Ollanta Humala y Nadine Heredia: Su futuro político es incierto

Apoyos y soledades. Analistas no descartan beneficio si los nacionalistas salen en unos meses, pero resaltan que falta de partido les complica salir a flote.

15 Jul 2017 | 12:30 h

De los más de siete millones 937 mil votantes que llevaron a Ollanta Humala al poder, hoy queda una magra portátil en el traslado del ex presidente a prisión y muy pocos que lo defienden en los medios de comunicación. Aunque los pocos humalistas que quedan han vuelto a la palestra por los últimos acontecimientos, los expertos no ven muchas posibilidades de que la cárcel pueda repotenciar políticamente al ex mandatario y su esposa, Nadine Heredia, líderes del nominal Partido Nacionalista.

En su debut electoral del 2006, un radical Humala tuvo más de tres millones 758 mil votos, casi 26% de los sufragios, por encima de Alan García, Lourdes Flores, Martha Chávez y Valentín Paniagua. 

PUEDES VER Humala y Nadine ya están encarcelados y se viene la apelación

En esa segunda vuelta, logró 6 millones 965 mil 17 votos, pero ganó el Apra. Cinco años después, con estrategia de moderación, recibió 4 millones 643 mil 64 votos en el primer round, casi un tercio del electorado, que superaron a Keiko Fujimori, Pedro Pablo Kuczynski y Alejandro Toledo. Fue cuando decían "honestidad para hacer la diferencia" y llegaron presuntos aportes que hoy los tienen en la cárcel.

Ese respaldo contrasta con la soledad política con que afronta este trance.

"Humala y Heredia hicieron lo posible por no construir organización política y continuidad. Un mejor líder tendría una bancadita que le serviría para una mejor gravitación", dice el politólogo Eduardo Dargent, profesor de la Universidad Católica (PUCP).

Algunos consideran que la prisión podría favorecerlos políticamente. Según esta conjetura, la debilidad de los argumentos del juez Richard Concepción haría que en segunda instancia se revoque la orden de prisión preventiva.  Pero lo que venga es incierto.

"No se puede descartar que tengan algún futuro. Es probable que la cárcel les genere algo de simpatía en la opinión pública. Pero hay tanto por definirse en los próximos meses que hoy es muy difícil tener algo claro sobre sus posibilidades de futuro. Además, los Humala no son García. Ni el nacionalismo es el Apra", anota el politólogo Jorge Aragón, investigador del Instituto de Estudios Peruanos (IEP).

Para el historiador Joseph Dager, profesor de la Universidad Ruiz de Montoya, el encarcelamiento a Humala complicaría su futuro político.

"Este pasa por que construya un partido, un espacio propio, que no hizo. O que no logró cuidar. Con prisión preventiva no podrá hacerlo y si sale libre, estará muy ocupado con el caso judicial", señala.

Dargent coincide, pero afirma que solo cuando se tienen partidos fuertes es posible regenerarse. "Es un costo alto que asumen hoy", dice, y agrega que a diferencia del fujimorismo, sería más difícil aprovechar la adversidad.

"Con tanto cuestionamiento, había quienes apoyaban a Fujimori. Si Humala y Nadine salen en meses podrán decir que esto fue más política. Pero ellos ahora deben ver esto más como un revés", afirma .

Dager resalta que este proceso es histórico porque, a diferencia de Augusto B. Leguía, se hace en democracia; y a distinción de Alberto Fujimori, el ex presidente es procesado sin fugas ni extradición. 

"Además, lo que se le imputa es antes de su gestión. No son delitos de función", alega.

Claves

El Poder Judicial está en la mira por la apelación de Ollanta Humala y Nadine Heredia que debe resolverse. 

"Políticamente la sala estará bajo presión", dice el politólogo Eduardo Dargent. "Pareciera que se concentran en los débiles, pero si se considera Madre Mía habría que matizar la carga política", dice su colega Jorge Aragón. 

Para el historiador Joseph Dager, habría presión mediática. "Rechazar la prisión preventiva hubiese sido muy antipopular. El juez se ha sentido presionado", anotó.

Te puede interesar