Kenji Fujimori apunta a romper el dominio de Keiko en el partido fujimorista

Tuits y reformas. Quiere que militantes elijan a candidatos del partido, en lugar de los delegados influenciables por la cúpula. Nueva iniciativa se suma a disensos que perfilan un liderazgo propio. En tanto, seguiría siendo investigado por lavado.

18 Jun 2017 | 2:03 h

El congresista Kenji Fujimori apunta a romper el control de la cúpula keikista en Fuerza Popular. Para esto, plantea que los militantes de los partidos tengan un rol más decisivo. Por ejemplo, que elijan a los candidatos a presidente, alcaldes, gobernadores o parlamentarios. En Fuerza Popular, estas postulaciones son decisión de delegados provinciales, que serían influenciables por la cúpula conformada por Keiko Fujimori y los dirigentes Ana Herz Vega y Pier Figari, empoderados por su cercanía con la lidereza.

Kenji mencionó esta propuesta en la reunión de la bancada "naranja" el pasado martes 6, según fuentes de su entorno. En ese encuentro, los fujimoristas trataron el caso de la congresista Patricia Donayre, que había increpado a su colega Miguel Torres, presidente de la Comisión de Constitución, "seguir las consignas de su jefa" y no tener pantalones para dirigir ese grupo, en plena sesión y ante las cámaras de la prensa.

PUEDES VER Patricia Donayre: "Kenji Fujimori fue el único que me respaldó"

Días antes, el benjamín de los Fujimori ya había expuesto su propuesta para fortalecer a los militantes partidarios, en un artículo que publicó en el diario El Comercio, con el título de "Insumos electorales".

"Lo que debe existir en adelante son comicios internos donde cada militante tiene un voto. No debe haber en lo sucesivo, nunca más, elecciones indirectas con intermediación de delegados", dice el texto.

Kenji no pudo ahondar su propuesta sobre democracia interna en la reunión de bancada. El choque Donayre-Torres acaparó la agenda y se centró en apoyar a su colega.

No obstante, ya había conversado con ella sobre la posibilidad de incluir su iniciativa en la reforma electoral, cuando se debata en Constitución.

Uno de los primeros en criticar la propuesta del menor de los Fujimori fue el legislador "naranja" Héctor Becerril.

"Si quiere opinar sobre estos temas, que vaya a la Comisión de Constitución y plantee su propuesta en ese espacio (...). Él no es un analista político para que plantee el debate en los medios de comunicación. Él es congresista, que no se autoexcluya", dijo.

Precisamente, su hermano Wilfredo Becerril sería uno de los delegados de Fuerza Popular en el interior del país.

Al querer eliminar el sistema de delegados en el partido "naranja", Kenji buscaría romper el control del keikismo.

Según su entorno, hay varios congresistas, sobre todo no limeños, disconformes porque el partido no da prioridad a sus proyectos de ley, que se acercan a la facción de Kenji.

Este reciente paso del benjamín de los Fujimori se suma a un conjunto de expresiones de disenso con la jerarquía fujimorista, la mayoría expuestos como dardos en Twitter. Desde el tuit sobre tentar la presidencia en el 2021, que luego negó, hasta sus más recientes "trinos" sobre el proyecto fujimorista en torno a la prensa, su crítica a Fuerza Popular por no querer investigar al Sodalicio, entre otras.

La más reciente es comparar al Congreso de mayoría fujimorista con el Coliseo Romano, ad portas de la interpelación al ministro Alfredo Thorne.

¿El 2021 en la mira?

Para el politólogo Giofianni Peirano, “Kenji quiere cambiar la correlación de fuerzas porque sabe que tiene arrastre propio". A su vez, identificaría las debilidades del keikismo.

"Keiko es solo el fujimorismo del legado de Alberto y los nuevos cuadros a los que intenta fidelizar. Kenji visita zonas donde le fue mal a Keiko, dona cosas en los cerros, y no solo cuando hay campaña, habla en quechua... Tiene más reflejos que Keiko. Hace eso porque piensa en una agenda propia al 2021", sostiene.

Peirano resalta que un 85% de la bancada no son fujimoristas, sino "líderes locales que solo se subieron al fujimorismo por ser un partido con posibilidades en el 2016". "Con ese 85%, Kenji podría abrir un surco en la bancada", dice.

El politólogo Jorge Aragón, investigador del Instituto de Estudios Peruanos y profesor de la Universidad Católica (PUCP), no ve tanta decisión.

"Desde hace tiempo Kenji viene cuestionando cómo se hacen las cosas en Fuerza Popular. La duda que me queda es hasta dónde está dispuesto a llegar. ¿A disputarle el liderazgo a Keiko o solo exigir más atención y respeto?", anota.

"Lo interesante es qué podría generar. Fuerza Popular no es el Apra, que tienen disputas internas entre líderes que ya están acostumbrados a hacer política", agrega.

Oficiosos keikistas como el vocero Luis Galarreta o Becerril alzan la voz contra los pulseos de Kenji. En el entorno de este último, citan al Quijote: "(...) señal de que avanzamos".

“Kenji quiere cambiar la correlación de fuerzas porque sabe que tiene arrastre propio. Mientras Keiko intenta fidelizar a los nuevos cuadros en la bancada”.
 

Problemas en el paraíso naranja: kenjismo asoma

La performance de Kenji Fujimori en este Congreso difiere del periodo anterior, cuando estaba más alineado con su bancada en contra del gobierno nacionalista. Ahora cuestiona a su propio grupo con banderas como los derechos de minorías sexuales.

Respalda a su colega Leyla Chihuán, que presentó un proyecto a favor de estas minorías, a contracorriente de la anulación de un decreto similar por el bloque "naranja" conservador. Kenji ha ido dos veces a la Comisión de Justicia, que no integra, para apoyar el proyecto.

Además de Chihuán, son cercanos a Kenji: Francesco Petrozzi, Marco Miyashiro, Rolando Reátegui, Federico Pariona y Guillermo Bocángel, entre otros legisladores.

Lo que podría complicarlo es la investigación por lavado de activos que le sigue la Fiscalía por el sospechoso crecimiento de su empresa Limasa. Luego de 60 días de indagación preliminar, el fiscal antilavado Eduardo Cueva habría solicitado ampliación de plazo, según fuentes del Ministerio Público.

Te puede interesar