Edwin Licona: “Ya estamos cansados de las primeras piedras”

Entrevista al gobernador regional de Cusco, Edwin Licona, quien afirma que Cusco no puede esperar más por esta obra y precisa que el 7 de julio el gobierno deberá tener propuestas claras.

8 Jun 2017 | 1:45 h

Con el anuncio del 'divorcio amigable' del Estado con Kuntur Wasi, se abre un nuevo panorama para el proyecto del aeropuerto de Chinchero. El gobernador cusqueño Edwin Licona afirma que Cusco no puede esperar más por esta obra y precisa que el 7 de julio el gobierno deberá tener propuestas claras.
¿A qué acuerdos llegó con el ministro de Transportes, Bruno Giufra, sobre Chinchero?
 
El informe del ministro  incluyó tres propuestas: la resolución del contrato de concesión con Kuntur Wasi, el inicio inmediato del movimiento de tierras vía obra pública y la adquisición de los expedientes técnicos ejecutados por el consorcio concesionario.
 
¿Están de acuerdo?
 
Aceptamos parte de las propuestas, pero debe hacerse una evaluación para la adquisición del expediente técnico. Sabemos que tiene las aprobaciones de las entidades supervisoras aeroportuarias. Sin embargo, ha sido un expediente de Asociación Pública Privada y ahora va a tener que ser actualizado con los costos de una licitación de obra pública. Finalmente, acordamos la exigencia de la presentación de cronogramas.
 
¿El Ejecutivo les informó cuándo tendrán estos plazos?
 
Hemos pedido que el ministro Giuffra regrese a Cusco en 30 días, el día viernes 7 de julio, para explicar cuáles son los cronogramas previstos. En los terrenos de Chinchero se han invertido 80 millones de dólares del presupuesto del gobierno regional para la adquisición de las 356 hectáreas del polígono. 
 
El movimiento de tierras será por obra pública, ¿esperan que todo el proceso se haga en esa modalidad?
 
Vamos a seguir conversando con el gobierno para establecer los parámetros en los que vamos a participar en la segunda fase de ejecución.
 
¿Cómo ha tomado el gobierno el pedido de participación del gobierno regional?
 
Van a evaluar a través del ministerio de Transportes y Comunicaciones cuál sería nuestra participación del gobierno regional.
 
¿Cuándo acabaría la etapa de movimiento de tierras?
 
Esta es una etapa totalmente técnica que debe demandar un año y ocho meses. Aproximadamente culminaría el 2019. Mientras tanto, el gobierno ha indicado que seguiremos dialogando sobre el futuro del proyecto. 
 
¿Están conformes con el anuncio del gobierno de resolver el contrato?
 
La población perdió bastante confianza en las empresas privadas luego de que se revelaron casos de corrupción. Saludamos la decisión pero estamos cansados de primeras piedras, de propuestas, de discursos, de que nos digan que iniciarán en una determinada fecha. Hemos acordado no más postergaciones. Si el gobierno, el 7 de julio, no trae propuestas claras con un cronograma preciso y exacto, la sociedad civil asumirá otra posición. 
Para usted, ¿cuál sería el escenario ideal? 
 
Estamos discutiendo eso. No vamos a caer en populismos. Debemos reconocer algunos errores. Vamos a llevar propuestas que le ayuden al gobierno a hacer efectiva la obra, que sea viable. Pero con transparencia, generando confianza.
 
Todo este tema ha tenido una sombra de corrupción.
 
Esta mancha de corrupción vició el proceso. Pero  aquí hay que ser claros: no se quiere hacer el aeropuerto. Hay mil motivos. Primero eran los expedientes, la ubicación, la adenda. Mañana será el expediente o el costo. Siempre creemos que se andan buscando excusas. 
 
¿Quiénes desean que no se construya el aeropuerto? 
 
No podemos determinar directamente quién es el culpable. 
 
Se habla de lobbies de las grandes aerolíneas.
 
En el Congreso, durante la interpelación al ministro Martín Vizcarra, se dijeron muchas cosas. El juego político no le hace bien al proyecto que es un sueño anhelado del Cusco. Cusco no quiere esperar más.

Te puede interesar