Ex director del PELT pagó a los Aramayo para evitar extorsión

Confesión de parte. Ariel Bermejo admitió ante el juez que pagó a la congresista y a su progenitor para que no difundan publicaciones en su contra y por ello fue sentenciado a 2 años de pena suspendida. Beneficiarios fueron excluidos del proceso.

12 Abr 2017 | 1:25 h

El ex director del Proyecto Especial Lago Titicaca (Pelt) en el gobierno de Alberto Fujimori, Ariel Ángel Bermejo Lira, aceptó haber efectuado pagos indebidos a Alejandra Aramayo Gaona y a su padre, Jorge Aramayo Cordero. Por eso fue sentenciado a dos años y seis meses de pena suspendida de libertad por el delito de cohecho propio. Además, fue inhabilitado por un año para ejercer un cargo público.

Ello probaría que el ex funcionario también fue objeto de chantaje de parte de los periodistas para que no lo difamen en su programa periodístico “Acontecimientos”, en la filial de América TV en Puno, que era administrada por Jorge Aramayo Cordero.

PUEDES VER: Otra víctima de extorsión acusa a fujimorista Alejandra Aramayo

La condena contra Bermejo Lira fue impuesta el 12 de enero de 2016 por los vocales Reynaldo Luque Mamani, Pánfilo Monzón Mamani y Benny José Álvarez Quiñónez.

La denuncia fue interpuesta por Julián Barra Catacora, sucesor de Ariel Bermejo. Este último estuvo al frente del Pelt entre abril 1993 hasta setiembre 1999. Luego fue nombrado en el cargo Julián Barra Catacora, quien en julio de 2001 denunció a la ahora congresista Alejandra Aramayo y a su padre por el delito de chantaje y extorsión.

Barra narró que Alejandra Aramayo lo amenazó con una supuesta denuncia que involucraba a su sector si no le pagaba una factura de S/ 1.700. Contó que el dinero solicitado era por un servicio que nunca se acordó ni realizó y por ello les interpuso la denuncia. Ariel Bermejo también fue incluido en la denuncia por el delito de cohecho porque durante su gestión hizo pagos irregulares a los Aramayo.

Libres de polvo y paja

Mientras Alejandra Aramayo y su padre se libraron del proceso por prescripción, Bermejo afrontó el proceso por 15 años. Él también apeló a esa figura, pero su solicitud fue denegada; sin embargo, a los Aramayo los dejaron libres de polvo y paja. Los jueces que vieron su pedido declararon fundada la prescripción alegando que el Estado, por el paso del tiempo, había perdido su capacidad de perseguir el delito.

Según la sentencia 02-2016- de la Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de Puno, Ariel Bermejo, por su propia voluntad, aceptó los cargos que le formuló el Ministerio Público a partir de la denuncia de Julián Barra. Según el considerando 2.3 de la sentencia, Alejandra Aramayo Gaona y su padre “cobraban indebidamente sumas de dinero por concepto de imagen institucional del Proyecto Especial Lago Titicaca, que el ingeniero Bermejo Lira venía pagando”, a “fin de que no se efectúen publicaciones periodísticas en su contra”.

De acuerdo con la sentencia, Barra dejó el cargo de director del PELT en marzo de 2001. Luego, Bermejo retornó al puesto y volvió a contratar a Marco Revollar, entonces pareja de Alejandra, y tomó los servicios de asesor externo de Jesús Vallenas Gaona, primo hermano de la legisladora.

Durante la audiencia de conclusión anticipada, Bermejo, a través de su abogado, se quejó de lo injusto de su caso porque en 2016, a sus 79 años, seguía en proceso mientras Alejandra Aramayo y su padre, beneficiarios de los pagos irregulares, fueron excluidos por prescripción.

Paradojas de la vida. Ariel Bermejo reside en tacna con un severo cuadro de diabetes, Parkinson y afección al riñón; mientras Alejandra Aramayo es una congresista que se hizo conocida a nivel nacional con un proyecto de ley de control de medios que, curiosamente, tiene el objetivo de impedir que sentenciados por corrupción ocupen cargos directivos en empresas periodísticas.

También se beneficiaron familiares de la congresista

Durante el proceso judicial, Bermejo Lira no solo aceptó pagos irregulares a los Aramayo. También admitió que por el poder y la presión que ejercían los periodistas sobre él, contrató a Marco Revollar, entonces cónyuge de la ahora parlamentaria fujimorista.

Revollar no solo se habría beneficiado de un puesto laboral, sino que gracias a sus influyentes familiares se benefició con un viaje gratis al Japón, con todo pagado, por cuatro semanas.

El cupo estaba destinado para un funcionario de alto rango del PELT, pero eligieron a la pareja de Alejandra Aramayo pese a que el beneficiario entonces era solo un bachiller.

Te puede interesar