¿Une Trumpette?

25 Abr 2017 | 19:00 h

Marine Le Pen todavía no ha perdido la elección en Francia. The Financial Times titula que ella tiene un estrecho sendero hacia el triunfo. Un editorial de Le Monde llama a reflexionar sobre los últimos 15 días en campaña de Hillary Clinton. En efecto, estos tiempos han dado demasiadas sorpresas como para descartar de plano a la extrema derecha del Frente Nacional.

La mención de Clinton alude a su error al no haber tomado en cuenta el factor Bernie Sanders. La fuerza de ese izquierdismo antagónico a ella en su propio partido propició el ausentismo demócrata que le robó la victoria a la candidata, señala Le Monde. Un punto ciego del electorado demócrata que las encuestas no pudieron registrar.

De otra parte el avance de Le Pen ha sido formidable, y eso en sí mismo es un factor de arrastre. Por primera vez el FN ha pasado el 20%, y sus votos superan largamente los de pasadas elecciones. Señal de que el ultraderechismo no solo ha dejado de ser marginal, sino que está sólidamente instalado en una parte importante del sentido común político de Francia.

Una teoría es que para ganarle a Le Pen el centrista Emmanuel Macron solo tiene que esperar que los enemigos del FN se pasen a sus filas para la segunda vuelta. Sin embargo es sabido que la segunda vuelta es una elección totalmente nueva, y no la simple prolongación de la primera vuelta. Es decir, que nada está escrito para el próximo siete de mayo.

Otro argumento de Le Monde es que Macron tiene debilidades que mal manejadas se abren a lo impredecible, en un contexto movido. Por lo pronto el izquierdista Jean-Luc Mélenchon se ha negado a orientar el voto a favor de Macron. Una mayoría de sus seguidores piensa diferente, por lo menos en las encuestas, y un 12% de sus votantes se iría, insólitamente, con el FN.

La cuestión es que los electorados, una vez separados de su carril partidario, se vuelven impredecibles. La otra lección de los últimos años es que el lente ideológico es un mal pronosticador de elecciones para autoridades, referendos y plebiscitos. Por lo pronto los principales gurús no están prediciendo un resultado para Francia.

Te puede interesar