Tacna: Plantean nueva estrategia para lograr licencia social de proyecto Vilavilani

Estrategia. Ante rechazo de comunidades, Proyecto Especial Tacna hará socialización. PET traerá agua de zonas altas para atender crisis hídrica que afronta la ciudad. Lugareños temen que afecten bofedales.

 

4 Jun 2017 | 6:05 h

El rechazo de las comunidades cercanas a la zona, donde se desarrollará el proyecto para dotar de agua potable Vilavilani II Fase I, se podría agravar.

El pasado jueves, cuando pobladores reclamaban al gobernador regional Omar Jiménez que explique el proyecto, pero este último protagonizó un bochornoso incidente. Incluso llegó a agredir a la vicepresidenta de la comunidad de Maure-Kallapuma, luego de que esta le reclamara por empujar al presidente de dicha comunidad. La autoridad fue expulsada en medio de gritos.

PUEDES VER: Tacna: proyecto Vila Vilani se haría realidad con apoyo privado

Los poblados ubicados a la altura de la provincia de Tarata cuestionan esta futura obra. Sospechan que habrá perforación de pozos de agua que perjudicaría a sus bofedales, fuente de alimento para los auquénidos y cuya crianza es la principal actividad económica.

Sobre estos cuestionamientos el Proyecto Especial de Afianzamiento y Ampliación de los Recursos Hídricos de Tacna (PET) señaló que se pretende traer  de los manantiales y de una reserva hídrica 300 litros por segundo. 

El PET analiza una nueva estrategia. Propone  incluir a nuevos dirigentes sociales en el proceso de diálogo, previo a la licitación de Vilavilani II Fase I. Esta obra garantizará la dotación de agua potable a la ciudad de Tacna. 

El gerente general del PET, Luis Orbegoso Rejas, señaló que pese a lo ocurrido el último jueves, el diálogo no se ha roto. Indicó que luego de dicho episodio funcionarios de la entidad permanecieron en la zona con la intención de explicar los alcances del proyecto, y evalúan el procedimiento adecuado para incluir a nuevos dirigentes sociales y así  garantizar la licencia social.

Orbegoso añadió que el proyecto, que incluye la construcción de canal de Villachaullani, afecta solo a las comunidades de Maure, Coracorani y a cuatro fundos privados.

Agregó que el reclamo que generó el altercado ocurrido el pasado jueves, sería de parte de comunidades que no están directamente involucradas, pero que luego de lo ocurrido serán incluidas  en el diálogo. 

El funcionario aseguró que el proyecto no incluye la perforación de pozos y que más bien dichas comunidades serán beneficiadas con la llegada de energía eléctrica a la zona y puestos de empleo durante la ejecución. 

De otro lado, los comuneros anunciaron que para el 15 de junio llegarán comuneros de Pisacoma, Capazo (Puno) y del lado boliviano de la frontera cercana a la zona. Temen que el proyecto incluya el traslado de recurso de la cuenca del Mauri. 

Te puede interesar