Frente a esta situación, Vizcarra consideró que el proyecto tiene que madurar y para ello debe haber una muestra clara que grafique el comportamiento de la población en torno al proyecto, además que se cumplan los compromisos del gobierno para esa zona.

El vicepresidente trajo a colación el entrampamiento que sufrió la represa de Paltuture a consecuencia de problemas fronterizos entre Moquegua y Puno. Por ello se planteó la represa exclusiva.

“Estamos trabajando. El Ministerio de Vivienda, en un corto plazo, comenzará el saneamiento en el valle de Tambo”, dijo. 

Para el 27 de setiembre, algunos gremios anunciaron una movilización en contra del proyecto minero en Islay. Vizcarra considera que las demandas de la población son aceptables y deben ser escuchadas, pero en un espacio de diálogo.

Añadió que el Estado hace y hará obras en la zona sin condicionamientos. Es decir, que no presionarán a la población a que acepte el proyecto a cambio de obras.

Rechazo a Vizcarra

Las declaraciones de Vizcarra no fueron bien recibidas por la presidenta de la Junta de Usuarios La Ensenada Mejía Mollendo, Marilú Marroquín. Afirmó que la población rechaza rotundamente el proyecto y no por la construcción de una represa van a ceder en su posición. Dijo que están convencidos que la actividad minera generará contaminación irreversible.

"(Vizcarra) es un lobbista de los proyectos mineros", manifestó la dirigente, al recordar el paso del vicepresidente por la jefatura del proyecto especial Pasto Grande en Moquegua. Según Marroquín, el ahora vicepresidente benefició al proyecto Quellaveco.

Te puede interesar