Caso Cabitos: sí hubo torturas, ejecuciones y desapariciones

Sentencia. Al cierre de esta edición, la Sala Penal Nacional determinó que durante 1983 “se implementó un ataque sistemático y generalizado” contra la población en Ayacucho.

18 Ago 2017 | 6:40 h

Entre gallos y medianoche se dio lectura a la sentencia sobre los crímenes cometidos por militares del Cuartel Los Cabitos en 1983, en lo que parecía debía culminar en una ejemplar condena.

Cerca de las 8 de la noche ingresaron los jueces de la Sala Penal Nacional, que estaba llena de familiares de las víctimas, tres congresistas y periodistas.

PUEDES VER Los Cabitos: Estas fueron las sentencias que recibieron los acusados

Los ausentes fueron los tres procesados que acudieron sin falta a las audiencias anteriores, bajo amenaza de apercibimiento. Esta vez no tuvo efecto. Finalmente, la Sala los declaró reos contumaces.

La secretaria del tribunal comenzó leyendo los hechos que para los magistrados están probados, destacando que el Cuartel Los Cabitos tenía el control de la zona de La Hoyada. Precisamente allí se exhumaron restos humanos.

"¿Está probado que en la zona denominada La Hoyada se acreditó la existencia de fosas conteniendo restos humanos, en un mínimo de 109 personas, entre las cuales estaban los restos de Luis Alberto Barrientos Taco, conteniendo dos proyectiles de arma de fuego compatibles con el calibre 9 milímetros, utilizado por las fuerzas militares? Sí, lo está", leyó.

Asimismo, el fallo indica que está probado que en ese lugar se construyó un horno para quemar los restos enterrados en fosas junto al cuartel.

Los jueces también señalaron que militares, junto a policías, participaron en detenciones de escolares, universitarios, docentes, artesanos, entre otros, por considerarlos sospechosos de terrorismo, a quienes llevaban a la instalación castrense en Huamanga.

"¿Está probado que durante 1983 en el cuartel los detenidos eran sometidos a interrogatorios bajo torturas físicas y psicológicas por personal militar del destacamento especial de Inteligencia de Ayacucho al mando del acusado Pedro Edgar Paz Avendaño, así como el personal policial del GOAS? Sí, lo está", dice la sentencia, agregando que se negaba las detenciones a sus familiares.

Los magistrados consideran que está probado que algunos detenidos fueron desaparecidos "produciéndose asesinatos compatibles con ejecuciones extrajudiciales".

También concuerdan en que durante 1983 se implementó un ataque sistemático y generalizado contra un amplio sector de la población de Huamanga y zonas aledañas por las fuerzas del orden comandadas por el general Clemente Noel, quien las apartó de la legalidad.

Al cierre de esta edición seguía leyéndose la sentencia.

División en algunos puntos

  • Los tres magistrados de la Sala Penal tuvieron algunas posiciones divididas durante el fallo sobre la responsabilidad de quien fue jefe del Batallón Los Cabitos en 1983, Humberto Orbegozo Talavera.

Solo Marco Cerna y María Vidal consideraron que dicho oficial tenía una alta posición de mando dentro del aparato de poder en Ayacucho, "siendo responsable de todas las operaciones legales y clandestinas" que se realizaban.

Te puede interesar