Odebrecht admite que pagó en Perú y Colombia por rescate de secuestrados

Confesión. Viceministro Rubén Vargas señala que si se comprueban esos pagos sería un hecho muy grave porque habría financiado al terrorismo.

17 Abr 2017 | 1:52 h

Además de pagar sobornos y financiar campañas presidenciales a cambio de contratos de obra pública y leyes favorecedoras, Odebrecht pagó a grupos paramilitares y abonó por rescates a secuestradores en Brasil, Colombia y Perú, según declaró a la justicia brasileña el ex presidente de esa empresa Marcelo Odebrecht.

"Uno no entra en países con guerrilla y en las favelas de Río sin pagar a las milicias. Entonces, hay mucho dinero que corre, incluso uno paga el rescate de secuestros", explicó Odebrecht, quien recordó haber negociado, "junto con el Gobierno brasileño e italiano", el "rescate del cuerpo de un ingeniero de la compañía en Irak y por el cual pagó cinco millones de dólares.

PUEDES VER: Odebrecht habría pagado rescate por secuestros a guerrillas en el Perú

En ese aspecto, reconoció que también "pagó (rescate de) secuestros" en Colombia y Perú.

"Usted va para esos lugares y el subcontratado quiere dinero, no funciona con factura", apuntó el empresario, quien está preso desde 2015 con una condena de 19 años y 4 meses de cárcel por los astronómicos desvíos destapados en la indagación a Petrobras.

Muy grave

Para el viceministro de Orden Interno, Rubén Vargas, la confesión de Odebrecht, si es comprobada, sería un hecho sumamente grave.

Indicó que en el Perú existen grupos terroristas y si la empresa brasileña pagó a estos por rescates de sus trabajadores deberá atenerse a las consecuencias, pues habría incurrido en financiamiento al terrorismo, que tiene penas muy severas.

En ese contexto se preguntó si las autoridades del Ministerio Público y del Poder Judicial podrían negociar una colaboración eficaz con los ex directivos de Odebrecht.

El investigador en narcoterrorismo Jaime Antezana coincidió con Vargas en que si se llega a comprobar lo dicho por Marcelo Odebrecht, la situación de la constructora se complicaría aún más.

El secuestro y el terrorismo son dos de las actividades más graves y, por tanto, con penas muy severas, destacó.

Claves

Jaime Antezana recordó que en el 2003 senderistas secuestraron a 71 trabajadores de Techint, vinculada a Odebrecht. Indicó que se dijo que se pagó la mitad del dinero que pidieron los secuestradores. ¿Quién pagó el resto?, se preguntó. En el 2012, senderistas secuestraron a 23 trabajadores del Consorcio Camisea y los secuestradores habrían pedido US$ 10 millones.

Te puede interesar