Prima de Contralor dejó de ser la jefa de la Oficina de Control Interno de la UNSA

Designación concluida. Noelia Soto Tejada no solo estaba cuestionada por la familiaridad con Edgar Alarcón, también organizó una intervención al comedor sin los permisos.

15 Jun 2017 | 7:59 h

Noelia Soto Tejada, prima hermana del Contralor General de la República Edgar Alarcón Tejada, dejó de ser la jefa de la Oficina de Control Interno (OCI) de la Universidad Nacional de San Agustín (Unsa). Alarcón fue quien la cesó del cargo, según una resolución publicada ayer en el diario oficial El Peruano. El documento da por concluida su designación y coloca en su lugar a César Panclas Gordillo, un contador que se desempeñaba como jefe de la OCI de la municipalidad de Yanahuara.  

La resolución de remoción llegó luego que la jefa de la OCI fuera cuestionada por su parentesco con el Contralor y que autoridades de la Unsa la amenazaron con denunciarla por realizar una intervención al comedor universitario de la casa de estudios agustina. Para el rector Rohel Sánchez, el operativo violó la autonomía universitaria; policías y fiscales  no podían ingresar al campus  sin una autorización judicial.

PUEDES VER: Marco Arana presidirá comisión que decidirá futuro del contralor Edgar Alarcón

Sánchez indicó que por decisión de consejo universitario se denunciaría a Soto por abuso de autoridad y usurpación de funciones.

El 11 de marzo pasado se publicó la resolución que designaba a Soto Tejada como jefa de la OCI de la Unsa, su primo rubricó el ascenso meses después de ser nombrado Contralor General de la República. 

Cuando La República descubrió el vínculo de ambos, Alarcón indicó que  el ascenso de su familiar había sido propuesto por el encargado de la oficina de la Contraloría en Arequipa, Harrison Godoy.

Avalancha de críticas

Por su parte, Noelia Soto señaló que había llegado a esta  posición por mérito propio. 

El exprocurador Julio Arbizú definió este hecho como un caso grosero de nepotismo (favorecer a un familiar con un  puesto) y que debía investigarse a fondo.

Mientras tanto, la gobernadora Yamila Osorio señaló que los informes emitidos por la Contraloría no brindaban garantías porque la figura del Contralor había quedado deslegitimada con las denuncias realizadas en su contra. Además, dijo, le llamaba la atención que una nutricionista asuma estas responsabilidades. 

Te puede interesar